El olor y el sonido de las rosas

Por MICHAEL KUREK
30 de Abril de 2021
Actualizado: 30 de Abril de 2021

Es esa época del año en la que me gusta pasear por mi jardín, algo que de alguna manera se asemeja a la creatividad para componer música. De hecho, varios grandes compositores han amado la flora de la naturaleza y han respondido con música. Sería estupendo explorar algunas composiciones inspiradas en las flores, pero primero deberíamos analizar el terreno en el que crecen, los métodos de trabajo de los compositores.

Cuando se piensa en esto, es bastante sorprendente que las flores puedan transformarse de alguna manera en música. Pintar un cuadro de flores es una cosa, pero otra muy distinta es transformarlas en algo totalmente diferente: el sonido. Las flores deben entrar por los ojos y la nariz del compositor y, por alguna alquimia, salir como una música encantadora, con toda la delicadeza y la gracia de los pétalos rosados. Algunos compositores parecen poseer la habilidad de transformación que deseaba Frances Hodgson Burnett en “El jardín secreto”: “Estoy segura que hay Magia en todo, solo que no tenemos el suficiente sentido común para apoderarnos de ella y hacer que haga cosas por nosotros”.

Algunos compositores se han inspirado en la magia de la naturaleza.
(Isa Marinescu / Pixabay)

En la naturaleza

¿Cómo se produce esta metamorfosis? Si hay una fórmula, es ésta: Los compositores de la música de la naturaleza suelen ser los compositores que se sumergen físicamente en ella. Por mencionar solo algunos ejemplos, Beethoven era muy conocido por sus paseos diarios por los bosques de Viena. Allí escribió gran parte de su sexta sinfonía en 1808 y la tituló personalmente “Sinfonía pastoral o recuerdos de la vida en el campo”.

En una carta de 1810, Beethoven escribió: “Cuánto me encantaría pasear durante un tiempo por los arbustos, los bosques, bajo los árboles, entre la hierba y alrededor de las rocas. Nadie puede amar el campo tanto como yo. Porque seguramente los bosques, los árboles y las rocas producen el eco que el hombre desea escuchar”.

Aquí Beethoven acuñó una palabra útil para describir cómo se produce la transformación: “eco”. Si un compositor grita “naturaleza” desde lo alto de un precipicio y escucha con mucha atención, quizá la música sea el eco que responda.

El compositor que tan exquisitamente captó el paisaje noruego, Edvard Grieg, no podía escribir una nota en la ciudad. Decía que solo podía componer en el bello paraje de su escapada al campo, Troldhaugen (“la colina de los trolls”), en Bergen, Noruega, donde tenía una pequeña cabaña para componer que hoy se puede visitar.

Mahler tenía dos cabañas de composición similares en Austria, ambas también son museos ahora, una en el campo cerca de Carintia, y otra junto al lago en Maiernigg. Apenas tenían espacio para un piano y un escritorio y una silla en el interior, además de una ventana con vistas, lo que le permitía concentrarse en la naturaleza y en la composición sin distracción.

La cabaña de composición de Gustav Mahler en Maiernigg, a orillas del Wörthersee, en Carintia. (OboeCrack/CC BY-SA 3.0)
La cabaña de composición de Gustav Mahler en Steinbach, en el lago Attersee, en Austria. (Thomas Ledl / CC BY-SA 3.0)

Sin embargo, no he podido encontrar ningún registro de grandes compositores que realmente cuidaran jardines y cultivaran sus propias flores. Quizá estaban demasiado ocupados componiendo la banda sonora de las flores que ya estaban allí.

Un ramo primaveral de rosas musicales

Calmemos nuestros espíritus y dediquemos tiempo a detenernos a escuchar las rosas. Elegí para ustedes este ramillete de las más fragantes flores musicales:

‘A Spotless Rose’ de Herbert Howells

Uno de esos compositores ingleses desafiantes y tradicionales del siglo XX fue Herbert Howells (1892-1983), más conocido por su magnífica música de iglesia, incluido este motete coral a cappella.

El texto original de “A Spotless Rose” era el alemán “Es ist ein Ros entsprungen”, que suele traducirse como “Una rosa impecable”. Recibió una traducción al inglés diferente por parte de la escritora de himnos inglesa Catherine Winkworth. Howell escribió este ajuste musical de la traducción de Winkworth en 1919. Es un texto mariano, que comienza “Una rosa inmaculada está soplando/ Brotando de una tierna raíz/ De antiguos videntes que presagian/ El fruto prometido de Jesse”. Howells dijo: “La escribí y se la dediqué a mi madre; siempre me emociona cuando la escucho, como si la hubiera escrito otra persona”.

‘Les Roses d’Ispahan’, Op. 39, nº 4 de Gabrielle Fauré

Esta hermosa canción artística de 1884 de la compositora francesa Gabrielle Fauré (1845-1924) usa un texto del poeta francés Leconte de Lisle, que compara el suave aliento de su amada Leilah con la fragancia de las rosas:

Las rosas de Isfahan en sus envolturas de musgo,
Los jazmines de Mosul, el azahar
Tienen una fragancia menos fresca y un aroma menos dulce,
¡Oh, pálida Leilah, que suave aliento!

“To a Wild Rose” de Edward McDowell

Esta dulce pieza de estilo canción de cuna, originalmente solo para piano, fue la primera pieza de los “Diez bocetos de bosque” del compositor, Op. 51, escrita en 1896. McDowell tenía un amor especial por las rosas y cuando murió fue enterrado bajo una roca rodeada de rosales. Posteriormente, se creó una versión vocal de la pieza con letra de Helen Jane Long, que a veces se escucha en recitales vocales. Como instrumental pop, incluso fue grabada por Nat King Cole.

“Roses from the South” Op. 388 de Johann Strauss Jr.

Entre los más de 500 valses y danzas del “Rey del Vals” que nos dio “El bello Danubio azul”, este vals lírico se encuentra en el primer nivel y todavía se interpreta regularmente en Viena. El “sur” del título alude a la opereta de Strauss de la que se tomaron las melodías del vals, “El pañuelo de encaje de la reina”, con una historia derivada de Cervantes y ambientada en Portugal.

“Little Rose of the Field” D. 257 de Franz Schubert

Esta encantadora canción de Schubert (compuesta para un poema de Johann Wolfgang von Goethe publicado en 1789) cuenta la historia del amor no correspondido de un joven por una chica que se personifica como una pequeña rosa en el campo. Él quiere tomar la rosa, pero se pincha el dedo con su espina.

(Gordon Griffiths)

El compositor estadounidense Michael Kurek es el autor del álbum clásico número 1 de Billboard “The Sea Knows“. Ganador de numerosos premios de composición, incluido el prestigioso Premio de la Academia de las Artes y las Letras de Estados Unidos, formó parte del Comité de Nominaciones de la Academia de la Grabación para los premios Grammy de música clásica. Es profesor emérito de composición en la Universidad de Vanderbilt. Para más información y música, visite MichaelKurek.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS