El Partido Comunista Chino debe pagar

El mundo debe hacer pagar a China de manera que la dirección del Partido no pueda evitar su condena
Por James Gorrie
14 de Abril de 2020
Actualizado: 15 de Abril de 2020

Comentario

A pesar de que la campaña de propaganda en curso de China niega la responsabilidad de la pandemia mundial producida por el virus del PCCh, no hay absolutamente ninguna duda sobre el origen del virus.

Vino de China, de la ciudad de Wuhan, para ser precisos.

Además, el mundo también sabe con una precisión mortal cuánto tiempo el Partido Comunista Chino (PCCh) permitió a sus ciudadanos infectados viajar a Europa, América del Norte y a otros lugares. Fueron casi dos meses de negaciones y mentiras, desde el momento en que Beijing supo del brote en Wuhan hasta que se establecieron restricciones de viaje.

En una palabra, China infectó deliberadamente al mundo con su virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus. Al hacerlo, ha descarrilado efectivamente, si no destruido, la economía global. Millones de empresas y pequeñas empresas están cerrando. Cientos de millones de personas en todo el mundo han perdido o perderán sus trabajos y medios de vida.

Si no se supiera mejor, se podría concluir que el régimen chino ha declarado la guerra a Occidente y, en particular, a Estados Unidos. Considere, por el momento, que pocos otros actos de guerra podrían infligir un daño tan extendido y duradero como el que el virus del PCCh ha logrado producir en solo unas pocas semanas.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Y lo ha hecho sin tener que disparar un solo tiro.

La gran apuesta de Beijing para armarse con el virus

¿De dónde vino el virus?

¿Salió del mercado húmedo de Wuhan?

Aunque quedan dudas sobre el origen exacto del virus, por el momento, eso es una cuestión secundaria. (Tal vez por eso están censurando la investigación sobre sus orígenes). Pero independientemente de cómo surgió el virus del PCCh, lo que es evidente es que el virus fue armado por Beijing.

Pero, ¿por qué los líderes del partido harían tal cosa?

¿Qué otra explicación hay para el PCCh que le permita extenderse al resto del mundo? ¿No se dieron cuenta de que al infectar al resto del mundo, eso también aplastaría su economía?

Por supuesto que lo sabían.

El secreto a voces es que la economía china ya estaba en crisis mucho antes de que el virus apareciera a finales de 2019. Los aranceles del presidente Trump nivelando el campo de juego y por lo tanto eliminando las ventajas competitivas de China de mano de obra esclava, subsidios masivos de industrias y transferencias forzadas de tecnología, estaban destruyendo los procesos de manufactura altamente ineficientes de China.

Pero incluso antes de eso, las compañías occidentales ya se estaban yendo de China. Como escribí en mi libro, “La crisis de China“, en 2012, el modelo económico del “capitalismo caníbal” de China era completamente insostenible. Calculé que China alcanzaría un punto de crisis en un lapso de cinco a siete años y que el Partido llevaría al mundo a una Gran Depresión para salvarse.

Y aquí estamos.

China está hundiendo la economía mundial porque su propio modelo de desarrollo es simplemente insostenible.

Haciendo responsable a China

China no es solo un “competidor estratégico” o incluso un adversario. Las duras realidades merecen expresarse claramente. El PCCh es un régimen malvado, destructivo e inhumano que representa una amenaza mortal para el mundo civilizado.

El mundo civilizado, por lo tanto, debe responsabilizar al régimen chino por sus acciones.

Una censura pública en la ONU o cualquier otro tipo de gesto diplomático no tiene sentido. Necesitamos tomar medidas mucho más serias y drásticas. El mundo occidental, que, en última instancia, son las naciones que crearon la China moderna, debe hacer que el PCCh literalmente pague por lo que le ha hecho al mundo.

El PCCh es directamente responsable de la destrucción de las economías de América del Norte, Europa y Asia, y del sufrimiento de miles de millones de personas. Muchos millones han perdido sus empleos, sus ahorros y, muy probablemente, habrán perdido sus hogares en poco tiempo. Estamos, literalmente, al borde de una depresión global.

China no debe beneficiarse de sus acciones contra el mundo de ninguna manera, ni de sus esfuerzos por pasar la culpa a otros. Por el contrario, debe pagar por destruir el mundo que solíamos conocer. El PCCh debe pagar y depende de nosotros, el resto del mundo, hacer que lo hagan.

Hacer que China pague en todos los sentidos

Algunos, como el representante Jim Banks y la senadora Martha McSally, han sugerido que Trump debería obligar a China a “perdonar” los USD 1.1 billones que tienen en los bonos del Tesoro de Estados Unidos. Ese es un buen comienzo. Pero el daño supera con creces esa cantidad.

Una opción adicional sería incautar de inmediato los activos extranjeros de China. Todos ellos. Eso significa propiedades y activos desde Vancouver hasta Manhattan, desde San Francisco hasta Boston, en Londres, París, Milán y Roma, y Tokio, y en todas las partes del mundo que China cómodamente infectó con el virus.

Tal incautación de activos incluso incluiría, y especialmente, los activos personales del PCCh. Todos los miembros del partido deben tener todas sus cuentas bancarias y de corretaje extraterritoriales congeladas.

Además, se debe denegar todo acceso a los mercados de capitales. Las casas y propiedades de inversión extranjeras podrían confiscarse, incautarse las tenencias de acciones y bonos, todos los demás intereses comerciales y cualquier otra forma de inversión fuera de China deberían ser considerados ilegales por el país anfitrión y se les debería quitar.

Eso también incluiría cada acuerdo tecnológico, cada acuerdo comercial, cada envío de alimentos, materias primas, propiedad intelectual y todo lo que respalde la existencia del actual gobierno asesino en Beijing. Estamos gastando billones para apoyar nuestras economías en Estados Unidos y Europa ahora, entonces, ¿cuál es la diferencia?

Toda fuente de valor, ingresos, apalancamiento y acceso político debe ser despojada del PCCh. Todos los nombramientos académicos, la coordinación científica, la fabricación y los laboratorios deben tomarse de aquellos que tienen vínculos con China continental. Cuando el PCCh esté fuera del poder, discutiremos la devolución de esos activos.

La China comunista ha demostrado que no tiene lugar entre la familia de las naciones. Los matones en Beijing creen que pueden destruir a Occidente dejando que el virus se propague. Es hora de privar al liderazgo del PCCh de sus recursos financieros y fuentes de ingresos internacionales. Permítales vender sus productos de trabajo esclavo a Kazajistán, Irán y Zanzíbar, y ver qué tan bien les va.

Esto debe hacerse lo antes posible. Luego, deje que el liderazgo del PCCh enfrente a su gente.

James Gorrie es escritor y orador en el sur de California. Es autor de “La crisis de China”.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

La cronología del encubrimiento del COVID-19 hecho por el régimen chino

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS