Xi Jinping planea hacer crecer la economía a través de tolerar la corrupción

Por He Qinglian
14 de Enero de 2020 Actualizado: 14 de Enero de 2020

La disputa comercial de 19 meses entre Estados Unidos y China ha llevado a un realineamiento de la cadena de suministro global y ha exacerbado los problemas económicos de China.

Pero como efecto secundario, los altos funcionarios chinos se han tomado un descanso en la lucha contra la corrupción y el líder del Partido Comunista Chino (PCCh), Xi Jinping, ha cambiado finalmente su idealista “tolerancia cero a la corrupción” por una “tolerancia a los errores” más moderada. Esta política de “tolerancia a los errores” no solo está dirigida a los empresarios privados cuyas transgresiones pasadas aún no han sido investigadas, sino que también es una tolerancia para los funcionarios que son “menos” corruptos.

Xi ha pasado de imponer sanciones severas a exigir peticiones severas utilizando el sistema de inspección y supervisión disciplinaria para obligar a los funcionarios locales a buscar estrategias de crecimiento económico.

Un grupo de trabajo para hacer crecer la economía

Empecemos con las noticias.

Un artículo en DuoWei News publicado el 9 de diciembre de 2019, describió: “El 6 de diciembre, el Secretario General del Partido Comunista Chino, Xi Jinping, presidió una reunión del Buró Político del Comité Central del PCCh… En comparación con el anterior análisis puramente económico, el PCCh enfatizó las responsabilidades de los funcionarios y el mecanismo de incentivos, así como el rol de la inspección y supervisión disciplinaria en la promoción de la implementación de las reformas. En 2020, al mismo tiempo que Xi emitió la ‘orden de movilización’ económica de China, un grupo de trabajo compuesto por la comisión de inspección y departamento de supervisión disciplinaria del PCCh adoptará una política de ‘zanahoria y palo’ para supervisar la implementación de las reformas a través de mecanismos de tolerancia a los errores, incentivos y castigos”.

Esta política de “tolerancia a los errores” en esencia consiste en que Xi permite a los funcionarios regionales que puedan redimirse.

DuoWei News analizó que “según el discurso de Xi Jinping en la reunión del buró político, los principales problemas de la economía china no provienen de la presión externa de la guerra comercial entre EE.UU. y China, ni de los problemas económicos básicos como la disminución de la rentabilidad y el envejecimiento de la población, como sugieren algunos denominados economistas. El PCCh sabe muy bien que el problema detrás de su pretendida economía sigue siendo su personal. En China específicamente, es el asunto de los funcionarios locales”.

Los economistas tradicionales teorizaron mucho el año pasado sobre la dificultad de reestructurar la economía de China, y a principios de este año sobre el flagelo de la peste porcina africana. Pensaban que estas son las causas fundamentales de las dificultades económicas de China. Incluso el medio estatal Xinhua destacó hace tiempo la “tolerancia cero a la corrupción de la inacción“, ahora el “emperador” encontró por sí mismo la causa fundamental: el llamado problema económico es el problema de los funcionarios locales que ponen sus pensamientos e intereses por encima de China.

También se ha propuesto la receta para resolver estos problemas. En la estrategia del “palo y la zanahoria” de Xi, la llamada “zanahoria” es la promoción de ciertos funcionarios. Y el “palo”, que es la comisión de inspección y el departamento de supervisión disciplinaria, es naturalmente la evidencia previa de actos de corrupción, violaciones de la ley y otras transgresiones.

El comité central del PCCh está actualmente tolerando a sus funcionarios. Si se comportan bien y cumplen las órdenes de Xi, serán ascendidos a un rango más alto y se los eximirá. Zhou Bo, un vicealcalde ejecutivo de Shanghai que antes recibió una severa advertencia del PCCh por violar las reglas del Partido, fue designado después secretario adjunto del Partido de la provincia de Liaoning debido a su capacidad de dar un giro a la economía.

Esto es superficialmente similar al pensamiento del exlíder del PCCh, Deng Xiaoping, cuando dijo su famosa frase: “No importa si el gato es blanco o negro, siempre que atrape ratones”.

Durante la época de Deng, la corrupción se encontraba más entre los bastidores. Durante el régimen del exlíder del PCCh, Jiang Zemin, las cosas habían cambiado. Jiang permitió que los gatos atraparan ratones y robaran comida, evolucionando finalmente a la situación de que muchos gatos grandes y pequeños esconden miles de millones de dólares en efectivo, y los gatos con contactos sociales incluso abrieron cuentas en centros financieros offshore. Después que Xi llegó al poder, su campaña anticorrupción hizo imposible que los gatos hagan trampas con fondos públicos. La mayoría de los chanchullos del exterior fueron prohibidos, y los “gatos han perdido su entusiasmo por atrapar ratones” o llevar a cabo sus deberes oficiales. El Comité Central del PCCh se ha lamentado durante años por la inactividad de algunos funcionarios locales. Hoy, Xi ha descubierto finalmente que el “palo” debe ir acompañado de unas cuantas zanahorias o incentivos, y el principal incentivo es eximir de la corrupción hecha en el pasado.

Gestión económica de los funcionarios locales

Sin embargo, este es el arte de gobernar a los funcionarios, no el de administrar la economía. Hay que decir que los funcionarios del régimen chino de todos los niveles saben muy bien cómo “desarrollar la economía” dentro del entorno institucional de China y son buenos en el aprendizaje. La provincia de Guangdong y las zonas costeras se desarrollaron gracias a la introducción de la inversión extranjera, y todo el país comenzó inmediatamente a atraer inversiones externas. Sin embargo, los inversores extranjeros no tienen la misma afinidad con las regiones central y occidental de China, por lo que las provincias más pobres solo pueden mirar, por ejemplo, el capital extranjero de Guangdong, y suspirar. Algunas provincias, prefecturas y ciudades utilizaron el desarrollo inmobiliario para impulsar la economía, y pronto todo el país se hizo popular con las finanzas de activos inmobiliarios.

Los precios de la vivienda pronto se convirtieron en unos de los más caros del mundo; Shanghai y Beijing incluso entraron en la lista de las diez ciudades más caras del mundo. En cuanto a la construcción de subterráneos, más de 30 ciudades chinas han gastado más de 600,000 millones de yuanes (88,000 millones de dólares) en la construcción de ferrocarriles urbanos, incluyendo el subterráneo, pero solo unas pocas han logrado el punto de equilibrio en sus proyectos ferroviarios. Existen varios de los denominados “rinocerontes grises” (conocidos como burbujas de activos) en la economía china, uno de los cuales se reconoce como la enorme deuda contraída por la inversión del gobierno en la construcción de infraestructuras. En cuanto a las finanzas, gracias a que el gobierno central no delegó el poder a los gobiernos locales, el intercambio entre pares y otros productos de finanzas personales no fueron los únicos para ser explotados en todo el país asiático.

Como resultado, los funcionarios son menos activos en los últimos años, desarrollando menos bienes raíces, invirtiendo menos en la denominada infraestructura para reducir las deudas incobrables del sistema financiero. Este problema estructural de la economía china podría haberse ajustado hace una década, pero la crisis financiera mundial de 2008 fue un punto de inflexión.

Escribí en ese momento que si perdían la última ventana de ajuste en 2008, no habría esperanza de cambiarla en el futuro. Durante la guerra comercial entre Estados Unidos y China, Estados Unidos quiere que China haga cambios estructurales y deje de subsidiar las exportaciones de las empresas estatales. China no puede decir que sí a este requisito, porque hacer eso sería un suicidio.

La creencia de que el problema actual se puede resolver con zanahorias y palos, siempre y cuando la comisión de inspección y el departamento de supervisión disciplinaria estén a cargo del asunto, se remonta al exlíder del PCCh, Mao Zedong, a quien algunos todavía extrañan en China.

Mao siempre creyó que “el hombre puede conquistar la naturaleza” y que la voluntad de poder es superior a las leyes de la economía. El “Gran Salto Adelante” de la década de 1950 es el epítome de la “teoría económica” de Mao.

Xi ha cambiado la constitución de Mao para asumir que todos los funcionarios del partido son corruptos hasta cierto punto. A los funcionarios se les permite redimirse por medio de un buen servicio. Si la economía se recupera, sus crímenes anteriores serán expiados. Si la economía falla en recuperarse, la comisión de inspección y el departamento de supervisión disciplinaria pueden llegar a golpear sus puertas. Hablando de esto, es una tragedia que ningún funcionario en China esté libre de corrupción.

El ‘pecado original’ de las empresas privadas

Los empresarios privados también expían sus “pecados” haciendo buenas obras, según Zhang Jun, el fiscal superior, que asistió al Día de Puertas Abiertas de la Fiscalía Suprema del Pueblo el 3 de diciembre de 2019. “Sean indulgentes con las personas a cargo de las empresas privadas que son sospechosas de cometer delitos”, dijo Zhang, quien también citó datos para probar la “indulgencia” del régimen.

“En los primeros 10 meses de este año, el índice de no detención del personal de empresas no estatales fue del 29 por ciento, 6,9 puntos porcentuales más que el delito penal”.

Quienes se sorprendan por esto pueden haber olvidado un documento guía emitido por el Consejo de Estado el 12 de septiembre de 2019, que estipulaba que los informantes de irregularidades deben establecerse en empresas y otras instituciones para alentar a las personas con información privilegiada a exponer las violaciones cometidas por sus instituciones.

El régimen está haciendo esto porque las empresas privadas de China son culpables del “pecado original” de deambular por zonas grises para acumular riqueza. Este hecho se debe al entorno institucional extremadamente adverso de China.

Cuando los funcionarios del gobierno tratan todas las funciones públicas como herramientas de búsqueda de beneficios, si las empresas privadas quieren sobrevivir y crecer, tienen que formar alianzas políticas y de negocios con peces gordos y obtener licencias industriales, tierras, préstamos bancarios, etc. a través del soborno. La evasión de impuestos es un fenómeno casi común.

La construcción del sistema de denuncias, la regulación de las empresas contra el soborno, las operaciones ilegales y la evasión de impuestos es un plan inteligente para el régimen chino. Utilizar la experiencia de gestión y marketing de los empresarios privados y dejarlos que sigan ganando dinero y contratando personal, así el régimen puede lentamente aumentar más impuestos, incrementar el empleo, y naturalmente aumentar el crecimiento económico.

Esta política muestra que las autoridades chinas son conscientes y saben que las empresas privadas en industrias no monopolísticas no sobrevivirán mucho tiempo si son llevadas al sector público. Sin embargo, el régimen podría arriesgarse a perder empresarios o innovación si demoniza demasiado a la industria privada.

En un momento en que el mundo entero está luchando por apuntalar la economía local, sería un gran golpe si China puede mantener su economía en crecimiento aprovechando a los “pecadores” que tiene entre su gobierno y su industria.

A continuación

El objetivo del comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS