El poder de la contención: “Ian Usmovets deteniendo a un toro furioso”

Por ERIC BESS
01 de Mayo de 2021
Actualizado: 01 de Mayo de 2021

A veces tenemos las mejores intenciones y nos esforzamos por convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos. Nos miramos al espejo y decimos: “Hoy es el día en que me veo bien y haré los cambios necesarios en mi carácter para convertirme en quien sé que puedo ser”.

Muchos lo intentamos, pero al poco tiempo volvemos a caer en esos defectos de carácter que nos impiden mejorar.

Encontré un cuadro llamado “Ian Usmovets deteniendo a un toro enfadado”, del pintor ruso del siglo XIX Evgraf Semenovich Sorokin. Este cuadro, para mí, es una representación visual de ciertos aspectos del mejoramiento personal.

“Ian Usmovets deteniendo a un toro furioso”, 1849, de Evgraf Semenovich Sorokin. Museo de Arte del Lejano Oriente, Khabarovsk, Rusia. (Dominio público)

“Ian Usmovets deteniendo a un toro furioso”

Sorokin representó al héroe popular ruso Ian Usmovets, la gran figura musculosa que aparece a la derecha de la composición.

Según la historia, Usmovets ayudó a derrotar a los pechenegos, que se cree que son un pueblo turco, en 992. Los pechenegos convocaron a su hombre fuerte para desafiar a cualquier héroe del Gran Duque Vladimir.

Un anciano presentó al duque a su hijo menor, Usmovets, que estaba enfadado y dispuesto a luchar. La fuerza de Usmovets fue puesta a prueba por el toro que corría y que agarró con sus propias manos, desgarrando la piel y la carne del animal. Los pechenegos huyeron derrotados.

En el cuadro, los pies de Usmovets están apoyados en el suelo; la parte superior de su cuerpo se inclina hacia atrás y, con un rostro más tranquilo que airado, aprieta con fuerza la piel del toro para retenerlo.

El toro se lanza hacia delante y es atrapado en pleno vuelo por Usmovets. El movimiento hacia atrás de Usmovets contrasta con el movimiento hacia delante del toro y crea tensión en el centro de la composición.

En el suelo, entre las piernas de Usmovets, está el hombre fuerte al que el toro parece haber pisoteado. El capote rojo del torero cae y cubre a la víctima del toro.

Los espectadores del fondo pueden ser el gran duque y los pechenegos. Algunos van vestidos con trajes de élite o militares, lo que sugiere que se trata de un orgulloso acontecimiento nacional al que el pueblo acudió intencionadamente.

El poder de la contención

A menudo, tratamos de presionarnos para lograr nuestros objetivos. Queremos ser la mejor versión de nosotros mismos, por lo que intentamos llegar a nuestros límites.

Sin embargo, con este enfoque, es posible que nos encontremos cansados y estresados por nuestros esfuerzos, mientras que obtenemos pocas mejoras reales. Al igual que la figura en el suelo, nuestros esfuerzos terminan en vano; somos pisoteados por las mismas cosas que impiden nuestro progreso.

¿Y qué cosas impiden nuestra mejora? Los deseos impulsivos —aquellos que nos controlan en lugar de controlarlos a ellos. Para mí, el toro bravo representa nuestros deseos impulsivos.

Por ejemplo, ¿cuántas veces hemos decidido que llevar un estilo de vida más saludable? Puede que tengamos la determinación inicial de ponernos en marcha a realizar este esfuerzo, pero el impulso de comer comida chatarra, por ejemplo, finalmente resurge y nos impide alcanzar el objetivo.

¿Y si, en lugar de llevarnos al límite, nos centramos primero en alejarnos de nuestros impulsos, es decir, en contenernos? Usmovets representa esta contención. Sus pies están apoyados en el suelo, lo que sugiere su determinación interior, y está conteniendo al toro con todo su cuerpo, lo que sugiere su fuerza.

Todo el cuerpo de Usmovets está comprometido con la contención del toro, pero su rostro está tranquilo, lo que sugiere que su mente está clara y tranquila a pesar del enfurecido toro que tiene enfrente. La tensión expresada entre él y el toro no le molesta, y su expresión de calma le hace parecer aún más poderoso.

No se trata de sugerir que nuestros esfuerzos por alcanzar nuestros objetivos sean siempre inútiles, sino de preguntar qué lugar ocupa la contención de la calma en la consecución de la mejor versión de nosotros mismos.

¿Es cierto que para acercarnos a nuestra mejor versión debemos contener nuestros impulsos y poseer una mente tranquila? ¿Mantener la calma nos proporciona un poder del que, de otro modo, careceríamos?

¿Es cierto que mantener la calma no solo beneficiará a nuestra propia vida, sino que también se trasladará a la vida de los demás? Si somos capaces de abordar las situaciones con calma y moderación, ¿podremos tener más en cuenta a los demás en todo lo que hacemos? Como espectadores de fondo, ¿los que nos rodean verán nuestras mejoras y se sentirán orgullosos de ellas?

Las artes tradicionales contienen a menudo representaciones y símbolos espirituales cuyo significado se puede perder en nuestras mentes modernas. En nuestra serie “Llegar al interior: Lo que el arte tradicional ofrece al corazón”, interpretamos las artes visuales de manera que hoy en día puedan ser moralmente perspicaces para nosotros. No pretendemos dar respuestas absolutas a preguntas con las que han luchado generaciones, pero esperamos que nuestras preguntas inspiren un viaje de reflexión para convertirnos en seres humanos más auténticos, compasivos y valientes.

Eric Bess es un artista representativo en activo y estudiante de doctorado en el Instituto de Estudios de Doctorado en Artes Visuales (IDSVA).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS