El PCCh es el gran perdedor en los “juegos del genocidio”

Si estos Juegos han mostrado al mundo algo sobre China, no es lo que Beijing esperaba que fuera
Por James Gorrie
18 de Febrero de 2022 6:16 PM Actualizado: 18 de Febrero de 2022 6:16 PM

Opinión

Los Juegos Olímpicos aún no han terminado, pero en lo que respecta a la esperanza de Beijing de un aumentar su prestigio internacional, los Juegos están realmente acabados.

La organización de los Juegos Olímpicos de Invierno no está resultando ser el constructor de la reputación global que el Partido Comunista Chino (PCCh) esperaba o esperaba que fuera. Tratar a los atletas como uigures parece ser el estilo de Beijing: los viejos hábitos son difíciles de erradicar.

Un desastre de relaciones públicas

Claro, los Juegos de Beijing son un guiño a la enorme influencia global de China, pero también se han convertido en una plataforma para mostrarle al mundo la cara desagradable del PCCh.

Desde una perspectiva de relaciones públicas, los Juegos han sido un desastre. Algunos de los problemas que han surgido podrían haberse anticipado fácilmente, pero probablemente no se hayan evitado.

De hecho, los problemas de Beijing comenzaron incluso antes de que comenzaran los Juegos.

Por ejemplo, Beijing se vio afectada por otro brote del virus del PCCh antes de que comenzaran los Juegos. La respuesta del PCCh fue cerrar ciertas áreas, así como a ciudades enteras, afectadas por el brote.

Villa olímpica de Yanqing en Pekín
Una vista general de la Villa Olímpica de los Juegos de Invierno de Beijing 2022 en el Centro Nacional de Deslizamiento en el distrito de Yanqing, Beijing, el 3 de febrero de 2022. (Daniel Mihailescu/AFP a través de Getty Images)

Para empeorar las cosas, también se produjo un segundo brote de una cepa hemorrágica del virus—¿o quizás una diferente?

Francamente, cualquiera de las razones o ambas deberían haber sido motivo para cancelar los Juegos.

Pero, por alguna razón, esos Juegos comenzaron según lo programado. Como era de esperar, desde entonces, los atletas han contraído la enfermedad y se han perdido los eventos.

Piense en esa situación: usted es un atleta que dedicó años de entrenamiento y sacrificio para competir en los Juegos Olímpicos, solo para perder su oportunidad al contraer una enfermedad que habría sido creada por el mismo país al que se le permitió organizar los Juegos.

Por supuesto, todas las naciones anfitrionas corren el riesgo de cometer errores y quedar en ridículo porque ocurren cosas inesperadas. Pero que los atletas se contagien del virus del PCCh, sean puestos en cuarentena y se pierdan sus pruebas porque los Juegos se celebran en China—el origen de la pandemia—no es una de ellas.

¿Alguien esperaba que eso no pasara?

Los “Juegos del Genocidio

Incluso las ceremonias de apertura resultaron ser un desastre.

A la luz del abuso sin igual de Beijing contra los uigures en Xinjiang, el PCCh debe haber pensado que usar a una esquiadora de fondo de la etnia uigur, Dinigeer Yilamujiang, para iniciar los Juegos ayudaría a rehacer la imagen global de China.

Uno puede preguntarse qué clase de “reconstrucción” tenía en mente el PCCh.

¿Iba el mundo a creer de repente que la China comunista es un país digno de admiración o incluso de emulación?

Como era de esperar, ese truco idiota tuvo el efecto contrario.

Los atletas chinos portadores de la antorcha Dinigeer Yilamujiang y Zhao Jiawen sostienen la llama olímpica durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022 en el Estadio Nacional, el 4 de febrero de 2022 en Beijing, China. (Lintao Zhang/Getty Images)

El encendido de la antorcha olímpica por parte de Yilamujiang literalmente puso de relieve el trato brutal que el PCCh le da a esa minoría. También dio pie al término despectivo, “Juegos del Genocidio“, con el que ahora se hace referencia comúnmente a los Juegos Olímpicos de Beijing 2022, que es tan correcto y apropiado como debería serlo.

Con toda razón, el PCCh fue objeto de burlas en todo el mundo por ese tipo particular de estupidez.

Uno se pregunta cómo alguien en el comité de planificación olímpica del PCCh podría haber imaginado que tal acto tendría un efecto distinto al que tuvo.

Evidentemente, ese es el tipo de decisiones que se toman cuando solo importa una voz, la del Partido.

Quizás no sea tan irónico, que luego de terminar en el puesto 43 en su prueba, al igual que más de un millón de sus compatriotas uigures, Yilamujiang simplemente desapareciera y no se le haya vuelto a ver desde entonces.

¿Quién los está viendo?

Un punto positivo—si pudiera describirse como tal—es el hecho de que estos Juegos están sufriendo un nivel de audiencia terriblemente baja. La mayor parte del mundo simplemente no los están viendo, con aproximadamente la mitad de los espectadores que en los últimos Juegos Olímpicos de Invierno.

Pero para aquellos que sí los ven, el PCCh está mostrando cuán asustado está realmente. Ese puede ser el resultado más importante de estos Juegos Olímpicos.

Describir al PCCh como temeroso puede no parecer racional, ya que la gran mayoría de los 1400 millones de habitantes de China le temen al Partido.

Pero en realidad es así.

El PCCh tiene miedo de todos y de todo.

¿Por qué otra razón aparte del miedo el Partido consideraría necesario censurar a la portadora de la antorcha Yilamujiang, a la campeona china de tenis Peng Shuai y a la medallista de oro en esquí libre Eileen Gu?

El PCCh censura a estas jóvenes atletas por una simple razón: temen a lo que digan estas jóvenes.

Los líderes del Partido le están mostrando al mundo que no son lo suficientemente fuertes como para manejar las opiniones de unas pocas atletas femeninas.

Esa es la mayor victoria de estos Juegos hasta ahora.

Un líder frágil e inadecuado

En un nivel más personal, ¿imagina cuán frágil debe sentirse un líder nacional—un dictador absoluto, nada menos—que no puede resistir ni la más mínima crítica de un grupo de mujeres jóvenes?

El PCCh realmente no puede evitar parecer tonto y brutal porque esa es la naturaleza del Partido—un régimen absolutista que ha sido el más cruel de la historia moderna.

Qué apropiado es que un evento mundial al que el PCCh mira como medio de sustentar su legitimidad, demuestre su ilegitimidad en todos los niveles.

¿Acaso la realidad de un grupo de patéticos y temerosos tiranos dirigiendo y arruinando a China se han perdido en el resto de los miembros del PCCh?

No se puede imaginar cómo podría ser así.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.