El pescado y el pollo de China contienen antibióticos nocivos para los seres humanos y el medio ambiente

Por Olivia Li
27 de Junio de 2019 Actualizado: 27 de Junio de 2019

Estudios recientes revelan que el uso masivo de antibióticos en China causó una grave contaminación del agua y los alimentos en todo el país y creó una crisis de salud pública. También se lo está exportando a Estados Unidos, escondido en el pescado y pollo.

En junio de 2006, se descubrió que un niño que recibía tratamiento antibiótico para una infección por hongos y una neumonía en un hospital de la ciudad de Guangzhou estaba infectado con una especie de superbacteria resistente a siete tipos de antibióticos. La cefalosporina de primera generación resultó ser ineficaz, la cefalosporina de segunda generación tampoco resultó, y la tercera y cuarta generación, una vez más, no hicieron nada.

Los médicos entonces probaron con los antibióticos más potentes que tenían disponibles, como el imipenem y la cilastatina, la cefepima dihidrocloruro, pero ninguno de ellos pudo aliviar los síntomas.

El Dr. Song Yanyan, quien estuvo involucrado en el tratamiento, le dijo al medio de comunicación chino Sina que hoy en día muchos bebés recién nacidos son portadores de súper bacterias. En las pruebas de susceptibilidad a los antibióticos, se encontró que el 70 por ciento de los recién nacidos mostraban resistencia a uno o más antibióticos, un gran aumento en comparación con el pasado, y es muy probable que la resistencia provenga de sus madres durante el embarazo.

Antibióticos en la carne y en el medio ambiente

En medio de la creciente preocupación pública por la contaminación por antibióticos, el Dr. Ying Guangguo, investigador líder de antibióticos en el Instituto de Geoquímica de Guangzhou de la Academia China de Ciencias, dirigió un equipo de investigación en toda China para investigar la escala del consumo y el vertido de antibióticos en el medio ambiente. A partir de 2006, el equipo recogió muestras de 58 de los principales sistemas fluviales y granjas ganaderas de las provincias de Guangdong, Gongxi, Hunan y Hebei.

En junio de 2015 se elaboró un “Mapa de Contaminación de Antibióticos” a partir de los resultados de la investigación. Por primera vez, se reveló la cantidad de consumo de antibióticos en China. Solo en 2013, se consumieron 162.000 toneladas de antibióticos en China: 52 por ciento para uso veterinario y 48 por ciento para tratamiento humano.

Los investigadores se enfocaron principalmente en 36 tipos de los antibióticos más comúnmente detectados. El consumo anual de estos antibióticos fue de más de 90.000 toneladas, de las cuales el 84% se destinó a la ganadería. La mayoría de los antibióticos son eventualmente excretados por humanos y animales. Según su estudio, cada año, se vierten más de 50.000 toneladas de antibióticos en el medio ambiente, de las cuales un 54% terminan en el suelo y el 46% en la red de agua.

Los cinco antibióticos que muestran la mayor presencia de contaminación son, de mayor a menor, amoxicilina, florfeniol, lincomicina, penicilina y norfloxacina. Todos ellos se utilizan en el tratamiento de diversas infecciones bacterianas.

Puede verse en el mapa de contaminación que las regiones más económicamente desarrolladas de China, como Guangdong, Jiangsu, Zhejiang, Hebei, son las más contaminadas.

En comparación con otros países, la concentración total de antibióticos en los ríos de China es mucho mayor. Sobre la base de los datos recogidos en los 58 ríos principales, la concentración media de antibióticos es de 303 ng/l, en comparación con 120 ng/l en Estados Unidos, 20 ng/l en Alemania y 9 ng/l en Italia.

La muestra de río más contaminada con antibióticos identificada por el equipo del Dr. Ying tuvo una lectura de 7560 ng/l de antibióticos totales.

En las granjas porcinas y avícolas, debido al gran número de animales, los ganaderos tienen la costumbre de añadir una variedad de antibióticos a la alimentación para reducir las posibilidades de enfermedades infecciosas. Del mismo modo, los acuicultores suelen añadir antibióticos cuando alimentan a los peces, camarones y cangrejos.

Según el Dr. Ying, la Cuenca del Río Perla tiene una alta densidad de población, y la provincia de Guangdong tiene muchas granjas de cerdos y pollos. También tiene el mayor número de estanques de peces del país. Además, en las zonas rurales las aguas residuales suelen verterse directamente sin ningún tipo de tratamiento. Por lo tanto, el consumo total de antibióticos en la Cuenca del Río Perla es uno de los más altos de China. Y la emisión de antibióticos al medio ambiente en esta región es también una de las más altas.

El Dr. Ying resumió lo que encontró en cerdos, aves de corral, vacas y granjas acuícolas.

Su equipo detectó altas concentraciones de antibióticos en heces de cerdo, de pollo y de pato. Por ejemplo, el nivel más alto de un antibiótico detectado en heces de cerdo en la zona del Río Perla fue tetraciclina, con una concentración promedio de 5,6mg/kg.

Un criador de cerdos de Zhaoqing, provincia de Guangdong, cuyo nombre no aparece en el estudio, le dijo al Dr. Ying que por cada cerdo, desde que nace hasta que alcanza unos 110 kg de peso en aproximadamente siete meses, él suele gastar 1300 yuan (190 dólares) en alimentos y 300 yuan (44 dólares) en diferentes medicamentos veterinarios.

“Nosotros mismos tenemos miedo de la cantidad de medicamentos administrados, pero tenemos que hacerlo de esta manera cuando los cerdos se enferman”, dijo el granjero.

Según el Dr. Ying, las granjas de vacas también usan antibióticos. “Porque las vacas se inflamarán si son ordeñadas todos los días”, explicó.

“Solía pensar que a los pollos de granja no se les daba ningún antibiótico”, dijo el Dr. Ying. Pero también reciben grandes cantidades de antibióticos, ya que los criadores tratan de hacerlos crecer más rápido y de prevenir el brote de gripe aviar.

Se detectaron siete antibióticos en el lodo del fondo de los estanques de peces. En promedio, el lodo tiene una concentración de antibióticos de 524 μg/kg. La muestra más contaminada recogida llegó a los 3400 μg/kg.

Antibióticos en humanos y resistencia a los medicamentos

Con los alimentos y el agua tan contaminados con antibióticos, ¿qué pasa con los humanos que comen la carne y beben el agua?

Entre 2014 y 2015, investigadores de la Universidad Fudan de Shanghai estudiaron muestras de orina de más de 1000 niños en el este de China. Entre ellos, el 58,3 por ciento mostró al menos un tipo de antibiótico, y algunas muestras de orina contenían seis antibióticos. Además, en algunas muestras de orina se detectaron algunos antibióticos que dejaron de utilizarse en tratamientos médicos hace muchos años, así como ciertos antibióticos administrados solo al ganado y aves de corral.

Cuando los residuos de antibióticos se acumulan dentro del cuerpo humano, facilitan la evolución de las bacterias, que se convierten en bacterias resistentes a los antibióticos, comúnmente conocidas como superbacterias. Las infecciones causadas por superbacterias son muy difíciles de tratar, ya que los antibióticos regulares no pueden suprimir su crecimiento. Eventualmente, los médicos se quedarán sin opciones para tratarlas.

Exportaciones de carne y pescado de China

Desde 2002, China se convirtió en el mayor exportador de productos del mar. En 2017, la exportación total de productos pesqueros fue de 4,34 millones de toneladas, por un valor de 21.150 millones de dólares, según el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales de China.

Los cinco principales importadores de productos de pesquería de China son Japón, Estados Unidos, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, la Unión Europea y Taiwán.

Los datos del Servicio Agrícola Exterior del USDA muestran que en los últimos años casi el 14 por ciento de las exportaciones de pescado y marisco de China fueron a Estados Unidos.

El 80 por ciento de la tilapia y más del 50 por ciento del bacalao que se consume en Estados Unidos proviene de China, reveló el “Movimiento Made in USA”.

En 2013, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos aprobó la venta de pollo chino en EE. UU, a pesar de las advertencias y objeciones de los expertos en seguridad alimentaria.

Sin embargo, estas importaciones de pollo, pescado y mariscos de China plantean problemas de salud para los consumidores estadounidenses debido a sus altos niveles de antibióticos.

***

Mira a continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto mundo?

TE RECOMENDAMOS