El líder de Volkswagen en Estados Unidos deja el puesto de forma “inmediata”

10 de Marzo de 2016 Actualizado: 10 de Marzo de 2016

El consejero delegado del Grupo Volkswagen (VW) en Estados Unidos, Michael Horn, anunció hoy que deja la compañía “para perseguir otras oportunidades”, seis meses después de que las autoridades estadounidenses denunciasen que VW había trucado motores diesel para ocultar sus emisiones reales.

En un comunicado, VW informó de que la salida de Horn, que fue nombrando consejero delegado del Grupo Volkswagen en Estados Unidos en enero de 2014, es “inmediata” y que se había producido de “acuerdo mutuo”.

Horn ha pasado más de 25 años en el Grupo Volkswagen tras unirse a la compañía en 1990.

De forma provisional, el puesto de consejero delegado y presidente del Grupo Volkswagen en Estados Unidos será ocupado por Hinrich Woebcken, que recientemente fue nombrado responsable de Norteamérica y presidente del consejo de administración del Grupo Volkswagen en el país norteamericano.

Herbert Diess, consejero delegado de la marca Volkswagen, agradeció en un comunicado a Horn “el gran trabajo que ha hecho para la marca y con los concesionarios en Estados Unidos”.

“Durante su tiempo en Estados Unidos, Michael Horn fomentó una fuerte relación con nuestros concesionarios y mostró un liderazgo ejemplar durante los difíciles momentos para la marca”, añadió Diess.

Desde antes del estallido del escándalo de los motores diesel trucados, las ventas de Volkswagen en Estados Unidos han sufrido graves pérdidas a pesar de que el sector pasa por uno de sus mejores momentos en la historia.

En febrero, las ventas de Volkswagen en EEUU en febrero cayeron un 13,1 % y se situaron en 22.321 vehículos, menos de la mitad de marcas como Kia o Hyundai, y muy alejadas de los más de 166.000 vehículos vendidos el mes pasado por el grupo Toyota, su principal competidor a nivel mundial.

Volkswagen se enfrenta en Estados Unidos a multas de miles de millones de dólares por la instalación de un software en sus motores diesel que oculta que las emisiones de óxidos de nitrógeno, un contaminante vinculado con cáncer, son varias veces superiores a lo permitido por la normativa estadounidense.

Además, VW todavía tiene que presentar una solución para arreglar los centenares de miles de vehículos que circulan en Estados Unidos con los motores trucados.

Un juez estadounidense dijo a finales de febrero que VW tiene hasta el 24 de marzo para revelar si tiene una solución para arreglar los motores.

TE RECOMENDAMOS