El mejor pollo frito coreano sin gluten con salsa de ajo y soja

21 de Diciembre de 2016 Actualizado: 21 de Diciembre de 2016

¿Qué le viene a la mente cuando digo pollo frito? El pollo frito siempre ha sido una de mis comidas favoritas. Sé lo que está pensando al mirar mi talla, probablemente no me crea. ¿Pero qué puedo decirle? ¡Es verdad! El pollo frito me ha acompañado a través de muchos altibajos en la vida, especialmente durante mis años en la Universidad Santa Clara en California.

Podría parecer parcializado, pero para mí, la Universidad Santa Clara tiene el campus más fascinante. La iglesia de la Misión está en el corazón del campus. A medida que usted camina por aquellos terrenos puede ver las altas palmeras como olas de hierba verde mecidas por la brisa. La agradable luz del sol cae sobre su cara, se siente como un cálido beso en la mejilla. El cielo azul es el telón de fondo vívidamente pintado. Ocasionalmente las ardillas corren jugueteando a su alrededor. Estos son algunos de mis recuerdos originales de la Universidad Santa Clara.

A lo largo de mis años de universidad tuvimos algunos momentos divertidos que incluían muchos festejos y noches de juego. Por lo general vestidos con ropa casual como pantalones de pijama, chaqueta y pantuflas con tendencia a la moda popular. Jugábamos y conversábamos acerca de bebidas, aperitivos, pizza y pollo frito.

También tuve algunos momentos estresantes, como durante los exámenes a medio período y finales, cuando mis libros de texto y cuadernos estaban esparcidos sobre la mesa de la cafetería. También me gustaría tener una botella de agua y una gran taza de café en la mesa, así como los aperitivos que me ayudaron a liberar mi estrés con agridulces, chocolates, y ¡por supuesto, pollo frito!

Recuerdo cuando mi compañera de cuarto se sacó su muela del juicio. Tenía tanto dolor que apenas podía hablar e incluso moverse. Y adivina, ¿qué tuvimos de cena esa noche? ¡Pollo frito!

Sí. Estos son algunos de mis recuerdos del pollo frito. El pollo frito me ayudó a lidiar con los mejores y peores momentos durante mis años de universidad. Después de regresar a Nueva York, mi antojo al pollo frito no se ha ido. En cambio, me enamoré de varios lugares coreanos en la ciudad de Nueva York que lo tienen.

Uno de mis lugares favoritos para pollo frito coreano se llama Hell’s Chicken. Es súper crocante y crujiente en el exterior, jugoso y suculento en su interior. Típicamente, el pollo frito coreano se fríe dos veces, dando por resultado que la piel es más crujiente y menos grasosa; se sazona generalmente con sal antes de fritarlo. El pollo frito coreano se sirve a menudo con rábanos conservados en vinagre, cerveza, y el tofu.

“El pollo frito coreano fue traído a Corea por americanos, y creamos nuestras propias salsas que van con este”, dijo Jeong S. Lee, gerente de Hell’s Chicken. En Corea ahora es tan popular que usted literalmente ve tiendas de pollo frito en cada esquina. Una persona promedio lo come al menos una vez por semana.

Ahora vamos a aprender cómo hacer ¡Pollo Frito coreano con salsa de ajo y soja!

Ingredientes

20 piezas de alitas de pollo y patitas

4 onzas de harina de arroz

4 tazas de aceite vegetal

Salsa Soja de Ajo

2 cucharadas de salsa de soja

2 cucharadas de agua

2 cucharadas de ajo molido

1 cucharadita de ajo en polvo

2 cucharadas de azúcar morena

2 cucharadas de miel

Instrucciones

  • Para salar el pollo, en un tazón grande agregue todos los trozos de pollo, 1 galón de agua y 1/2 taza de sal kosher -asegúrese de que la sal esté disuelta. A continuación, cubra el recipiente y póngalo en el refrigerador durante 6 horas.
  • Para hacer la salsa, ponga todos los ingredientes en una cacerola y cocínelos a fuego lento durante unos 5 minutos hasta que todo esté disuelvo. Luego póngalo a un lado.
  • Después de 6 horas, escurra las piezas de pollo y páselas por harina de arroz.
  • Precaliente su sartén a 350 grados, añada el aceite, luego ponga los trozos de pollo y fríalos durante unos 9 minutos. Saque las piezas de pollo y déjelas enfriar durante unos 40 segundos. Fría el pollo una vez más durante unos 5 minutos. Sáquelo y aplique la salsa con un pincel.

Después de comer el pollo frito del Hell’s Chicken con ajo y soja, todos mis recuerdos de la universidad volvieron a mi mente, tanto los altibajos como los bajos. ¡Todo! Es tan celestial. Déjeme saber si le gusta esta receta. ¡Cocine feliz y cómalo!

Puede encontrarme en YouTube, Facebook, Twitter e Instagram .

Gracias especiales a Jeong S. Lee y Hell’sChicken

TE RECOMENDAMOS