El mayor movimiento anti-intelectuales de la historia

25 de Marzo de 2017 Actualizado: 22 de Marzo de 2019

A través de la historia, los intelectuales han sido blanco frecuente de regímenes tiránicos para suprimir la disidencia política. Pero el líder comunista chino Mao Zedong se jactó de dar un paso más allá.

Después de que el Partido Comunista Chino asumiera el poder en 1949, Mao inculcó un clima de temor y terror. A finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta, movilizó a campesinos chinos para que asesinaran a la clase terrateniente, lo que resultó en estimaciones de cientos de miles a varios millones de muertos. En algunas áreas, los juicios públicos se convirtieron en la norma y los campesinos politizados de Mao se convirtieron en juez, jurado y verdugo de la clase terrateniente en China. En medio del clima represivo, los intelectuales aparentemente no tenían voz para decir algo sobre el partido comunista.

Pero todo eso cambió cuando el líder soviético Nikita Krushchev denunció a su predecesor totalitario, Joseph Stalin, lo que llevó a Mao a actuar, ya que China había estado funcionando con modelos económicos similares utilizados por la Unión Soviética de Stalin.

“Dejen florecer cien flores y cien escuelas de pensamiento”, dijo Mao citando un famoso poema chino. En 1956, el “Movimiento de las Cien Flores” fue acuñado, lo que animó al público, especialmente a los intelectuales, a criticar el liderazgo del Partido Comunista Chino y a ofrecer soluciones a sus políticas nacionales.

“El gobierno necesita críticas de su gente”, dijo el primer ministro chino Zhou Enlai, según la revista Smithsonian. “Sin esta crítica el gobierno no podría funcionar como la Dictadura Democrática Popular. Así se pierde la base de un gobierno sano … Debemos aprender de viejos errores, tomar todas las formas de crítica saludable, y hacer lo que podamos para responder a estas críticas”.

Pero lejos de ser un auténtico esfuerzo para rectificar los excesos de su sangriento régimen, el movimiento de las “Cien Flores” se convirtió en el mayor ataque contra los intelectuales de la historia, ya que cientos de miles de personas con mentalidad de expresarse fueron identificadas por el PCCh.

Intelectuales de diferentes orígenes, incluyendo abogados, académicos, científicos, escritores y otros se apresuraron a participar en la campaña. Criticaron a los dirigentes comunistas por su bajo nivel de vida, por la intromisión en sus asuntos, las consignas, los carteles, la corrupción, el “seguimiento servil de los modelos soviéticos”, y cómo “los miembros del partido comunista disfrutaban de muchos privilegios que los diferenciaban” (lo que traiciona efectivamente un principio fundamental de la doctrina marxista), según la “Búsqueda de la China moderna“, del historiador chino Jonathan D. Spence.

Los carteles de pared estaban colgados por toda China, denunciando todos los aspectos del régimen comunista, y los miembros del partido fueron criticados.

En 1957, millones de cartas llegaron a la oficina del primer ministro Zhou y a las oficinas de otras autoridades comunistas. Algunas personas organizaron manifestaciones, pusieron carteles e incluso publicaron artículos críticos.

“Los miembros del Partido, debido a su ocupación de posiciones de liderazgo y al estar situados favorablemente, parecen gozar en todos los aspectos de privilegios excesivos”, lee una carta de un profesor universitario.

Según una carta del editor del diario Guangming Daily, después de 1949, “los intelectuales apoyaron calurosamente al Partido y aceptaron el liderazgo del Partido. Pero en los últimos años las relaciones entre el Partido y las masas no fue buena y se había convertido en un problema de nuestra vida política que necesitaba un reajuste urgente. ¿Dónde está la clave del problema? En mi opinión … Creo que un partido que dirige una nación no es lo mismo que un partido que posee una nación; el público apoya al Partido, pero los miembros del público no han olvidado que son dueños de la nación”.

El crítico e historiador de Mao, Jung Chang, explicó la lógica detrás del movimiento:

“Fue un año antes de que los intelectuales ganaran valor para responder a la llamada de [Mao], primero con críticas fuertemente expresadas de los patrones impuestos en la educación, luego con críticas más amplias del sistema sociopolítico general. En cuanto al sistema educativo, hubo quejas amargas por copiar mecánicamente a la Unión Soviética, la estrechez de los programas de enseñanza, el abandono y la represión de las ciencias sociales, y el hecho de que el marxismo-leninismo se mantuvo como doctrina ortodoxa, para que la aceptaran sin cuestionar… Una crítica social más amplia se centró en el papel autoritario del partido en toda toma de decisiones, en el creciente abismo entre los profesionales del partido y los que no lo eran y en los diversos abusos de privilegio de la nueva élite política”.

La ferviente crítica en última instancia, no fue un buen augurio para Mao y su séquito, quienes afirmaron que los comentarios violaban el nivel de la “crítica sana”, y no profundizaban. Posteriormente denunció las cartas como “perjudiciales e incontrolables”.

Así, a mediados de 1957, la crítica ya no podía ser tolerada.

Aquellos que pusieron sus críticas a los pies del PCCh y de Mao fueron denunciados como “derechistas”, y el Movimiento de las Cien Flores dio paso al movimiento anti-derechista, comenzando en el verano de 1957.

Mao los agrupó, enviándolos a ser ejecutados o a realizar trabajos forzados en campos de reeducación. Mao entonces proclamó del movimiento una victoria, afirmando que la campaña “atrajo a las serpientes fuera de sus guaridas”. Entre 300.000 y 550.000 personas fueron identificadas como derechistas, muchos de ellos intelectuales, artistas, científicos, y escritores.

El reinado de Mao se compara a la del primer emperador chino Qin Shi Huang, que enterró a centenares de eruditos e intelectuales vivos, más de 2000 años atrás.

Pero Mao dijo que fue un paso más allá durante un discurso a funcionarios del PCCh en 1958, refiriéndose a Qin: “Enterró a 460 eruditos vivos; hemos enterrado cuarenta y seis mil eruditos vivos … Ustedes [intelectuales] nos critican por ser Qin Shi Huangs. Están equivocados. Hemos superado a Qin Shi Huang cien veces más.

Se ha avanzado en una teoría sobre la verdadera motivación de Mao. Jung y el historiador Clive James afirman que su campaña desde el principio fue una mentira que pretendía exponer a los llamados derechistas y contra-revolucionarios, dando a Mao y al PCCh un nuevo enemigo para eliminar. El médico personal de Mao, Li Zhisui, también hizo afirmaciones similares, argumentando que el Movimiento de las Cien Flores era “una apuesta basada en un cálculo en la que los contra-revolucionarios genuinos eran pocos … y que otros intelectuales seguirían la dirección de Mao, hablando solo contra el pueblo y las practicas el mismo Mao quería someterse a la reforma”.

Hoy en día, la discusión del Movimiento anti-derechista está fuertemente censurado en China. El Proyecto de Medios de Comunicación de China, de la Universidad de Hong Kong, señaló en 2009 que es considerado un “tema peligroso” porque toca “los crímenes de Mao Zedong y las graves fallas del sistema político chino”.

Un año más tarde, Mao lanzó el Gran Salto Adelante, una campaña desastrosa que resultó en la pérdida de decenas de millones de vidas.

El Gran Salto Adelante impulsó a China a aumentar su producción de acero mientras colectivizaba la agricultura. El Gran Salto Adelante llevó a una gran cantidad de producción de acero de mala calidad (los agricultores derritieron sus propias herramientas para satisfacer las demandas del Partido Comunista), se persiguió a los que se resistieron y hubo una hambruna masiva.

En 1959, el naciente Gran Salto Adelante fue discutido durante la Conferencia de Lushan, una reunión de los principales líderes del PCCh. En la conferencia, el general Peng Duhai criticó los fracasos del Gran Salto Adelante y posteriormente fue etiquetado como un Derechista. Después de la conferencia, cualquier crítica a las políticas del partido se consideraba lo mismo que criticar al propio Mao, consolidando aún más su poder sobre el partido.

Se estima que el comunismo ha matado al menos 100 millones de personas, no obstante sus crímenes no han sido recopilados y su ideología aún persiste. La Gran Época busca exponer la historia y creencias de este movimiento, que ha sido una fuente de tiranía y destrucción desde su surgimiento.

Lea toda la serie de artículos aquí.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del (de los) autor (es) y no reflejan necesariamente las opiniones de La Gran Época.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS