¿El impeachment dominará el segundo mandato de Trump?

Por Roger L. Simon
24 de Enero de 2020 Actualizado: 24 de Enero de 2020

Comentario

Dado que el medidor del odio ronda 25 en una escala del 1 al 10, ¿se renovará el impeachment en el segundo mandato del presidente Donald Trump, incluso posiblemente pueda dominarlo?

Es una pregunta que vale la pena considerar si aceptamos la premisa de que el presidente capeará la actual prueba del impeachment y eventualmente ganará la reelección. Y, al menos por ahora, lo sostengo.

¿Cómo será entonces el Trump 2? ¿Cuántos más impeachment y juicios podemos esperar, un concepto bastante aterrador, teniendo en cuenta la entumecedora tortura de la televisión que estamos sufriendo en la actualidad?

Algo de esto dependerá del margen de victoria de Trump. Si su reelección refleja su contienda anterior -un resultado decente en el Colegio Electoral (302-227, contando dos desertores)- disminuido por una pérdida de votos populares de casi 3 millones, habría que tener cuidado.

La izquierda lo tildará de ser “no elegido democráticamente”. Adiós, “república democrática”. El Colegio Electoral, sin mencionar al presidente, estará bajo un asalto más serio que ISIS o Al-Qaeda.

Esto será especialmente cierto si los demócratas mantienen la Cámara de Representantes y, peor aún, retienen el Senado. Pero la Cámara de Representantes por sí sola ya es un problema. Como sabemos, tienen el poder de destituir y, como también sabemos, están dispuestos a hacerlo sobre casi cualquier fundamento.

Cierre los ojos y ya puede ver a los manifestantes en las calles, exigiendo el impeachment del presidente, si no su renuncia. Esto podría continuar sin cesar hasta el 2024, con el consiguiente estancamiento en muchos aspectos del gobierno -ninguna mejora en la infraestructura, ningún progreso del comercio, todos en una lucha encarnizada cercana a ser una guerra civil, incluso más de lo que puede ser ahora.

Este es un escenario extremo -y la historia podría intervenir como lo hace a menudo, o incluso usualmente- pero está lejos de ser imposible.

Lo que aliviaría la tensión en un grado significativo sería una sólida victoria de Trump, aún mayor en el Colegio Electoral y algo más cercano a un lavado de cara en el voto popular. (Una verdadera victoria del voto popular puede ser imposible para los republicanos, ya que California sigue siendo parte de Estados Unidos).

También ayudaría enormemente que los republicanos retomaran la Cámara de Representantes. Eso pondría un alto al impeachment mejor que nada.

Los líderes del Partido republicano y sus bases lo saben muy bien. Pero, ¿significa eso que pueden lograrlo?

Es difícil de decirlo en este momento. Las encuestas no lo indican, pero las encuestas son lo que son. (Cuando se informa que A.J. Liebling ha dicho: “La libertad de prensa está garantizada solo a los que tienen una”, entonces podríamos decir: “El éxito en una encuesta está garantizado solo al hombre que tiene una”).

El espíritu de la época, sin embargo, apunta a la posibilidad de una victoria aplastante de Trump. Aquí, en el país de los desfiles aéreos, la gente está enferma hasta de la proverbial muerte del “impeachment pas de deux”. Están prestando poca atención. Incluso se podría decir, invirtiendo el himno de los 60, “¡El mundo entero NO está mirando!”

El impeachment, se siente aquí, pero en Tennessee, incluso está teniendo el efecto opuesto, llevando a la gente hacia Trump.

Pero entonces, todas las reacciones en este punto son solo anecdóticas. Sin duda, los encuestadores están trabajando horas extras para decirnos lo que estamos pensando y lo que el futuro nos podría deparar. Sin embargo, hay que recordar esto: el famoso encuestador Frank Luntz declaró a Hillary la ganadora en 2016 a las 6 p.m. la misma noche de la elección de Trump.

Cualquier cosa puede suceder. Pero si el impeachment domina la vida estadounidense durante los próximos cuatro años como lo está haciendo ahora, bien podríamos ir a… Oh, espera. No hay donde ir.

Roger L. Simon es un analista político senior en The Epoch Times.

 

A continuación

El impeachment no ayudará a encubrir el mayor escándalo político de EE.UU.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS