El lugar para vivir en libertad está más cerca de lo que cree

Cuando buscamos dentro para soltar lo que nos retiene, la libertad se hace presente
Por Leo Babauta
29 de Septiembre de 2021
Actualizado: 29 de Septiembre de 2021

Uno de nuestros deseos más profundos es la libertad: liberarnos del estrés, de la ansiedad, de una persona frustrante, de una situación difícil, de las luchas financieras, de los problemas de salud, de la rutina diaria, de las distracciones, de sentirnos inadecuados.

Muchos libros, productos y otras soluciones pagas ofrecen una versión de esta libertad, escapar, paz, atención plena, simplicidad, autoestima, una mejor relación, salud y bienestar. Libertad, por un precio.

Uno de los grandes descubrimientos de mi vida es que esta libertad está siempre disponible para nosotros. En cualquier momento.

Esto puede parecer obvio para algunos de ustedes, pero se sorprenderían de la frecuencia con la que lo olvidamos, incluso después de descubrirlo.

Es una práctica de toda la vida.

Exploremos un poco.

El obstáculo para nuestra libertad

Si la libertad está siempre a nuestra disposición, ¿por qué es tan difícil encontrarla?

Es importante tomar conciencia del obstáculo antes de buscar soluciones.

Imaginemos que está en una situación con alguien que es extremadamente frustrante. Solo quiere alejarse de ellos, a un lugar con paz y tranquilidad, quiere liberarse de este insoportable encuentro.

¿Qué es lo que le impide sentir la libertad en este momento? Puede parecer que es la otra persona, pero en realidad nunca es algo externo, puede que sea el desencadenante de cómo se siente, pero en realidad somos nosotros los que creamos el sentimiento de frustración. Proviene de nuestro interior debido a cómo estamos viendo la situación o a la otra persona.

Permítame subrayar esto: La forma en que vemos a la otra persona, o la situación, crea nuestros sentimientos de estrés, frustración, ira o decepción.

No importa realmente cuál sea la situación externa: alguna persona irritante, la política, un evento deportivo, nuestro propio comportamiento. Si se crea un sentimiento, es debido a nuestro punto de vista.

No se trata de culparnos a nosotros mismos: no estamos haciendo nada malo. El objetivo es simplemente concienciar sobre la causa de este obstáculo.

Lo liberador es que si nuestras opiniones son responsables de esta dificultad, tenemos el poder de cambiar la situación, siempre.

Crear libertad en cualquier momento

Así que volvamos a ese momento en el que alguien está comportándose de manera frustrante, y solo queremos alejarnos de él, hacia la paz y la libertad.

En esta situación, podemos encontrar la libertad para nosotros mismos por medio de una búsqueda externa, como salir de la situación, tal vez ir a dar un paseo y encontrar la libertad de la naturaleza. Y, de hecho, lo recomiendo encarecidamente en la mayoría de los casos.

Pero quiero utilizar este escenario para mostrar que la libertad se puede tener incluso sin alejarse, esta ilustración no pretende ser una recomendación para quedarse en una situación frustrante.

Entonces, ¿cómo podemos encontrar la libertad? He aquí un método sencillo que se puede practicar:

Reconozca que está frustrado

Tome nota de sus sentimientos, ya sea que esté estresado, decepcionado, solo o enojado, permítase percibir los sentimientos, como sensaciones en su cuerpo. No hay nada malo en cómo se siente.

Tome conciencia de sus nociones

Mire dentro suyo para ver la noción que está causando la frustración: “No deberían actuar así” o “Siempre me critican, no sé por qué tienen que ser tan críticos” o “No debería ser tan dilatador, soy pésimo”. No estamos criticando el punto de vista, ni siquiera diciendo que está mal, solo estamos dotando de conciencia a la noción que está causando la falta de libertad.

Pregúntese si su punto de vista le sirve de ayuda

Si se siente frustrado o herido, probablemente no lo esté. Pregúntese si está comprometido a seguir así o si le gustaría cambiar, si quiere cambiar, pase al siguiente paso.

Flexibilice el punto de vista

Por ejemplo: ¿sabe realmente cómo debería o no debería actuar alguien en una situación determinada? ¿Se ha puesto en su lugar? ¿Sabe cómo debería actuar todo el mundo? Personalmente, ni siquiera sé cómo debería actuar yo, y mucho menos cómo deberían actuar los demás, este tipo de indagación no es para decirnos que nuestro punto de vista es erróneo, sino simplemente para aflojar nuestro apego al punto de vista, para mostrar que puede haber otras posibilidades. ¿Es posible que haya otras perspectivas? ¿Otras cosas que se desconocen?

Experimente el mundo libre de nociones

En cualquier momento, podemos dejar de lado nuestras nociones y ver el mundo tal y como es, ver los objetos, la luz, los colores y las texturas, el espacio del mundo que nos rodea, ver a la otra persona simplemente como un conjunto de materia y energía. Vivir el momento como una experiencia directa, no como parte de una narración que tenemos en la cabeza.

Esta es la verdadera libertad, y es simplemente estar en el momento libre de nociones, solo experimentando, es como cuando estamos en la naturaleza, totalmente inmerso en la experiencia sin pensar realmente en nada, relajadamente tumbados en la hierba mirando los árboles y el cielo, flotando en el océano sintiéndonos uno con el agua, de vacaciones en una hamaca totalmente relajados y sin preocupaciones. Esta es la libertad de la que disponemos en cualquier momento.

Aportar una nueva y útil perspectiva

En primer lugar, no necesita una nueva perspectiva: la libertad es experimentar el momento sin nociones. Dicho esto, a veces puede ser útil probar nuevas perspectivas, por ejemplo, ¿podemos encontrar gratitud por esta persona, o por nosotros mismos? ¿Podemos ver lo valioso que son ellos o que somos nosotros? ¿Podemos sentir una conexión con ellos o encontrar compasión por el miedo y el dolor que sienten? ¿Podemos aportar curiosidad o un sentido de exploración a la situación? Este tipo de cosas no siempre son útiles (por ejemplo, si estás en peligro o en una situación de abuso, aléjate), pero a veces puede valer la pena probarlas.

Todo esto requiere práctica, obviamente, no puede dar los últimos pasos hasta que empiece a practicar los primeros. Los últimos pasos pueden ser una lucha cuando estamos sosteniendo fuertemente nuestras nociones, no se preocupe demasiado por eso, siga practicando.

El poder de encontrar esta libertad

Si aprendemos a practicar este tipo de libertad en cualquier momento, empezamos a tener muchas más opciones.

Por ejemplo:

Si estábamos pensando en romper con alguien porque estamos cansados de tener conflictos frustrantes, podríamos ser capaces de dejar de lado la frustración y encontrar la paz, incluso cuando está molesto. Esto podría permitirnos ser más compasivos con ellos, y podría cambiar toda la relación, no necesariamente, pero hay una posibilidad.

Si estamos frustrados con nosotros mismos, puede ser el comienzo de una relación más amable con nosotros mismos.

Si estamos evitando algo, como hacer nuestros impuestos o el presupuesto, en lugar de evitarlo para liberarnos del estrés, podríamos encontrar la libertad haciendo la tarea. Esto nos permite encontrar la libertad en cualquier actividad: hacer ejercicio, limpiar, desordenarse, escribir, estar en una reunión.

Finalmente podemos ser libres para hacer cualquier cosa: lanzar un negocio, escribir y publicar un libro, poner nuestras creaciones en las redes sociales, conectar con la gente en línea, estar en un escenario, crear un movimiento. Porque las cosas que nos limitaban antes ya no son limitaciones: podemos ser libres haciendo todas estas cosas.

¿Cómo sería eso?

Leo Babauta es autor de seis libros y escritor de Zen Habits , un blog con más de 2 millones de suscriptores. Visita ZenHabits.net

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS