El papel de Hillary Clinton en la investigación de fenómenos aéreos no identificados

16 de Julio de 2016 Actualizado: 17 de Julio de 2016

BRANTFORD, Canadá — Hillary Clinton desempeñó en los años 90 un papel clave como Primera Dama, en un esfuerzo por revelar información clasificada del gobierno sobre fenómenos aéreos no identificados (UAP, el nuevo término preferido para objetos voladores no identificados o UFOs). Ahora, Clinton y su Director de campaña, John Podesta, han hablado sobre hacer público cualquier archivo restante confidencial de UAP, si es elegida Presidente.

Es un enfoque sin precedentes para un tema controvertido de una campaña presidencial. Y aunque está lejos de ser un punto importante de la campaña de Clinton, llamó la atención de muchos que vienen pidiendo desde hace tiempo se revelen esos archivos.

Entre los temas tratados por un panel de expertos en materia de divulgación UAP en Brantford, Canadá, el 25 de junio, estuvo el del poder pasado y futuro que tenía Clinton, — para liberar tal clasificada información.

Interés de Clinton en UAP como Primera Dama

Clinton tuvo un importante, pero restringido papel en impulsar la divulgación relacionada con UAP cuando su esposo, Bill Clinton, fue presidente en los años 90.

Grant Cameron, un destacado investigador canadiense en UAP que estuvo en el panel, ha profundizado en las pilas de documentos recibidos a través del Acta de Liberación Informativa (FOIA). Algunos de esos documentos, los llamados “archivos de Rockefeller”, se refieren al gran impulso del filántropo multimillonario y empresario Laurance Rockefeller para divulgarlos durante la administración de Bill Clinton.

“Todo lo que salía del Rockefeller… [y] volvía al Rockefeller, pasaba por la oficina de la Primera Dama”, dijo Cameron. “La razón por la que Hillary Clinton estuvo involucrada se debió a que… ella no era oficial; ella realmente pudo tomar el material y mostrárselo al Presidente sin que este fuera [oficialmente] involucrado en el tema”.

– Grant Cameron, investigador UAP

Durante sus vacaciones en agosto de 1995, los Clinton visitaron a Rockefeller en su rancho en las afueras de Jackson Hole, Wyoming. Una foto tomada durante la visita muestra a Hillary Clinton, sosteniendo un libro sobre extraterrestres, “¿Estamos solos?” por el físico Paul Davies, mientras caminaba con Rockefeller.

Hillary Clinton con Laurance S. Rockefeller en Jackson Hole, Wyoming, 1995. Bajo el brazo la ex primera dama llevaba una copia del libro "¿Estamos solos ?: implicaciones filosóficas del descubrimiento de vida extraterrestre", por Paul Davies. (Crédito: Biblioteca Presidencial Clinton)
Hillary Clinton con Laurance S. Rockefeller en Jackson Hole, Wyoming, 1995. Bajo el brazo la ex primera dama llevaba una copia del libro “¿Estamos solos ?: implicaciones filosóficas del descubrimiento de vida extraterrestre”, por Paul Davies. (Crédito: Biblioteca Presidencial Clinton)

Una carta fechada 1 de Nov., 1995, del abogado de Rockefeller, Henry Diamond, a Jack Gibbons, asesor científico del presidente de 1993 a 1998, se refiere a un documento adjunto: “Un proyecto de carta al Presidente, que Laurance ha estado discutiendo con la señora Clinton y su personal”.

Un comunicado de Gibbons a Rockefeller, fechado el 5 de febrero de 1996 declara: “Usted indicó que mantengamos informada a la oficina de la Primera Dama, y así lo haremos”.

Miles de documentos relacionados con la UAP fueron desclasificados durante la administración de Bill Clinton. Pero algunos creen que la mayoría de documentos siguen enterrados y ellos solicitan más revelación.

Podesta dijo durante una entrevista de televisión en KLAS: “Todavía hay documentos clasificados que pueden ser desclasificados”.

Pero Chris Mellon, que tenía la autorización de seguridad de alto nivel en el Departamento de Defensa (DoD), durante la administración de Clinton, dijo que Hillary Clinton probablemente no encuentre mucho de interés si los investiga nuevamente.

“Dudo mucho que el Departamento de Defensa o cualquier otra agencia del gobierno esté ocultando información OVNI”, dijo en mayo en una entrevista con el autor Leslie Kean. “Participé en una revisión exhaustiva de los programas negros del DoD… Visité el Área 51 y otras instalaciones militares, de inteligencia y de investigación. Durante todos esos años, nunca detecté el más leve indicio de interés del gobierno o en la participación de ovnis”.

Habilidad de Clinton para exponer información como Secretaria de Estado o Presidente

Mellon discutió la incapacidad de los funcionarios de la Casa Blanca para penetrar en los secretos del Departamento de Defensa, y señaló que, como Secretaria de Estado, a Clinton no le era posible un acceso a fondo.

Él le dijo a Kean: “Recuerdo casos en los que funcionarios de la Casa Blanca buscaron sesiones de información sobre programas del Departamento de Defensa altamente compartimentados y se les negaron rotundamente. El acceso a este tipo de programas es en base a la necesidad de saber. En general, fuera del Departamento de Defensa, incluyendo al Secretario de Estado se considera que nadie tiene la necesidad de estar al tanto. Funcionarios como John Podesta y la Secretaria Clinton pudieron servir fácilmente desde hace años en puestos de responsabilidad y ser ávidos consumidores de análisis de inteligencia clasificada, pero nunca tuvieron acceso a los programas compartidos con el Departamento de Defensa”.

– Chris Mellon, ex funcionario de seguridad federal

Algunos investigadores piensan que la UAP- en caso de haber oculta información profunda sobre los extraterrestres, incluso los presidentes pueden haber tenido conocimiento limitado o ningún conocimiento al respecto. Las administraciones se cambian con frecuencia, mientras quienes trabajan en los programas del Departamento de Defensa en negro, por ejemplo, pueden atravesar múltiples administraciones. Los que trabajan en programas negros pueden guardar durante décadas los secretos presidenciales si no se considera a los presidentes la “necesidad que de conocer estos temas”, según los investigadores de la UAP.

Sin embargo, Cameron afirmó que los presidentes pueden empujar a través de todas las barreras del secreto. Se refirió la orden ejecutiva 8381, escrita en marzo de 1940 por el presidente Franklin Roosevelt, que estableció de cómo el gobierno debe manejar la información clasificada.

Cameron resumió: “Todo secreto y toda clasificación, excepto en secretos de energía atómica, pasan a través de la Oficina Ejecutiva del Presidente. El Presidente es quien ejecuta el esquema”.

Roosevelt creó las clasificaciones de: “restringida”, “confidencial” y “secreta”. El presidente Harry Truman añadió “alto secreto”, y el presidente Dwight Eisenhower añadió “seguridad nacional”.

Cameron dijo: “El Presidente construyó esta ‘caja secreta’, y la misma organización que la construyó puede desmontarla. El Presidente, lo digo ahora, el programa se está ejecutando”.

Las declaraciones de Hillary Clinton sobre el tema fueron hechas para varios medios de comunicación. Ella dijo dicho programa de entrevistas de Jimmy Kimmel, por ejemplo, “Me gustaría ir a esos archivos, y que le llegue a la mayor cantidad de público posible”. Ella calificó a la declaración, diciendo que liberaría la información, “a menos que sea una amenaza para la seguridad nacional”.

Ella fue tan lejos como para decirle al ConwayDailySun, “Creo que ya pudo haber sido [visitado]. No lo sabemos a ciencia cierta”.

Clinton debe mantener esa posición, a diferencia de su posición sobre el libre comercio, la que muchas veces ha cambiado, siendo presidente, ella podría por fin responder a la pregunta: “¿Están ahí fuera?”


En Explorando Enigmas, La Gran Época explora e investiga temas relacionados con los fenómenos y teorías que desafían nuestro conocimiento actual. Profundiza ideas que estimulan la imaginación y abren a nuevas posibilidades. En la sección de comentarios comparta con nosotros sus ideas sobre estos temas a veces polémicos.

Siga @TaraMacIsaac en Twitter y en Facebook. Visite y suscribirse al boletín de noticias de La Gran Época, para que continúe explorando ¡antiguos misterios y las nuevas fronteras de la ciencia!

TE RECOMENDAMOS