El Pentágono suspende ayuda de USD 300 millones a Pakistán en relación al contraterrorismo

Por Holly Kelum - Corresponsal en la Casa Blanca para NTD
03 de Septiembre de 2018 Actualizado: 03 de Septiembre de 2018

El Pentágono dice que no continuará su ayuda de USD 300 millones a Pakistán para utilizar en contraterrorismo, después de considerar que el país no está cumpliendo con los requisitos de tomar acciones decisivas contra grupos terroristas que operan dentro de sus fronteras.

Este año, el Departamento de Estado dijo que estaba reteniendo los fondos de seguridad destinados al país, los cuales podrían reanudarse si se determinaba que Pakistán estaba haciendo progresos en deshacerse de los terroristas que han estado luchando una guerra de 17 años en Pakistán. El Pentágono ahora dice que ha decidido suspender los Fondos de Apoyo a la Coalición que reembolsan a Pakistán para combatir el terrorismo.

“Debido a la falta de acciones decisivas por parte de Pakistán para apoyar la Estrategia del Sudeste Asiático, los restantes USD 300 [millones] han sido reprogramados”, dijo el 1 de septiembre el vocero del Pentágono, Teniente Coronel Kone Faulkner.

Los fondos serán destinados a “otras prioridades urgentes”, añadió.

Faulkner dijo que el plan será presentado ante el Congreso y, si este lo aprueba, los Fondos de Apoyo a la Coalición que han sido recortados este año ascenderán a los USD 800 millones.

Pakistán ha recibido más de USD 33.000 millones de asistencia por parte de Estados Unidos en los últimos 16 años, incluyendo más de USD 14.000 millones en Fondos de Apoyo a la Coalición.

Un funcionario pakistaní, hablando bajo anonimato, dijo que no tenía conocimiento de que la decisión de EE. UU. haya sido comunicada formalmente, pero que se esperaba que lo hiciera a fines de septiembre.

Pakistán, una nación de mayoría musulmana, ha tenido una relación inestable con su vecino India y ha sido uno de los focos de Estados Unidos desde que el grupo terrorista al-Qaeda realizara los ataques del 11 de septiembre contra el Pentágono y las Torres Gemelas en 2001. Estados Unidos también lo acusa de amparar a terroristas talibanes que intentan desestabilizar al gobierno afgano, algo que Pakistán niega.

En agosto, Trump anunció una nueva estrategia para el Sudeste Asiático enfocada en eliminar el terrorismo en Afganistán y Pakistán. La estrategia apunta a las armas nucleares de Pakistán, que Estados Unidos teme podrían caer en manos de terroristas.

Los talibanes reaccionaron a la nueva estrategia amenazando con convertir a Afganistán en un “cementerio” de soldados americanos.

Los líderes de Afganistán se mostraron optimistas y aplaudieron el compromiso de Trump para combatir el terrorismo en la región.

“Estoy agradecido con el presidente Trump y con el pueblo estadounidense por esta confirmación de apoyo a nuestros esfuerzos por ser independientes y por nuestros esfuerzos conjuntos para liberar a la región de la amenaza del terrorismo”, dijo el presidente afgano Ashraf Ghani en un comunicado luego del discurso de Trump.

Estados Unidos ha estado intentando eliminar todas las organizaciones terroristas dentro de las fronteras de Pakistán que están desestabilizando la región, no solo aquellas que representan una amenaza para el gobierno pakistaní.

Varias semanas después de la victoria del partido del primer ministro Imran Khan en julio, el secretario de Estado Mike Pompeo lo llamó para desearle éxito e instarlo a tomar “acciones decisivas contra todos los terroristas”. Pakistán luego dijo que no se había hablado de terrorismo y pidió al Departamento de Estado que hiciera la corrección en su transcripción de la llamada. El Departamento de Estado se rehusó.

En respuesta a la solicitud de Pakistán, la vocera del Departamento de Estado Heather Nauert dijo a los periodistas el 23 de agosto que Pakistán es un “importante socio de Estados Unidos” y que EE. UU. espera “formar una relación de trabajo buena y productiva con el nuevo gobierno civil”.

El secretario de Estado Mike Pompeo y el General del Cuerpo de Marines de EE. UU. Joseph Dunford tienen planeada una visita a la región para los próximos días, con una parada primero en India y luego en Islamabad, donde se espera que conversen sobre seguridad.

“Y para dejar bien en claro lo que debemos hacer, todas nuestras naciones, al encontrarnos con nuestro enemigo en común, los terroristas”, dijo el secretario de Defensa Jim Mattis el 28 de agosto.

El tema del recorte de fondo podría ser un escollo, al menos en cuanto al significado del término “ayuda”. Pakistán respondió a las noticias de que Estados Unidos suspendería los Fondos de Apoyo a la Coalición diciendo que estaba usando su propio dinero para contrarrestar el terrorismo en la región.

“No es un recorte de ayuda [de EE. UU.], no es asistencia. Este es nuestro propio dinero, que hemos utilizado para mejorar la situación de seguridad de la región y ellos nos lo tenían que reembolsar”, dijo ante la prensa el ministro de Relaciones Exteriores Shah Mehmood Qureshi, el 2 de septiembre en Islamabad, según la Voz de América.

Administraciones anteriores han intentado estrategias similares para que Pakistán cumpla con los objetivos de seguridad de EE. UU. para la región. Pero esta vez sería diferente, ya que el nuevo primer ministro Khan dijo que espera tener relaciones “mutuamente beneficiosas” con Estados Unidos.

A continuación

Qué implica la nueva Ruta de la Seda que China quiere instaurar en Asia

TE RECOMENDAMOS