El mundo de hoy nos llama a una desintoxicación radical del cuerpo

Los vínculos entre la exposición química y las enfermedades autoinmunes son complejos
Por ANN LOUISE GITTLEMAN
09 de Diciembre de 2019 Actualizado: 09 de Diciembre de 2019

¿Tiene un trastorno autoinmunitario o su tiroides se ha detenido a un ritmo vertiginoso? ¿Esa grasa corporal extra está pegada a ti como si fuera pegamento? Cuando se trata de problemas autoinmunes, una tiroides lenta u otros problemas metabólicos, es hora de centrar la atención en la toxicidad como principal sospechoso.

La toxicidad juega un papel enorme en las tasas de explosión actuales de autoinmunidad, enfermedades neurodegenerativas y obesidad. Los vínculos entre la exposición ambiental acumulativa y las enfermedades autoinmunes son complejos porque nuestros cuerpos están expuestos a innumerables mezclas de toxinas con el paso del tiempo.

Lamentablemente, nuestra desbordada exposición esencialmente equivale a un experimento masivo de salud pública, y uno que usted puede estar pagando con su salud. Las estadísticas hablan por sí solas.

El cáncer y otras enfermedades graves están relacionadas con la exposición a químicos industriales, metales pesados y otras toxinas. Se encontraron vínculos similares con las enfermedades autoinmunes, lo que hace que el sistema inmunológico del cuerpo se dirija erróneamente a las células sanas de todo el cuerpo. La enfermedad autoinmune tiroiditis de Hashimoto es un buen ejemplo, ya que representa hasta el 90 por ciento de los casos de hipotiroidismo. Entre 2013 y 2015, 54 millones de estadounidenses fueron diagnosticados con alguna forma de artritis, gota, lupus o fibromialgia. Más de un tercio de los estadounidenses son obesos, y la incidencia de la diabetes tipo 2 está por las nubes.

Podemos desintoxicar nuestro hígado, nuestra sangre y nuestro tracto intestinal, pero nunca nos adelantaremos a ello a menos que limpiemos y reconstruyamos nuestras células. La célula es el lugar donde todo sucede, ya sea que se trate de la inmunidad o de la salud cerebral, o de avivar los fuegos metabólicos. Si tus células son tóxicas, tienes lo que yo llamo metabolismo tóxico, y ninguna dieta en el mundo funcionará.

Peligros acechan en los lugares extraños

Su agua del grifo puede estar dañando su tiroides. La ingesta de fluoruro bloquea los receptores de yodo en la glándula tiroides, lo cual inhibe la producción de la hormona tiroidea en el cuerpo. Su glándula tiroides usa flúor para producir una “hormona impostora” que desencadena fatiga, depresión, aumento de peso e incluso pérdida de cabello. Para empeorar las cosas, esta hormona charlatana se hace pasar por hormona tiroidea en los análisis de sangre, lo que hace que las deficiencias sean casi imposibles de detectar.

Luego está el glifosato. El glifosato es la principal sustancia química en el famoso herbicida Roundup y cada vez hay más pruebas de que daña el cuerpo por varios mecanismos diferentes. Además de ser cancerígeno, es un disruptor endocrino y un importante quelante de metales. Esto significa que se une fuertemente a metales como el mercurio y el aluminio y los lleva directamente al cerebro.

En términos de resistencia a la pérdida de peso, las sustancias químicas que interrumpen el proceso endocrino (EDS) apagan la tiroides y engañan al cuerpo para que almacene el exceso de grasa. Los disruptores endocrinos son tan buenos en esto que se han ganado el apodo de “obesógenos”. El aumento de la grasa corporal significa que se pueden almacenar más toxinas, pero esto empeora. El glifosato hace que otros químicos sean aún más tóxicos al bloquear ciertas vías enzimáticas en su hígado que desintoxican los compuestos dañinos. Estas vías bloqueadas también impiden que el hígado convierta la vitamina D en su forma activa, contribuyendo así a la deficiencia de vitamina D.

El glifosato es sólo un disruptor endocrino: estamos expuestos a muchos otros todos los días. La ciencia ha demostrado que las alteraciones inmuno neuroendocrinas, como las causadas por las SAE, preceden al inicio de la enfermedad autoinmune. Su teléfono celular, medidor inteligente, computadora y otra tecnología pueden estar intensificando el problema.

Una serie de enfermedades modernas se han relacionado científicamente con las alteraciones fisiológicas causadas por los campos electromagnéticos artificiales (CEM). Estos campos hacen que las membranas celulares pierdan iones de calcio, lo que conduce a disfunciones de los neurotransmisores e interrumpe la comunicación hormonal. Los CEM producen estrés oxidativo y dañan el ADN, lo que aumenta la producción de las hormonas del estrés cortisol y adrenalina. El cortisol alto lleva a un aumento del nivel de azúcar e insulina en la sangre y a un aumento de la grasa abdominal.

La amarga verdad sobre la desintoxicación

Ante todos estos ataques tóxicos, necesitas un arma secreta, así que te daré una ahora mismo: alimentos amargos. Además de ser el antídoto contra la “dulce adicción”, los amargos son un alimento de desintoxicación importante pero olvidado y ya no es hora de traerlos de vuelta. Un sorprendente número de sus comidas favoritas están clasificadas como “amargos”: alcachofas, espárragos, toronjas y té de diente de león, e incluso café y cacao.

Una cosa que hace que el amargo sea una bendición nutricional es que ayuda a restaurar la vesícula biliar y, lo que es más importante, el flujo saludable de la bilis. La enfermedad de la vesícula biliar es a menudo un síntoma de un problema más grave: la bilis congestionada. La razón por la que muchas personas están perdiendo la vesícula biliar es que han desarrollado una bilis espesa, fangosa y congestionada que literalmente estropea el trabajo. ¿Por qué es importante la bilis? Es un vehículo de desintoxicación crucial, ¡y casi nadie habla de ello!

La bilis se une y transporta una multitud de toxinas fuera del cuerpo a través de los intestinos: metales pesados, medicamentos, exceso de hormonas, productos químicos, conservantes de alimentos, pesticidas, inhibidores de combustión, y otros similares. La bilis es lo que elimina las toxinas que el hígado acumula. Un número alarmante de personas tienen problemas de bilis y vesícula biliar, pero no son conscientes de ello. Entre otras cosas, la bilis tóxica puede arrastrar la tiroides.

Un estudio finlandés mostró que el hipotiroidismo es siete veces más probable en personas con flujo biliar reducido [v].

No es de extrañar que la lenta bilis y la acumulación de grasa corporal vayan de la mano. Si su bilis es gruesa y no fluye libremente, todo ese lodo permanece en su sistema y el exceso de toxinas se estaciona en sus células grasas. Y usted tendrá muchas porque, sin la bilis adecuada, su tracto digestivo no puede descomponer adecuadamente las grasas en formas que su cuerpo puede utilizar, por lo que no tiene otra opción que almacenarlas.

El mundo tóxico de hoy exige un enfoque radicalmente nuevo. Mi último libro “Radical Metabolism” (publicado el 28 de agosto de 2018) aborda la toxicidad como un factor primordial en problemas de salud crónicos como el de Hashimoto, diabetes tipo 2 y otros, y su objetivo es abordar el problema a nivel celular. El “metabolismo radical” recupera el poder curativo de los amargos y de las grasas “prohibidas” que reparan específicamente las membranas celulares y mitocondriales. El libro trata sobre cómo alimentar tres tejidos metabólicamente activos que ni siquiera sabías que tenías, cada uno con diferentes requerimientos nutricionales.

Hoy en día, es imposible evitar todos los agentes que comprometen la salud, pero con diligencia y mayor conciencia, usted puede reducir sustancialmente su exposición, comenzando justo donde está. Nunca es demasiado tarde. Independientemente de su edad, estado de salud o situación, su cuerpo quiere estar sano y posee una inmensa capacidad de autocuración. Incluso los pequeños cambios que se hacen consistentemente a lo largo del tiempo pueden hacer una gran diferencia.

Ann Louise Gittleman, Ph.D., CNS, es una autora de más de 30 libros, incluyendo “Radical Metabolism”. Ella es una visionaria de la nutrición y marcadora de tendencias en la primera línea de la nutrición. Para más información, por favor visite su sitio web. Este artículo fue publicado originalmente en GreenMedinfo.com. Suscríbase al boletín informativo gratuito.

Descubre

Vivió 15 años con dolor y ahora viaja compartiendo el hallazgo que le cambió la vida

TE RECOMENDAMOS