El mal aliento y el cansancio son unas de las 10 señales de daño hepático. ¡Cuida tu hígado!

Por La Gran Época
26 de Marzo de 2019 Actualizado: 26 de Marzo de 2019

Generalmente asociados con el consumo excesivo de alcohol, los problemas hepáticos se están volviendo más pronunciados que nunca en la sociedad en estos días, con afecciones como la enfermedad del hígado graso y la cirrosis que se están volviendo cada vez más comunes.

De hecho, entre 80 y 100 millones de estadounidenses están afectados por la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NFLD, por sus siglas en inglés), según la Clínica Mayo, por lo que es muy importante estar atento a las señales de advertencia y tratar de cuidar la salud del hígado cuando se está saludable.

Para ayudarte a hacer esto, hemos cumplido con 10 signos comunes que pueden indicar daño hepático:

1. Los ojos y la piel se tornan amarillos

Imagen ilustrativa. (Crédito: Casa nayafana/Shutterstock)

Uno de los primeros signos de daño hepático es la ictericia, una enfermedad que hace que la piel, la parte blanca de los ojos, la lengua y las uñas se vuelvan notablemente amarillas. La ictericia es cuando hay demasiada bilirrubina en la sangre y es causada por problemas con la función filtrante del hígado, lo cual provoca que la bilirrubina se acumule primero en el torrente sanguíneo y luego en la piel, dándole un color amarillento.

La ictericia es muy común en los recién nacidos, ya que la bilirrubina se elimina a través de la placenta durante la gestación. Después del nacimiento, los recién nacidos tienen que deshacerse del exceso de bilirrubina por sí mismos, pero sus órganos aún son demasiado inmaduros para ser filtrados adecuadamente. La ictericia en los adultos es rara y generalmente significa problemas hepáticos, especialmente en aquellos que beben demasiado alcohol durante un largo período de tiempo, lo cual puede dañar seriamente el hígado.

2. Fatiga constante

Imagen ilustrativa. (Crédito: B-D-S Piotr Marcinsk/Shutterstock)

Los científicos médicos todavía tienen que averiguar exactamente por qué los malos hígados hacen que la gente se sienta cansada todo el tiempo, pero el agotamiento frecuente y severo se ha asociado con problemas hepáticos. Un factor importante es que el hígado suministra energía al cuerpo convirtiendo la glucosa en glucógeno y almacenándola para su uso posterior. Un hígado comprometido es menos capaz de facilitar este proceso cuando el cuerpo necesita desesperadamente energía, lo que podría explicar cómo las enfermedades hepáticas pueden causar síntomas de baja energía.

3. Pérdida de apetito

Imagen ilustrativa. (Crédito: Marcos Mesa Sam Wordley/Shutterstock)

Es posible que las personas con daño hepático no tengan ganas de comer nada como resultado de un problema con la producción de bilis. La bilis es un líquido de color marrón verdoso producido por el hígado y almacenado en la vesícula biliar, cuya función principal es descomponer las grasas en ácidos grasos para que el cuerpo los absorba y utilice. Cuando el hígado no produce suficiente bilis, los alimentos no se digieren adecuadamente, lo que a menudo lleva a la pérdida de apetito y a la pérdida de peso, posiblemente una de las maneras menos saludables de perder peso.

Junto con la diarrea, las náuseas y la fatiga, la pérdida de apetito es uno de los primeros síntomas de insuficiencia hepática y significa que el hígado está perdiendo o ha perdido su capacidad para funcionar. Es una condición que amenaza la vida y que merece atención médica urgente.

4. Interrupción del sueño

Imagen ilustrativa. (Crédito: Marcos Mesa Sam Wordley/Shutterstock)

La medicina tradicional china sostiene que algo llamado “qi”, o “energía vital”, se mueve a través de los órganos del cuerpo en un ciclo de 24 horas, alternando en sus puntos álgidos en un órgano en particular cada dos horas. Entre la 1 a.m. a las 3 a.m., de acuerdo con esta teoría, está asignada al hígado, y despertarse durante ese período en la noche significa que usted puede tener problemas con su hígado.

Ya sea que te adhieras a la medicina tradicional china o no, despertarse a primera hora de la mañana puede ser un signo de problemas hepáticos, y los trastornos del sueño se observan con frecuencia en pacientes con cirrosis hepática. El hígado es responsable del procesamiento de la melatonina, una importante hormona natural que regula el ritmo circadiano.

Un hígado dañado puede tener problemas para descomponer la melatonina, lo que resulta en un aumento de la fatiga diurna seguido de un estado de alerta nocturna cuando finalmente llega a desactivar la melatonina que aún circula en el sistema.

5. Sangrado fácil

Imagen ilustrativa. (Crédito: kosmos111/iStock)

Cuando el cuerpo sangra, activa un sistema complejo de proteínas plasmáticas conocidas como factores de coagulación: proteínas que trabajan juntas para formar coágulos y prevenir una mayor pérdida de sangre. El hígado es responsable de la producción de la mayoría de estas proteínas especializadas, algunas de las cuales requieren vitamina K para su síntesis. El hígado también produce las sales biliares esenciales para la absorción intestinal de esta vitamina.

Las personas con hígados dañados sangran o se magullan más fácilmente, porque no solo tienen muy pocas proteínas coagulantes de la sangre, sino que también tienen problemas para absorber la vitamina K lo suficiente. Cuando la coagulación es deficiente, incluso una lesión leve en un vaso sanguíneo puede llevar a una pérdida grave de sangre, lo que puede significar que incluso una hemorragia nasal, que puede no ser potencialmente mortal, puede parecer bastante aterradora.

6. Cambio en el color de la orina y las heces

La causa más común de oscurecimiento de la orina es la deshidratación, que se puede remediar bebiendo más agua. Pero si estás bebiendo suficiente líquido y tu orina permanece oscura, esto puede indicar un problema hepático. Un hígado que funciona mal puede hacer que la bilirrubina se acumule en el sistema, la cual puede terminar siendo excretada a través de los riñones, cambiando el color de la orina.

Uno debe estar más alerta si la orina oscura está acompañada de heces pálidas. Un hígado sano y que funciona bien libera bilis en las heces, dándole su color marrón normal. Las heces que aparecen grises, pálidas, amarillas o de color arcilla muy probablemente significan que hay un problema con la producción de bilis.

7. Palmas rojas

Imagen ilustrativa. (Crédito: Chalie Chulapornsiri/Shutterstock)

Las palmas rojas, también conocidas como eritema palmar (EP), es una afección en la que la parte inferior de las manos se torna rojiza. A veces el enrojecimiento se extiende hasta los dedos. La afección en sí es inofensiva y puede ser el resultado de cambios hormonales inusuales que llevan más sangre a la superficie, y es por eso que ocurre con más frecuencia en las mujeres embarazadas.

La EP está asociada con varias formas de enfermedad hepática. De hecho, alrededor del 23 por ciento de las personas que tienen cirrosis hepática también experimentan EP. Otras enfermedades hepáticas asociadas con la EP incluyen la enfermedad de Wilson, que ocurre cuando hay demasiado cobre en el cuerpo, y la hemocromatosis, que ocurre cuando hay demasiado hierro en el cuerpo.

8. Mal aliento

Imagen ilustrativa. (Crédito: STUDIO GRAND OUEST/iStock)

Fetor hepaticus, también conocido como “aliento de los muertos”, se asocia comúnmente con la insuficiencia hepática. Su olor único, dulce y rancio, se distingue de otros tipos de mal aliento. Mientras que la mayoría de las formas de mal aliento surgen de procesos en la boca, como la descomposición de los restos de alimentos por bacterias, fetor hepaticus es causado por compuestos volátiles, que se producen como resultado del daño hepático, entrando a los pulmones desde la sangre.

Aunque no es un método de diagnóstico particularmente preciso, en realidad hay médicos que huelen el aliento de los pacientes para detectar la insuficiencia hepática. En un estudio realizado en 2009, investigadores de la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica tomaron muestras de aliento de 52 pacientes con cirrosis hepática y 50 participantes sanos. Analizaron estas muestras para determinar si pertenecían a pacientes con cirrosis hepática. Al final, fueron capaces de clasificar con precisión 94 de las 102 muestras de aliento.

9. Las uñas de Terry

Imagen ilustrativa. (Crédito: Wikimedia Commons)

Las uñas que son predominantemente blancas con un borde estrecho, enrojecido u oscuro cerca de la punta es una condición conocida como las uñas de Terry. Aunque puede ocurrir con el envejecimiento normal, las uñas de Terry también puede ser un signo de advertencia de condiciones médicas subyacentes, más notablemente: cirrosis, enfermedad renal crónica e insuficiencia cardíaca congestiva. De hecho, alrededor del 80% de los pacientes con cirrosis tienen las uñas de Terry.

10. Piel sensible

Imagen ilustrativa. (Crédito: Voyagerix/Shutterstock)

Otro signo temprano de problemas hepáticos es el aumento de la sensibilidad de la piel. Los pacientes con enfermedad hepática pueden encontrar que su piel se vuelve picorosa, escamosa o hipersensible al tacto. En algunos casos, también notan la aparición de venas a través de la piel. La razón exacta por la cual la enfermedad hepática causa picazón en la piel permanece desconocida, pero se ha pensado que ciertas sustancias se acumulan en la sangre como resultado de la enfermedad hepática, incluyendo los ácidos biliares, los cuales pueden jugar un papel en este tipo de picazón, aunque no hay evidencia que lo demuestre.

Mantener la piel hidratada ayudará a proporcionar alivio a corto plazo, pero la sensibilidad de la piel probablemente empeorará si hay un problema hepático subyacente, hasta que se resuelva.

Descargo de responsabilidad: Este artículo es solo para fines informativos y no es un sustituto del consejo médico profesional.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Descubre estos 4 puntos de presión que te ayudarán a mantenerte despierto

TE RECOMENDAMOS