El juicio de impeachment comienza con un enfrentamiento sobre las reglas

Por Ivan Pentchoukov
21 de Enero de 2020
Actualizado: 21 de Enero de 2020

El juicio de impeachment del presidente Donald Trump comenzó formalmente el martes con la defensa y los fiscales discutiendo sobre las reglas que regirán el procedimiento.

El proceso comenzó con los abogados de Trump respaldando las reglas para el juicio propuesto por el líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell (R-Ky.) Los demócratas objetaron las reglas y, durante el almuerzo, McConnell escuchó protestas similares de sus compañeros republicanos. McConnell luego aflojó algunas de las reglas, incluyendo la flexibilización de los planes de una agenda apretada de dos días para los argumentos de apertura y acordando que se incluirá evidencia adicional de la Cámara de Representantes.

Los senadores también escucharon los argumentos a favor y en contra de dos enmiendas a las reglas de McConnell propuestas por el senador Chuck Schumer (D-N.Y.), quien pidió al Senado que autorice citaciones para documentos de la Casa Blanca y el Departamento de Estado. La mayoría republicana rechazó la enmienda para una citación de la Casa Blanca, con un voto de 53-47.

Los argumentos sobre las reglas de McConnell y las enmiendas de Schumer presentaron visiones duales de la realidad, en donde los abogados del presidente calificaron al impeachment como un acto infundado e inconstitucional, y los demócratas de la Cámara alegaron que había una evidencia “abrumadora” de mala conducta.

Al tratar de destituir a Trump, los demócratas alegan que el presidente abusó del poder de su oficina al presionar al líder de Ucrania para que abriera una investigación sobre el exvicepresidente Joe Biden y obstruir al Congreso luego de que se descubriera el supuesto plan.

Los demócratas de la Cámara votaron para destituir a Trump, acusándolo de “abuso de poder” y “obstrucción del Congreso”. Trump niega haber actuado mal y ha rechazado los procedimientos como un engaño destinado a descarrilar su reelección de 2020.

El abogado de la Casa Blanca Pat Cipollone, quien dirige la defensa de Trump, atacó los fundamentos de los cargos contra el presidente republicano y dijo que los demócratas no se habían acercado al cumplimiento de las normas constitucionales para el impeachment.

“La única conclusión será que el presidente no ha hecho absolutamente nada malo”, dijo Cipollone. “No hay absolutamente ningún caso”, dijo.

El representante demócrata Adam Schiff (D-Calif.), quien ayudó a encabezar la investigación del juicio político de la Cámara de Representantes, resumió los cargos contra Trump y dijo que el presidente republicano había cometido una “trifecta de mala conducta constitucional que justifica el impeachment”.

Schiff dijo que, aunque las pruebas contra Trump eran “ya abrumadoras”, era necesario un mayor testimonio de los testigos para mostrar el alcance total de la mala conducta del presidente y de quienes lo rodean.

Los abogados de Trump refutaron las afirmaciones de Schiff, señalando que, si la evidencia fuera abrumadora, los administradores del impeachment de la Cámara no estarían luchando por más evidencia y testigos.

El abogado de Trump, Jay Sekulow, también refundió la “trifecta” de Schiff para subrayar los tres derechos del proceso legal que le negaron a Trump durante la investigación del impeachment de la Cámara: el derecho de contrainterrogar a los testigos, el derecho de tener un abogado en las audiencias y el derecho de acceder a las pruebas. Schiff respondió diciendo que las audiencias tenían que ser cerradas para evitar que los testigos coordinaran su testimonio.

Los demócratas quieren que varios funcionarios de la administración Trump, actuales y anteriores, entre ellos el exasesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, y el director de la Oficina de Administración y Presupuesto, Mick Mulvaney, den testimonio.

McConnell reveló el lunes un plan para lo que sería un juicio potencialmente rápido sin nuevos testimonios o pruebas. Habría dado a los fiscales demócratas y a los abogados de Trump 48 horas, divididas a partes iguales, para presentar sus argumentos durante cuatro días.

Ese plan se cambió para dar a cada parte tres días de argumentos iniciales en dos períodos de 24 horas. Las reglas también permitirán que el registro de la investigación de impeachment de la Cámara sea admitido como evidencia en el juicio, tal como lo habían exigido los demócratas.

“Lo discutimos en el almuerzo. Fue más o menos un consenso de la conferencia [republicana] de que eso tenía mucho más sentido”, dijo el senador republicano Ron Johnson (R-Wis.).

Los demócratas acusaron a McConnell de tratar de amañar un juicio con reglas propuestas que, según ellos, impedirían que los testigos testificaran y prohibirían las pruebas reunidas por los investigadores. Tanto Schumer como Schiff acusaron al líder de la mayoría del Senado de ser parte de un encubrimiento.

McConnell ha dicho repetidamente que las reglas reflejarían las que el Senado usó en el impeachment del entonces presidente Bill Clinton, un demócrata, en 1999. Los senadores republicanos no han descartado la posibilidad de que hayan más testimonios y pruebas.

Bajo el plan de McConnell, los abogados de Trump podrían pedir a los senadores que desestimen todos los cargos, según un alto dirigente republicano, una moción que probablemente no contaría con el apoyo necesario para tener éxito.

Incluso si tal moción fracasara, es casi seguro que Trump sea absuelto por la cámara compuesta de 100 miembros, donde se necesita una mayoría de dos tercios para destituirlo del cargo.

Los demócratas acusaron al presidente de retener la ayuda militar y de una posible reunión en la Casa Blanca para presionar al presidente ucraniano Volodymyr Zelensky a que abra una investigación sobre Biden y su hijo, Hunter Biden.

Los republicanos afirman que ni un solo testigo presentado ante los investigadores de la Cámara de Representantes ofreció pruebas de primera mano de que Trump dirigiera el supuesto plan.

También dicen que el presidente estaba en su derecho de preguntar sobre la supuesta interferencia ucraniana en las elecciones de 2016 y los posibles conflictos de intereses de parte de los Bidens. Cipollone ha descrito la investigación de Ucrania como un intento ilegal de destituir a un presidente elegido democráticamente y evitar su reelección.

“No están aquí para robar una elección, están aquí para robar dos elecciones”, dijo Cipollone el martes.

Hunter Biden recibió hasta USD 83,000 mensuales de Burisma, una empresa ucraniana de gas que estaba siendo investigada por el fiscal general de Ucrania cuando Joe Biden forzó el despido del fiscal. Biden se ha jactado de haber destituido al fiscal reteniendo USD 1,000 millones en garantías de préstamos para Ucrania.

A medida que se desarrollaba el drama del impeachment, Trump obtuvo varias victorias políticas, asegurando el apoyo bipartidista para el reemplazo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y la firma de la primera fase de un acuerdo comercial con China.

En los argumentos sobre el segundo artículo del impeachment, que alega que Trump obstruyó al Congreso, Schiff dijo que la Casa Blanca ha rechazado todas las citaciones emitidas por la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes y no ha proporcionado ningún documento. Los abogados del presidente argumentaron que era el deber de Trump defender el privilegio ejecutivo consagrado en la Constitución.

Se espera que el juicio en el Senado continúe seis días a la semana, de lunes a sábado, hasta por lo menos finales de enero.

Reuters contribuyó a este informe.

A continuación

El impeachment no ayudará a encubrir el mayor escándalo político de EE.UU.

TE RECOMENDAMOS