El impacto de la soledad

A medida que el aislamiento social se hace sentir, los efectos de la soledad sobre la salud se hacen más evidentes.
Por Conan Milner
07 de Noviembre de 2020
Actualizado: 07 de Noviembre de 2020

La mayoría de nosotros hemos estado bajo cierto nivel de encierro durante la mayor parte del año, lo que ha dado lugar a una drástica caída de nuestras actividades sociales. Estas medidas restrictivas pretenden reducir la propagación de una enfermedad potencialmente mortal, pero ¿podrían estar creando otro problema?

Comparada con una pandemia infecciosa, la soledad parece más un inconveniente que una preocupación legítima. Pero las investigaciones han descubierto que la soledad puede ser dura tanto para la mente como para el cuerpo. Además de la ansiedad y la depresión que comúnmente caracterizan la soledad del aislamiento social, los estudios encuentran que también plantea un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, presión arterial alta, derrame cerebral, obesidad, un sistema inmunológico debilitado y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

La juventud suele destacarse entre aquellos a quienes la soledad afecta más durante esta pandemia. En julio, el director de los Centro para el Control de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, dijo que los suicidios y las sobredosis de drogas han superado con creces la tasa de mortalidad de COVID-19 entre los estudiantes de secundaria.

La psicóloga clínica licenciada, Dra. Jodi DeLuca, ha visto a muchos adolescentes en su consulta luchando contra las restricciones debidas al encierro.

“Es porque a esa edad se trata de socializar”, dijo DeLuca. “Están muy deprimidos”, agregó.

Antes de la pandemia, las personas de más de 50 años se citaban entre los más afectados por la soledad. Los grandes cambios en su círculo social suelen venir con el avance de la edad, como la jubilación, el abandono del nido por parte de los hijos o la muerte del cónyuge. Las restricciones de COVID-19 a menudo han significado un aislamiento aún mayor para este grupo de edad.

Pero no se trata solo de adolescentes y ancianos. DeLuca dice que la soledad es una emoción que puede golpear a cualquiera de nosotros. Y cuando nos golpea, puede ser devastadora.

“Es una emoción muy abrumadora, porque va en contra de lo que somos como seres humanos”, dijo DeLuca. “Nos pone en modo de supervivencia, lucha o huida. La investigación muestra que lo que nuestros cuerpos atraviesan psicológica, física y emocionalmente cuando estamos solos es lo mismo que cuando se percibe una amenaza”.

Condiciones para la soledad

Las personas son, por naturaleza, criaturas sociales. DeLuca dice que cuando buscamos la soledad, es en nuestros propios términos.

La soledad, sin embargo, no ocurre por elección, y las condiciones para ello varían de persona a persona. Por ejemplo, puedes estar en una habitación llena de gente y aun así sentirte profundamente solo. También puede que te encuentres completamente solo y no sientas ninguna soledad.

El Dr. Bruce L. Thiessen, psicólogo clínico licenciado, dice que una de las mayores sorpresas que ha presenciado durante el encierro es el número de pacientes que informan de una marcada mejoría en su salud mental, una tendencia que relacionan directamente con las reglas de aislamiento de COVID-19.

“Estos es generalmente en pacientes introvertidos que sufrían de ansiedad, fobia social y pánico. Se sentían solos antes de la pandemia, pero, extrañamente, se sienten menos solos ahora”, dijo Thiessen. “La mayoría de estos individuos atribuyeron su mejoría a la sensación de que su tendencia a autoaislarse se había normalizado a través de los pedidos de quedarse en casa. Otros destacaron la sensación de que ya no se sentían solos al estar abrumados por la ansiedad y el pánico”.

Esto demuestra cómo la soledad puede manifestarse de varias maneras. La terapeuta licenciada Erin Cantor dice que va más allá de los introvertidos y extrovertidos. Cantor dice que la raíz de la soledad es un sentimiento de que no perteneces y que careces de una verdadera conexión significativa. Y esto ha sido un problema desde mucho antes de la pandemia.

“Puede que haya muchos amigos, pero no cercanos. Puede que incluso haya citas o relaciones románticas, pero la calidad y profundidad de estas conexiones es pobre”, dijo Cantor. “Cuando esto ocurre durante un largo período de tiempo, la soledad crónica se instala, y es aquí donde el verdadero daño emocional, mental y físico puede establecerse”.

Probablemente todos sentimos la soledad en algún momento de nuestras vidas, pero suele ser temporal. Una vez que encontramos alguna conexión, la soledad se desvanece, y nos sentimos completos de nuevo.

Pero Cantor dice que la gente que no encuentra conexiones significativas durante un largo período de tiempo puede rendirse en la frustración, aislándose aún más. Dejan de confiar en todo el mundo, y experimentan una profunda vergüenza por su incapacidad para conectarse.

“El impacto más devastador de la soledad intensa y crónica es que una persona, literalmente, se apaga”, dijo Cantor. “Puede ser gradual, más tranquila y menos visible para los demás, pero está sucediendo a nuestro alrededor, especialmente durante la COVID. Realmente hay una doble pandemia de soledad y COVID-19, y los efectos a largo plazo en la salud mental de nuestro distanciamiento social y aislamiento van a ser muy, muy perjudiciales”.

El dolor de la soledad

¿Alguna vez te ha dolido la soledad? Las investigaciones lo confirman, mostrando una conexión entre el aislamiento y el dolor. Un estudio de la UCLA encontró que las vías neurológicas en nuestro cerebro que se activan cuando registramos peligro de una lesión o enfermedad física son las mismas vías que se activan cuando nos sentimos excluidos socialmente.

La escritora de bienestar Melanie Musson dice que sintió el “aguijón del aislamiento” mientras pasaba por los últimos meses de su embarazo. Fue durante el cierre impuesto por su estado. Ella dijo que su cuerpo físicamente anhelaba la conexión humana. Afortunadamente, sus amigos vinieron a rescatarla.

“Poco antes de que mi bebé naciera, dos amigos llamaron a la puerta. No había tenido interacción en persona con nadie durante más de un mes. Ni siquiera sabía cómo manejar una llamada a la puerta”, dijo Musson. “Cuando me di cuenta de que eran mis amigos y que me habían traído dulces, les pedí si podía abrazarlos. No había tocado a nadie fuera de mi familia inmediata en semanas. No soy de los que abrazan, pero necesitaba un toque humano”.

Donde las órdenes restrictivas todavía están vigentes, solo se nos permite mirar a las personas desde detrás de una mascarilla y a una distancia de al menos seis pies. No hace falta decir que estas condiciones hacen que la conexión que anhelamos sea mucho más difícil.

“Siempre me ha gustado ir de compras. Sin duda, es mi tarea favorita. Pero ahora he llegado a temerlo”, dijo Musson. “La gente no es amistosa. Las mascarillas ocultan la personalidad, así que es más difícil incluso hacer comentarios a otros compradores. Me siento como si estuviera comprando con un montón de robots”.

Si bien existe un debate sobre si las mascarillas efectivamente frenan la propagación del virus, está claro que estas prendas borran algunas de nuestras características más expresivas. Puede que nos estemos acostumbrando más a las mascarillas a medida que la pandemia avanza, pero nos sentimos mejor cuando nos encontramos con una cara sonriente, aunque tengamos que conseguir esta interacción a través de una pantalla.

El psicólogo social convertido a abogado J.W. Freiberg es autor de tres libros sobre la soledad crónica. En un artículo de julio, Freiberg dio varios consejos para los ancianos solitarios que luchan para hacer frente a las restricciones de la pandemia. Una de sus sugerencias es mejorar las llamadas telefónicas a un medio más visual, como FaceTime o Zoom. Freiberg dice que ayuda a los hambrientos sociales a probar algo que los psicólogos llaman “efecto espejo”.

El efecto espejo es un rasgo que los humanos comparten con muchos animales. Nos permite leer los matices de las emociones e intenciones de aquellos con los que interactuamos. Por supuesto, todavía podemos transmitir mensajes sin él, pero algunos de los detalles más informativos y cautivadores de nuestros intercambios sociales a menudo se pierden en la traducción.

“Piensa en cuando asustas a un animal salvaje; cómo se mantienen perfectamente quietos, mirándote fijamente, concentrándose en tu lenguaje corporal, tratando desesperadamente de determinar si eres un depredador activo”, escribe Freiberg. “Nosotros los humanos, por supuesto, refinamos mucho este proceso, buscando percibir detalles sutiles sobre el estado emocional interno de la otra parte. Los niños pequeños están ocupados perfeccionando estas importantes habilidades de espejo, y es fundamental para ellos ver tu cariñosa sonrisa y el evidente regocijo mientras te describen sus actividades y sentimientos”.

Sobrellevar la soledad

DeLuca también defiende las plataformas virtuales para amortiguar el dolor de la soledad, pero admite que son un pobre sustituto. Lo que realmente necesitamos, y prosperamos, son conexiones genuinas en persona. La falta de esta vital interacción humana puede estar afectándonos más profundamente de lo que imaginamos.

“Algunas personas pensarán que lo tienen todo junto, pero no están durmiendo, y se están automedicando más”, dijo DeLuca.

Cuando no hay gente real disponible, la gente a menudo recurre a los animales. Criadores, rescatadores, refugios y tiendas de mascotas informan que la adopción de mascotas se ha disparado durante la pandemia. DeLuca dice que cuidar de otro ser vivo, aunque sea una planta o un pez, puede marcar una gran diferencia en nuestro bienestar mental.

“Tenemos que sentir que tenemos alguna razón de ser”, dijo.

Algunos recurren a la televisión cuando están solos, ya sea para aliviar el aburrimiento, o simplemente para tener alguna voz zumbando en el fondo para dar la ilusión de compañía.

Especialmente cuando no hay ningún lugar a donde ir, y nadie a quien ver, la televisión puede convertirse en una compañía confiable. Pero DeLuca advierte que algunos medios pueden empeorar nuestra soledad, porque agitan nuestras ya agitadas hormonas del estrés. Dice que las noticias en particular pueden desencadenar nuestra respuesta de lucha o huida, y puede ser particularmente dañino si consumimos las noticias justo antes de dormir.

“Creemos que nos mantiene informados de lo que realmente está pasando, pero también tenemos este concepto subliminal recurrente de muerte, violencia, injusticia social, etc.”, dijo DeLuca. “Mucho de lo que soñamos puede ser lo último de lo que hablamos, lo vimos en la televisión, lo leímos, o lo que sea. Así que es muy importante que tengamos conciencia de nosotros mismos y que seamos conscientes de la información que se está procesando en nuestro cerebro”.

Cantor dice que controlar nuestros pensamientos puede ayudar mucho a disminuir el impacto de la soledad. Dice que en una época en que nuestros miedos y desesperación se intensifican con el aislamiento de los cierres, puede ayudar mucho el ser más consciente de los sentimientos.

En lugar de encerrarte por miedo, busca oportunidades para fomentar nuevas conexiones.

“Buscar el bien en nosotros mismos y en otras personas, especialmente en esta época de distanciamiento social, política e inestabilidad económica, es otra forma sencilla pero profunda de afrontarlo”, dijo Cantor. “Todavía hay mucho bien allí fuera en el mundo, ya sea en las caras de nuestros hijos, o mascotas, o vecinos. Es crucial conectar con eso y mantenerlo en el centro”.

Sigue a Conan en Twitter: @ConanMilner


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Por qué demandar al Partido Comunista Chino por los daños del COVID-19?

TE RECOMENDAMOS