El legado de una campaña fallida del mal

Cómo la persecución a Falun Gong está cambiando a China y al mundo
Por Thomas Sterling
15 de Julio de 2020
Actualizado: 15 de Julio de 2020

Comentario

La gente del futuro recordará la fecha del 20 de julio con respeto y admiración.

Esa es la fecha en la que el Partido Comunista Chino (PCCh) comenzó una violenta campaña de persecución de gran alcance contra los practicantes de Falun Gong, y su respuesta a esta persecución está cambiando a China y al mundo para mejor.

¿Por qué es tan memorable la persecución a Falun Gong?

Primero, el número de personas perseguidas era de 70 a 100 millones, según el cálculo del propio régimen chino. En 1999, esa era la cantidad de personas que practicaban Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, una práctica tradicional china de meditación, ejercicios suaves y enseñanzas que enfatizan los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

Por supuesto, la persecución se dirigió indirectamente a mucha más gente, incluyendo familiares, compañeros de trabajo, vecinos y amigos de los practicantes. Incluso podríamos encontrar que toda la sociedad china se ha visto afectada cuando es el caso de que todos ven y sienten el maltrato y el asesinato generalizado de personas inocentes entre ellos. El primer aluvión de propaganda negativa en los medios de comunicación chinos se aseguró de que todos supieran de la persecución, aunque con “hechos alternativos” diseñados para poner a la gente en contra de Falun Gong.

Segundo, la duración de la persecución y su consiguiente resistencia pacífica por parte de los practicantes es de 21 años y contando. Jiang Zemin, el celoso líder del PCCh en 1999, proclamó que el partido acabaría con Falun Gong en 90 días.

No ha resultado como él lo planeó.

Los practicantes de Falun Gong han soportado y persistido. Mientras que muchos han sido detenidos y silenciados, muchos otros practicantes de Falun Gong tanto dentro como fuera de China han trabajado tenazmente para contar los verdaderos hechos sobre la práctica y la persecución del PCCh, donde y cuando pueden.

Los esfuerzos van desde repartir volantes en las aldeas chinas, hasta realizar grandes y coloridos desfiles en muchas naciones, pasando por la fundación de empresas de medios de comunicación—The Epoch Times fue fundada por practicantes de Falun Gong chino-americanos que querían dar al mundo noticias verídicas sobre China.

En tercer lugar, la extraordinaria tranquilidad de los practicantes ante un extremadamente violento tratamiento es notable, si no sin precedentes, en la historia de la humanidad. A los practicantes se les enseña: “No devuelvan los golpes al ser golpeados; no maldigan al ser maldecidos”, y lo han confirmado al encontrarse con las golpizas, la tortura, el aislamiento, el abuso sexual, la alimentación forzada con desechos humanos, el asesinato de miembros de la familia y más.

En las protestas fuera de China dirigidas a visitar a los funcionarios del PCCh, cuando otros grupos pueden estar gritando con ira, los practicantes se quedan quietos y sostienen pancartas o meditan. Los oficiales de policía a caballo han notado cómo sus corceles se calman cuando se acercan a la energía pacífica que emana de los grupos de practicantes de Falun Gong en las calles.

Cuarto, la naturaleza de la violencia infligida a los practicantes de Falun Gong en China no tiene precedentes. Las oscuras instituciones del PCCh ejercen métodos de tortura desde los de la antigüedad (tortura con agua, torturas con las uñas) hasta los de hoy en día (bastones de descarga eléctrica) para dañar el cuerpo. Utilizan una serie de técnicas psicológicas para destruir el espíritu. El número de muertos es desconocido e incognoscible.

La sustracción forzada de órganos de los practicantes de Falun Gong fue informada por primera vez a principios de 2006 por The Epoch Times, ha sido confirmada por los investigadores y denunciada por los gobiernos de muchas naciones. Se ha descrito como un “frío genocidio“.

El PCCh ha perfeccionado un método para extraer órganos vitales de los practicantes de Falun Gong mientras están vivos en la mesa de operaciones, de modo que los receptores de trasplantes en espera tengan los órganos más frescos posibles. Los receptores pagan por el privilegio, y todos los involucrados reciben una parte, mientras que los donantes no voluntarios tienen una muerte horrible.

La sustracción forzada de órganos es la matanza sistemática de seres humanos con fines de lucro, utilizando sus cuerpos como mercancías. El PCCh ha construido alas enteras de hospital dedicadas a este negocio macabro. Y ha extendido la fuente de órganos a otros grupos perseguidos en China, como los uigures y los cristianos.

Quinto, el alcance internacional de la persecución ha hecho que las graves violaciones de los derechos humanos por parte del PCCh se extiendan por todo el mundo. Los practicantes de Falun Gong en cualquier país fuera de China son monitoreados y vigilados, y si tienen familia en China, los miembros de la familia son visitados y amenazados por las fuerzas de seguridad.

Se ha reclutado a embajadas y consulados chinos de todo el mundo para que difamen vilmente a Falun Gong. Han amenazado a los alcaldes de los pueblos pequeños y a los congresistas por igual para que no emitan proclamaciones en apoyo de las celebraciones del 13 de mayo, el Día Mundial de Falun Dafa. Han organizado (y pagado) a manifestantes locales, y a veces violentos, para interrumpir las actividades públicas de Falun Gong.

Al coaccionar a las grandes empresas y a los gobiernos nacionales para que guarden silencio sobre Falun Gong si quieren hacer negocios con China, han dañado la moralidad pública e inducido a mucha gente a vender sus propios principios y los de sus organizaciones. El PCCh ha comprado el consentimiento tácito a un abuso de derechos humanos a tan gran escala, pero el precio más alto lo pagan aquellos que comprometen su respeto por la vida humana.

Esperanza para el futuro

En los 70 años que el PCCh rige en China, nadie se ha resistido nunca a su control asesino de almas como lo ha hecho Falun Gong. Los practicantes de Falun Gong han mantenido su integridad y sus creencias, y han crecido en fuerza colectiva incluso cuando muchos individuos han sido masacrados.

Los practicantes de Falun Gong nunca han buscado influencia o cambios políticos (su activismo contra el PCCh utiliza la desobediencia civil para poner fin a una malvada persecución), pero con su conducta han señalado el camino hacia un cambio pacífico y positivo en China. Numerosos abogados de derechos humanos en China y en otros lugares, inspirados por la rectitud y la dignidad de los practicantes de Falun Gong, han asumido sus casos a pesar de las grandes dificultades para ganar en los tribunales chinos.

El pueblo de Hong Kong ha observado la resistencia recta de los practicantes de Falun Gong a la tiranía, observando de cerca las acciones de los practicantes locales durante dos décadas. Y la gente de Hong Kong ahora entiende, mientras el PCCh se mueve para arrebatarles sus libertades, de qué hablaban los practicantes todos esos años, y están abrazando el lema “El Cielo destruirá al Partido Comunista”.

Los practicantes de Falun Gong demuestran y viven el coraje, la independencia de pensamiento y la adhesión a los principios morales tradicionales, y están inspirando a otros a seguir su ejemplo. Se han levantado, no solo por sus propios derechos, sino también por la dignidad de todos los seres humanos.

Ajuste de cuentas del PCCh

El PCCh ha gastado vastos recursos en 21 años de perseguir a Falun Gong. Al principio, pensaron que sería un proceso de eliminación rápido, definitivo y barato. Pero los practicantes de Falun Gong, con pocos recursos tangibles, han hecho las cosas con el corazón. Al permanecer firmes en sus creencias, la gente puede ver, y eventualmente verá aún más claramente, lo que inclina la balanza.

El PCCh es la fuerza preeminente del mal en el mundo de hoy. Al resistirse a esta fuerza del mal, los practicantes de Falun Gong están mostrando que la rectitud puede vencer al mal.

Desde 2004, los practicantes de Falun Gong han caminado por todas las calles de las ciudades y han viajado a todos los pueblos y a todas las colinas y valles poblados de China, distribuyendo el libro “Nueve Comentarios sobre el Partido Comunista“, publicado por The Epoch Times. El libro lleva las inscripciones “Un libro que ha conmocionado a todos los chinos del mundo” y “Un libro que está desintegrando al Partido Comunista”.

Gracias al libro, y a los esfuerzos de los practicantes de Falun Gong para explicar al pueblo chino el engaño, los asesinatos en masa, y otros aspectos destructivos del PCCh, más de 360 millones de personas han renunciado el partido y/o la Liga Juvenil Comunista y los Jóvenes Pioneros.

El PCCh es silenciosamente ahuecado desde el interior. Los que permanecen en el Partido, así como los que lo apoyan o le ofrecen apoyo moral, sufrirán las consecuencias de ser parte de su tejido a medida que se vaya desmoronando.

Con todas las presiones internas (más y mayores desastres naturales, la pandemia del virus del PCCh, las protestas, Hong Kong) y las presiones externas (creciente oposición de otros gobiernos nacionales, disminución de los ingresos comerciales, conciencia pública), no hace falta ser muy previsor para ver el panorama: el PCCh no durará mucho en esta Tierra.

A medida que el PCCh se derrumba, las acciones justas, valientes y positivas de los practicantes de Falun Gong desde el 20 de julio de 1999, inspirarán a las buenas personas del mundo. También lo harán las creencias de Falun Gong, incluyendo los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Video relacionado

El Nerón de China: 20 años de una represión fallida

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS