El mundo se beneficiará si se domestica al régimen chino

Por William Brooks
24 de Agosto de 2019 Actualizado: 24 de Agosto de 2019

La semana pasada, dos artículos sobre nuestra relación con China me llamaron la atención en las páginas de opinión de The Globe and Mail.

El primer artículo, de Minxin Pei, profesor de administración pública en Claremont McKenna College en California, se titulaba: “Hong Kong no debe convertirse en Tiananmen”. El segundo era del reportero de economía del Globo, David Parkinson, y titulaba: “EE.UU. está en rumbo de colisión con China – Canadá podría ser golpeado”. En ambos casos, los autores insinuaron que, ya sea que vivamos en Hong Kong, Canadá o Estados Unidos, debemos ser muy cautelosos a la hora de desafiar al régimen de Beijing, especialmente en lo que se refiere a las reacciones que podrían perturbar el comercio y conducir a una recesión económica.

Pei señaló que, a pesar que Beijing dejó de lado su controvertido proyecto de ley de extradición, el movimiento a favor de la democracia de Hong Kong continúa realizando manifestaciones y alterando la vida cotidiana. Sus acciones, dijo, probablemente incitarán a los líderes chinos a restaurar la autoridad del gobierno por la fuerza. Una represión al estilo de Tiananmen, afirma, tendría graves consecuencias económicas. “La economía de Hong Kong -un puente crítico entre China y el resto del mundo- se derrumbaría casi instantáneamente”, escribió.

Parkinson habló sobre un claro e inminente peligro en la resistencia del presidente estadounidense Donald Trump a las prácticas comerciales chinas. Se burló de la visión de la administración Trump de China en considerarla como un “enemigo económico”. “Este miedo a China, y a la determinación de contenerla, nos ha llevado a este juego de alto riesgo”, escribió. “La estabilidad de la economía mundial pende de un hilo”.

Manifestantes caminan delante de un graffiti durante un mitin en Chartered Garden en Hong Kong, China, el 16 de agosto de 2019. Desde el 9 de junio, los manifestantes a favor de la democracia se manifiestan en las calles de Hong Kong contra un controvertido proyecto de ley de extradición. (Anthony Kwan/Getty Images)

Debido a que toda la atención está puesta en las preocupaciones comerciales a corto plazo y en los pronósticos económicos inquietantes, olvidamos la historia muy real de violencia revolucionaria del comunismo totalitario de China.

Desde la visita de buena voluntad de Richard Nixon en 1972, hasta la entrega británica de Hong Kong en 1997 y la aceptación de China en la Organización Mundial del Comercio en 2001, los intelectuales occidentales hicieron todo lo posible por pasar por alto la clara inclinación del régimen comunista chino por la hegemonía mundial. Nuestras ilusiones sobre la “equivalencia moral” y la “convergencia” están tan equivocadas ahora como lo estaban durante nuestra lucha con la antigua Unión Soviética. Las concesiones generosas e incondicionales siempre han servido para confirmar a los tiranos en su búsqueda del poder.

A principios de este verano recibí una carta de un antiguo colega que estuvo trabajando en Hong Kong durante unos 15 años. Se refirió a que “literalmente hay millones de personas” pasando por su puerta en su camino desde el punto de reunión en Victoria Park para hacer la manifestación frente a las oficinas del gobierno a menos de un kilómetro de distancia. Estas fueron las mayores manifestaciones que había visto en su vida, recalcó.

El mismo corresponsal escribió que los arrestos y encarcelamientos que son la norma en China continental se han convertido ahora en una característica permanente del método del régimen en Hong Kong.

Nadie está sugiriendo que vayamos a la guerra contra la República Popular China o que tomemos medidas que provoquen una recesión mundial. Pero quizás los escritores de opinión y los analistas de noticias podrían dar un poco más de crédito a los que se resisten a la tiranía sobre el terreno y en la arena política. La administración Trump parece dispuesta a arriesgar su capital político para llevar a que China implemente prácticas comerciales más justas. Los ciudadanos de Hong Kong parecen dispuestos a arriesgar sus vidas por el tipo de libertad que alguna vez conocieron bajo la protección británica.

Es hora que nos recordemos a nosotros mismos que tanto la posición moral como la económica tienen un peso enorme entre las personas de buena voluntad. Los argumentos morales y las acciones en defensa de la libertad humana han penetrado las fronteras incluso de los regímenes más despóticos. Fuimos testigos de esto durante nuestra larga y finalmente exitosa lucha contra el Imperio Soviético.

Permitirnos estar convencidos de que somos nuestro peor enemigo o preocuparnos por cuál podría ser el próximo objetivo de China no es un camino viable para las fuerzas de la libertad. Puede haber costos a corto plazo vinculados por domesticar a un régimen tiránico, pero la resistencia vale la pena para arriesgarse por un futuro más seguro.

William Brooks es un escritor y educador radicado en Montreal. Actualmente se desempeña como editor de “Una Conversación Civilizada” para la Sociedad Civitas de Canadá y es colaborador de La Gran Época.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

A continuación

Cómo el régimen comunista negó la responsabilidad de todas sus masacres

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS