El mensaje de Taiwán para China: Tenemos un arma nuclear

Por Gordon G. Chang
27 de Junio de 2022 12:42 PM Actualizado: 27 de Junio de 2022 12:42 PM

Publicado originalmente por Gatestone Institute

Comentario

El 21 de junio, el Diario del Pueblo de China reportó que Estados Unidos y Taiwán estaban a punto de participar en las conversaciones anuales de Monterey. Se esperaba que la parte estadounidense, afirmaba la publicación con más autoridad de China, ofreciera 20 tipos de armas para su venta a Taiwán, “haciendo hincapié en la creación de una ‘capacidad asimétrica'”.

Taiwán, que la República Popular China reclama como su 34ª provincia, ya tiene capacidades asimétricas, y una de ellas podría ser tan potente como un arma nuclear.

Beijing sostiene que Taiwán no puede defenderse. “El experto militar Song Zhongping dijo que es imposible que Taiwán forme ‘capacidades asimétricas’, sin importar el tipo de armas que compre a Estados Unidos, ya que la diferencia entre las capacidades militares de ambas partes es ‘demasiado grande'”, reportó el Diario del Pueblo, un periódico del Partido Comunista.

Taiwán “sueña despierto” si cree que puede contener al Ejército Popular de Liberación, según el periódico. ¿Por qué? “Las armas asimétricas son ‘inútiles’ cuando se enfrentan a las ventajas absolutas del EPL”.

El reporte del Diario del Pueblo siguió a un inusual intercambio de palabras entre un legislador taiwanés y un funcionario chino. “Taiwán, por supuesto, nunca invadiría China”, dijo You Si-kun, el presidente del Yuan Legislativo de Taiwán, el 12 de junio en un evento virtual. “Tampoco Taiwán atacaría activamente a Beijing o a la presa de las Tres Gargantas”.

“Antes de que China ataque a Taiwán”, advirtió You, “debe considerar la capacidad existente de Taiwán para atacar a Beijing”. “China”, dijo, “debería pensárselo dos veces”.

La Oficina de Asuntos de Taiwán de China, a través del portavoz Ma Xiaoguang, respondió con una imagen poética. “Si se atreven a golpear una piedra con un huevo, solo se acelerará su desaparición”.

Al menos uno de los “huevos” de Taiwán puede matar a decenas de millones de chinos, quizá más.

El alcance del misil de crucero Yun Feng de Taiwán nunca se ha confirmado públicamente, pero los analistas creen que es de unas 1240 millas, suficiente para alcanzar tanto la capital china como la presa de las Tres Gargantas, la mayor estructura de control de inundaciones del mundo.

La presa china crea un embalse de 39,300 millones de metros cúbicos de agua en el río Yangtze y se encuentra aguas arriba de unos 400 millones de personas. Por lo tanto, casi el 30% de la población china corre el riesgo de una falla catastrófica de la estructura, como la causada por un ataque con misiles. Esto significa que Taiwán posee un arma convencional que tiene el mismo efecto que una nuclear.

Sin embargo, cuando se trata de disuasión, la cantidad cuenta. “China tiene ahora una superioridad significativa sobre Taiwán en términos de aviones de combate y buques de guerra totales”, dijo a Gatestone Richard Fisher, del Centro de Evaluación y Estrategia Internacional. “El Ejército Popular de Liberación puede recurrir a miles de barcazas civiles y a unos 4000 aviones Boeing y Airbus para transportar el grueso de su fuerza de invasión y ocupación a Taiwán”.

Por lo tanto, Taiwán, para disuadir a China, necesita miles de misiles, quizás decenas de miles de ellos. El ritmo de producción de Yun Feng en Taiwán nunca ha sido confirmado públicamente, pero está claro que la república insular no posee ahora un número suficiente de ellos.

Estados Unidos debería haber animado activamente a Taiwán a desarrollar misiles hace dos décadas, pero no lo hizo. La Administración Obama incluso “trató de disuadir activamente a Taiwán de adquirir tales misiles”, dijo Fisher al programa de radio “CBS Eye on the World” de John Batchelor el 21 de este mes.

Ahora, Estados Unidos tiene que ayudar a Taiwán a mejorar la velocidad y el alcance de sus misiles y, por supuesto, a aumentar su número.

Además, Taiwán necesita asegurarse de que China no pueda destruir sus misiles Yun Feng en un ataque inicial. Algunos de los misiles de Taiwán están en lanzadores fijos vulnerables, pero la mayoría están en lanzadores móviles, dijo Fisher a Gatestone.

El 21 de junio, China hizo volar 29 aviones, incluidos seis bombarderos H-6 con capacidad nuclear, a través de la zona de identificación de defensa aérea de Taiwán, la novena incursión de este mes. “El último ejercicio a gran escala del #PLA muestra que la amenaza militar autoritaria de #China es más seria que nunca”, tuiteó el ministro de Asuntos Exteriores de Taiwán, Joseph Wu, desde la cuenta oficial de su ministerio.

Los aviones chinos siguieron una pista a través del espacio aéreo internacional, pero el vuelo del 21 de junio se considera, no obstante, hostil. Estas provocaciones en el espacio aéreo han sido continuas en los últimos meses y siguen a un acto mucho más grave. El 5 de febrero, China sobrevoló con uno de sus aviones directamente una de las islas periféricas de Taiwán, una flagrante violación del espacio aéreo soberano.

“La campaña de intimidación solo va a ser más grande y más audaz”, dijo Fisher a Gatestone, antes de la incursión del 21 de junio.

Hasta ahora, Estados Unidos ha tratado de gestionar la situación en el estrecho de Taiwán evitando enfadar a China. La política estadounidense ha evitado de hecho una invasión, pero funcionó en un periodo generalmente benigno y ese periodo benigno ha pasado claramente.

Ahora, el régimen de China parece querer ir a la guerra. Las duras declaraciones del ministro de Defensa chino, el general Wei Fenghe, en el Diálogo de Shangri-La en Singapur este mes, son una clara advertencia de intenciones hostiles.

China tiene objetivos y Taiwán tiene misiles. Eso se traduce en disuasión si Taiwán deja claro que, en defensa de su soberanía, está dispuesto a cobrar cientos de millones de vidas chinas.

Advertencias de este tipo mantuvieron la paz en Europa durante la Guerra Fría, a pesar de la abrumadora ventaja militar convencional de la Unión Soviética sobre las naciones de Europa Occidental.

Durante décadas, los políticos de Taiwán fueron reacios a hablar de la capacidad de su isla para matar a chinos en grandes cantidades. Ahora, obviamente, piensan que deben hablar, y con fuerza. Amenazar con infligir bajas masivas es quizá la última palanca que tiene Taiwán para mantener la paz en Asia Oriental.

Sí, estamos así de cerca de la guerra.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.