El impeachment fue el primer tema del quinto debate demócrata

Por Ivan Pentchoukov
21 de Noviembre de 2019 Actualizado: 21 de Noviembre de 2019

El impeachment dominó el segmento de apertura del quinto debate demócrata el 21 de noviembre, apenas unas horas después del último testimonio público en la investigación del juicio político dirigida por los demócratas.

El ex vicepresidente Joe Biden fue uno de los seis candidatos que tuvieron la oportunidad de comentar sobre el juicio político. El nombre de Biden está en el epicentro de la investigación de impeachment porque el presidente Donald Trump mencionó específicamente los nombres del ex vicepresidente y de su hijo, Hunter Biden, durante una llamada al líder de Ucrania.

“Aprendí algo sobre estos juicios políticos. Aprendí, en primer lugar, que Donald Trump no quiere que yo sea el candidato. Eso está bastante claro. Retrasó la ayuda para asegurarse de ello, mientras que, al mismo tiempo, los soldados rusos están matando a personas inocentes en la cuenca del Donéts. En segundo lugar, descubrí que Vladimir Putin no quiere que yo sea presidente”, dijo Biden, antes de cambiar de tema.

Los demócratas que dirigen la investigación de impeachment alegan que Trump intentó aumentar sus posibilidades de reelección reteniendo la ayuda de Ucrania con el fin de presionar a la nación para que investigara a Biden y Hunter. El Presidente ucraniano y el Primer Ministro han dicho que nunca supieron de la relación entre la suspensión de la ayuda y la investigación sobre la que preguntó Trump.

Cuatro de los senadores demócratas —el senador Bernie Sanders (I-Vt.), la senadora Amy Klobuchar (D-Minn.), la senadora Kamala Harris (D-Calif.) y la senadora Elizabeth Warren (D-Mass.)— también opinaron sobre la investigación. En el hipotético caso de que la Cámara de Representantes impugne al Presidente, los cuatro estarían en una posición única para presidir el jurado que juzgase al Presidente en el Senado, al tiempo que también harían campaña para enfrentarlo en las elecciones generales de 2020.

“He dejado claro que esta es una conducta impugnable y he pedido un procedimiento de impeachment. Creo que nuestro trabajo como jurados es mirar cada conteo y tomar una decisión”, dijo Klobuchar.

“No podemos simplemente ser consumidos por Donald Trump, porque si lo somos, ¿sabes qué? Vamos a perder las elecciones”, dijo Sanders. “Lo que el pueblo estadounidense entiende es que el Congreso puede caminar y masticar chicle al mismo tiempo. En otras palabras, podemos lidiar con la corrupción de Trump, pero también tenemos que defender a las familias trabajadoras de este país”.

Harris, una ex fiscal, parece que ya ha tomado una decisión sobre el caso a pesar de que algunos de los testigos clave, incluido el Presidente, no han testificado en la investigación.

“Tenemos un criminal viviendo en la Casa Blanca y no hay duda de que en 2020 el mayor problema que tenemos por delante hasta que lleguemos a ese tierno momento es que la justicia está en la papeleta”, dijo Harris. “Y lo que vimos hoy es que el embajador Sondland nos dijo con sus propias palabras que todo el mundo estaba al tanto. Eso significa que son una organización criminal con participación del Presidente, por lo que oímos hoy (…) el Vicepresidente, el Secretario de Estado y el Jefe de Gabinete”.

El embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, Gordon Sondland, dijo en el juicio político que el secretario de Estado Mike Pompeo, el vicepresidente Mike Pence y el jefe de gabinete Mick Mulvaney estaban todos “al tanto” de una conexión entre la petición de Trump a Ucrania para que hiciera una declaración pública sobre las investigaciones de Biden y la suspensión de la ayuda a Ucrania. Sondland más tarde aclaró que estaba “presumiendo” cuando hizo alusión a la conexión y que nunca escuchó que nadie dijera que realmente existía tal conexión.

Sondland más tarde aclaró que estaba “presumiendo” cuando hizo alusión a la conexión y que nunca escuchó que nadie dijera que realmente existía tal conexión.

Pareció que Warren acusó a Sondland de haber comprado su entrada a la administración. Sondland contribuyó con un millón de dólares al comité de inauguración de Trump.

“¿Cómo llegó allí el embajador Sondland? Saben, este no es un hombre que tenga cualquier cualificación, pero sí que tiene una. Dio un cheque por valor de un millón de dólares”, dijo Warren. “Y eso nos dice lo que está pasando en Washington, la corrupción, cómo el dinero entra en Washington”.

Durante una llamada con el líder ucraniano el 25 de julio, Trump preguntó sobre la expulsión del fiscal general ucraniano Viktor Shokin en 2016. Biden se ha jactado de haber forzado el despido de Shokin al amenazar con retener 1.000 millones de dólares en garantías de préstamos estadounidenses. Shokin se vio obligado a dimitir pocas semanas después de que su oficina se apoderara de los bienes de Mykola Zlochevsky, el propietario de Burisma, la empresa que pagó a Hunter Biden para que formara parte de su consejo de administración.

El alcalde de South Bend, Pete Buttigieg, sugirió que Trump ya había confesado su conducta impugnable y su “abuso del poder”.

“El proceso constitucional de impeachment debe ir más allá de la política y no forma parte de la campaña. Pero la conducta del Presidente, la conducta impugnable que hemos visto y el abuso de poder sobre el que estamos aprendiendo más en las investigaciones (…) pero para ser claros, el Presidente ya lo ha confesado en televisión, pero eso es solo parte de lo que hemos visto”, dijo Buttigieg.

Trump y la Casa Blanca no hicieron ningún comentario sobre el debate.

Siga a Ivan en Twitter: @ivanpentchoukov

Descubre

Google estaría intentando evitar la reelección de Trump

TE RECOMENDAMOS