El mal tiempo causó el accidente de Aeroméxico en julio, aseguran los investigadores

Por La Gran Época
06 de Septiembre de 2018 Actualizado: 06 de Septiembre de 2018

El accidente aéreo de Aeroméxico en julio pasado que provocó decenas de heridos, fue probablemente causado por el mal tiempo, dijeron el miércoles 5 de septiembre las autoridades que investigan el accidente.

José Armando Constantino director de análisis de accidentes e incidentes de la agencia de aviación civil de México, dijo que no se encontraron evidencias de errores humanos o fallas mecánicas.

“Se observaron variaciones en las velocidades del aire y de la aeronave que indican la presencia de un factor externo, situación que fue confirmada por el grupo de meteorología que detectó la ocurrencia de un fenómeno meteorológico conocido como micro-ráfaga, durante la carrera de despegue. Este fenómeno consiste en una columna descendente muy localizada de aire y agua que impacta el terreno generando micro-ráfagas de gran intensidad en todas direcciones”, señaló ayer Armando Constantino al presentar el informe de avances de la Comisión Investigadora del accidente.

El avión Embraer, con destino a la Ciudad de México, se estrelló contra los matorrales cerca de la pista poco después del despegue que se hizo en medio de fuertes vientos, granizo y lluvia, según contaron los pasajeros.

Los 103 pasajeros y la tripulación sobrevivieron evacuando del avión antes de que se incendiara.

Los investigadores no encontraron pruebas que indiquen que la tripulación “debería haber sabido que no debía despegar”, argumentó Armando Constantino en el informe que presentó la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC). “Un piloto en entrenamiento sirvió como copiloto mientras el avión despegaba”, añadió.

Con la información de los registradores de datos y de meteorología se construyó un escenario de simulador para evaluar el desempeño de la tripulación durante la operación, y se llevó a cabo una sesión en la que varias tripulaciones realizaron el ejercicio de simulación con el escenario construido, sin que ninguna de ellas pudiera alcanzar un resultado distinto del que se presentó el 31 de julio.

Esta acción no se llevó a cabo conforme a los protocolos establecidos, por lo que se dio aviso a la autoridad aeronáutica, detalló el ingeniero José Armando Constantino Tercero, según el diario Proceso.

La Comisión presentará más tarde un informe final detallando sus conclusiones sobre el accidente.

Por su parte, Arturo Duhart, director de seguridad corporativa de Aeroméxico, dijo que todos los pasajeros y tripulantes involucrados en el accidente han sido dados de alta del hospital. Once pasajeros estadounidenses que sobrevivieron al accidente demandaron a la aerolínea en agosto.

De acuerdo con la agencia Reuters, entre los pasajeros había al menos 65 que eran ciudadanos estadounidenses, incluidos muchos residentes del área de Chicago.

También se supo que de las 49 personas que fueron hospitalizadas inicialmente había un grupo del área de Chicago, incluyendo un sacerdote, según informó NBC.

El accidente de Durango es considerado por muchos como un milagro por el hecho de que todos sus pasajeros se salvaron.

Por otra parte, se ha reconocido el papel de la tripulación que evitó una tragedia mortal al realizar un aterrizaje forzoso, y fueron elogiados por sus rápidas acciones que llevaron a la totalidad de los pasajeros a la seguridad después que el vuelo se estrellara.

TE RECOMENDAMOS