El mesero bromeaba diciendo que no podía ir a casa, luego le sorprende lo que dejan en la mesa

09 de Febrero de 2018 Actualizado: 09 de Febrero de 2018

Estar lejos de tu familia es la parte más difícil de la reubicación. Incluso si el movimiento no te lleva muy lejos, el contacto con tus seres queridos disminuye invariablemente.

Para aquellos que dejan su país de origen, la separación es aún más difícil. Con miles de kilómetros de distancia y una diferencia significativa en las zonas horarias, la comunicación suele ser poco frecuente.

Ben Millar se mudó más de 7.000 km de Irlanda para comenzar una nueva vida en Houston, Texas. Habían pasado unos años desde que había regresado a casa para ver  a su gente.

Mucho había cambiado en su vida mientras vivió en Texas, y estaba desesperado por compartir con su familia en casa. Esperando que todo salieran bien, el costo fue un problema importante que le impidió regresar.

Ben Millar, de 22 años en ese momento, comenzó a conversar con un cliente familiar en el restaurante donde servía mesas

En noviembre de 2016, Ben estaba esperando en una mesa donde un hombre identificado solo como Jeffery estaba sentado con su familia. Tomó su orden y habló con ellos casualmente, mencionando que era originario de Irlanda.

“En broma dije, ‘desearía poder volver tantas veces para ver a mi familia'”, le dijo Ben a ABC. “No pensé en nada de eso, y después todos bromeamos”.

A medida que avanzaba la noche, el mesero le dijo a su mesa de comensales que su novia estaba embarazada de su primer hijo. Una vez que naciera el bebé, quería presentar a su nueva familia que creó a aquella que tiene en Irlanda.

En lo que a Ben se refería, todo era parloteo, y la mesa de clientes hambrientos no estaba pensando demasiado en lo que él les decía.

La familia de Jeffery terminó su comida y pidió la cuenta, dejando un consejo inesperado en un mensaje escrito a mano

Jeffery y su familia pagaron la cuenta y abandonaron el restaurante. Cuando Ben fue a limpiar la mesa, notó que le quedaba una cantidad increíblemente alta como propina: USD 750.

Era lo máximo que alguien en el restaurante había recibido de una sola mesa.

“Con suerte, esto puede llevarte de regreso a Irlanda para las vacaciones. Jeffery”, decía la nota escrita en la orilla del recibo.

El mesero estaba conmovido, y su novia, Taryn Keith, publicó la imagen del recibo en su página de Facebook.

Ben y Keith iban a casarse y el 30 de enero de 2017 dieron la bienvenida a su recién nacido sano

La pareja adora a su hijito, Killian, que luce una melena roja similar a la de su padre.

Si bien no está claro si la familia ya hizo su viaje a Irlanda del Norte, cuando llegue el momento, Ben espera reconectarse con Jeffery y agradecerle por su muy apreciada ayuda.

“Me encantaría si Jeffrey pudiera venir cuando regrese, así puedo mostrarle la verdadera Irlanda del Norte, no solo el aspecto turístico”, dijo Ben a KSL.com.

TE RECOMENDAMOS