El poder de la fe: Sanación a través de la Verdad, Benevolencia y Tolerancia

Por Eva Fu
14 de Mayo de 2023 3:23 PM Actualizado: 15 de Mayo de 2023 9:11 AM

Durante unas cuatro décadas de su vida, Jami Smith luchó por recordar un momento en el que se sintiera genuinamente feliz.

Tuvo una infancia problemática llena de abusos y acoso por parte de las personas que amaba. Desde los nueve años comenzó a experimentar dolores menstruales crónicos. Los problemas siguieron acumulándose a medida que crecía. A los 40 años, su lista de problemas de salud creció tanto que dice que los médicos se quedaron boquiabiertos al ver su historial médico.

Es madre de seis hijos, pero apenas tenía la energía suficiente para cuidarlos. Las migrañas la acosaban durante semanas, a veces tan severas que comenzaba a vomitar tan pronto como se levantaba. Su cuerpo se lastimaba fácilmente incluso por cosas simples como levantar una olla o cruzar las piernas. Los suplementos la enfermaron. Acostada sobre su lado izquierdo por la noche, escuchaba los latidos de su corazón. Era tan débil que más de una vez se preguntó si se detendría mientras dormía.

Día tras día, Smith prosiguió. Se levantaba temprano para preparar el desayuno para los tres niños más pequeños que estaba educando en el hogar y para asignarles papeleo. Luego, estaba de vuelta en la cama, haciendo gestos de dolor.

A Smith le molestaba que no pudiera sentarse para cuidar de sus seres queridos y “estar ahí para ellos”. Se preguntó si tenía algo por lo que valiera la pena vivir.

“A veces, tenía tanto dolor que casi quería morir. Era tan miserable”, le dijo a The Epoch Times. “No entendía cuál era el propósito. No podía cuidar de mi familia, entonces, ¿por qué seguir adelante?

Un día, sentada en el suelo de la habitación, clamó al universo por ayuda, para ser una mejor madre, una persona sana y más feliz, y para darle sentido al sufrimiento de la vida.

“¿Por qué sigo sufriendo así? ¿Por qué la vida es tan difícil para mí? ¿Por qué mi calidad de vida es tan miserable? Estaba tratando de ser una buena persona, tenía el deseo de hacer eso, pero no entendía del todo cómo hacerlo”, dijo.

La respuesta llegó, aunque Smith no lo supo de inmediato.

Alrededor de una o dos semanas después de que hizo la petición, Smith se detuvo en un evento cultural fuera de la ciudad, donde le entregaron a su familia varias flores de loto y un volante sobre Falun Gong, una práctica espiritual que incluye una serie de ejercicios de meditación y enseñanzas basadas en los valores de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

Hecho público por primera vez por el Sr. Li Hongzhi en su ciudad natal, Changchun, una ciudad del noreste de China, en 1992, Falun Gong rápidamente se hizo popular en el país.

El volante permaneció en la cocina de Smith durante meses mientras ella seguía probando diferentes métodos de curación, como el tai chi, aunque ninguno tuvo un efecto duradero en ella. En su continua búsqueda de una cura, se encontró con un video sobre el hecho de que Falun Gong, practicado por entre 70 y 100 millones en China, estaba siendo perseguido por el Partido Comunista Chino (PCCh).

Jami Smith medita con sus hijos en el patio delantero de su casa, en Springville, Utah, en mayo de 2020. (Cortesía de Jami Smith)

Smith encontró el volante que había estado allí y reconoció el nombre. Lo siguiente que supo fue que estaba leyendo un libro que explicaba los principios de Falun Gong y empezó a practicar los ejercicios de meditación. En la lectura y en la meditación, dice, sintió que la electricidad le recorría las manos y los brazos.

“Para mí, eso fue algo enorme, un gran reconocimiento de que esto es algo real”, dijo. Y todas esas veces, “continué buscando sin darme cuenta de que lo que estaba buscando estaba colgado en mi cocina”.

“Hay una respuesta para todo”

Si la historia de vida de Smith, que ahora trabaja en servicio al cliente desde su casa en Springville, Utah, cae en el extremo más intenso de lo que la mayoría de los estadounidenses han experimentado, su búsqueda del sentido de la vida no lo es.

Una década antes de que Smith conociera la disciplina, en el condado de Sonoma, San Francisco, Linda Campbell, terapeuta de acupresión, se enteró por primera vez a través de un cliente sobre Falun Gong y la persecución. Luego, tres años más tarde, cuando vio una clase de meditación de Falun Gong en su catálogo mensual, Campbell decidió echarle un vistazo.

Campbell todavía recuerda el salón de clases del centro comunitario cerca de su casa que daba a un jardín verde con piedras de aspecto oriental. Después de aprender los ejercicios, el asistente le entregó Falun Gong, un libro introductorio que terminó de leer en tres días. Luego leyó el libro principal de la práctica, Zhuan Falun.

Leer ese texto le llevó mucho más tiempo, pero cuando lo hizo, se quedó “simplemente asombrada”.

“El libro abarcaba muchas cosas”, le dijo a The Epoch Times. “Toda mi vida había estado estudiando e indagando en diferentes tipos de cosas metafísicas” en busca de respuestas sobre la vida y el universo, “y todo estaba en Zhuan Falun”.

La hizo sentir más sólida y cómoda con la vida, como si hubiera “llegado a casa y encontrado algo”.

“Cuando surge algo, sé que hay una respuesta para todo y que habrá una manera de superarlo”, dijo.

Linda Campbell en el jardín de su casa, en el condado de Sonoma, California, el 12 de mayo de 2023. (Cortesía de Linda Campbell)

Decir eso es más fácil para Campbell ahora que hace ocho años, cuando llegó un calvario y la puso a prueba durante meses.

Comenzó cuando su vecina le pidió reconstruir una valla de madera compartida y maltratada. Campbell estuvo de acuerdo con el plan y dividió los costos, pero el proyecto terminado la molestó: En lugar de la línea que alguna vez fue recta, había una cerca torcida inclinada hacia abajo, que parecía torpemente fuera de lugar desde la ventana de su cocina.

Para Campbell, que había trabajado desde casa la mayor parte de su vida y disfrutaba de la armonía y el equilibrio visual, la cerca era una fuente constante de irritación. Se sintió agraviada y abatida, creyendo que el constructor y la vecina habían trabajado juntos para hacerle la vida miserable.

Tardó unos ocho meses recapacitar. Al no conseguir convencer a su vecino de que rehiciera la valla, se le ocurrieron formas de evitarla desde su punto de vista: Instalar una cubierta de ventana hecha a medida que se puede cerrar por la mitad para bloquear la vista de la valla, y plantar arbustos alrededor de la valla para ocultarla.

La ventana de la cocina que da a la cerca de la casa de Linda Campbell, en el condado de Sonoma, California, el 12 de mayo de 2023. (Cortesía de Linda Campbell)

Una vez que dejó de concentrarse en sus propios sentimientos, la cerca dejó de ser un problema. Al final, su vecina se negó a dejarla pagar y cubrió todo el gasto, que se redujo aproximadamente a lo que pagó por la cubierta de la ventana.

“Todo terminó pareciendo que era un problema tan pequeño, había soluciones para todas las partes”, dijo. “No fue una gran cosa, y lo había convertido en un gran, gran problema”.

Si hoy surgiera un problema similar, Campbell lo afrontaría de otra manera.

“Puede que me moleste, pero lo resolvería”, dijo. “Vería si me estaba poniendo primero o si estaba pensando en los demás, y si solo estaba siendo egoísta o apegada a salirme con la mía”.

Alivio

Un mes antes de la pandemia, Nick Haley, un estudiante universitario de ciencias biomédicas en la Universidad de Cincinnati en Ohio, estaba considerando abandonar sus estudios.

Nick Haley en el Parque Nacional de las Montañas Rocosas, Colorado, en mayo de 2019. (Cortesía de Nick Haley)

Haley había realizado un viaje por carretera a través del país desde Ohio a California el verano anterior, viajando a través de montañas cubiertas de nieve y desiertos para escapar del mundo, con la esperanza de descubrir qué quería hacer con su vida.

A pesar de todas las atracciones paisajísticas tachadas de su lista, Haley sintió que el viaje no estaba a la altura de sus expectativas.

“Pensé que si vivía esta experiencia me sentiría realizado, pero nunca fue tan satisfactorio como esperaba”, le dijo a The Epoch Times.

Haley siguió mirando sin estar exactamente seguro de lo que estaba buscando. Estudió yoga, tomó una clase de budismo y leyó sobre estoicismo y el texto clásico chino Tao Te Ching.

Luego, durante ese semestre de primavera de 2020, la misma semana después de que abandonó la escuela, un compañero de trabajo le presentó Falun Gong.

“Era casi como estar enchufado”, dijo, recordando haber leído una enseñanza de Falun Gong por primera vez en su teléfono. “Fue realmente aliviador y sentí que salí a tomar aire después de estar bajo el agua durante mucho tiempo”.

Nick Haley medita en un parque en el norte del estado de Nueva York, el 13 de mayo de 2023. (Cortesía de Nick Haley)

Desde el segundo párrafo, encontró una respuesta a su búsqueda.

“Se trata de trabajar en tu carácter”, dijo. “Estaba muy claro que de eso se trataba. Se trataba de trabajar en uno mismo. Y ese era el propósito”.

En la escuela secundaria, Haley se sintió decepcionado cuando su profesor de religión no pudo explicar por qué la gente sufre tanto si los dioses cuidan de ellos. Mientras aún estaba en la escuela primaria, los padres de Haley iniciaron una batalla de divorcio que duró años y que impidió que ambos coincidieran durante años.

Haley había luchado por perdonar a sus padres a medida que crecía. Pero desde que comenzó a practicar Falun Gong, dijo, su forma de pensar cambió.

“Me di cuenta de lo difícil que era cambiar mi propia mentalidad sobre las cosas y mis propias imperfecciones, y eso me ayudó a dejar de lado mucho del resentimiento que tenía por las imperfecciones de mis padres y por los errores que cometieron”, dijo, y agregó que dolores como esos le habían ayudado a ser más empático con los demás.

“Era casi como si necesitara entender qué era el sufrimiento para querer ayudar a otras personas”, dijo.

“Esto es nuevo”

Mientras estaba embarazada de seis meses en 1997, Smith fue atropellada por un automóvil mientras cruzaba la calle. El auto la golpeó en la espalda con tanta fuerza que la tiró por los aires. Cayó sobre su coxis.

El bebé de Smith, un niño, no se movió durante varias horas después de eso, aunque finalmente salió ileso. Sin embargo, Smith sufrió graves lesiones en la parte inferior de la espalda que la mantuvieron en cama durante semanas y le causaron problemas de espalda duraderos. Le dolía tanto la espalda que en un momento se cayó al suelo de la cocina sin poder mover las piernas.

Eso, además de sus otros problemas de salud, hizo que aprender ejercicios en sí no fuera una hazaña menor.

En incrementos de 10 a 20 minutos, Smith hizo los ejercicios de Falun Gong, avanzando hasta que pudo sentarse durante una hora completa de meditación con las piernas cruzadas en una posición de doble loto. A veces lloraba porque “era muy doloroso”.

Jami Smith con sus hijos en Moab, Utah, en septiembre de 2022. (Cortesía de Jami Smith)

Smith tardó alrededor de un año en hacer la meditación de una hora. Por esa época, mientras trataba de no pensar en sus dolores, de vez en cuando se le ocurría que ya no experimentaba el dolor de espalda y podía sentarse con sus hijos sin sentirlo como un tormento.

“Simplemente me di cuenta: ‘Oye, me siento bastante bien. Esto es nuevo. Esto funciona’”, dijo.

Otros problemas de salud fueron desapareciendo poco a poco, y Smith se encontró por fin capaz de “formar parte de mi familia”: Cocinar para ellos, reír juntos, jugar y hacer las compras, algo que antes le producía ansiedad.

Jami Smith con sus hijos en un evento que celebra el Día Mundial de Falun Dafa frente al edificio del Capitolio del estado de Utah, en Salt Lake City, Utah, el 6 de mayo de 2023. (Xiao Yuqing/The Epoch Times)

Una consecuencia del accidente automovilístico de 1997 fue su miedo a conducir. Si alguien se le cruzaba en la carretera, se agarraba con fuerza al volante presa del pánico, aterrorizada de que muriera. Ese miedo también se disipó.

Durante un viaje de hora y media a Salt Lake City el invierno pasado con cuatro de sus hijos, Smith quedó atrapada en una fuerte tormenta de nieve que provocó muchos derrapes. Hacía viento, la visibilidad era baja y los niños discutían en voz alta entre ellos. Smith, en lugar de entrar en pánico, sugirió que los niños pensaran en algo bueno que habían hecho el uno por el otro.

“Eso cambió todo el viaje”, dijo Smith. “Todos estaban felices el resto del camino”.

Smith se sorprendía en situaciones como esa al aplicar una mentalidad: “Pensar con más compasión el uno hacia el otro y recordárselo”.

“Es uno de esos momentos en los que me digo: ‘Vaya, lo he hecho ‘”, dijo, reflexionando. “Mostré más compasión y no exploto… Eso pasa todo el tiempo”.

La representante Burgess Owens (R-Utah) posa con Jami Smith y sus hijos en un evento en Herriman, Utah, en junio de 2022. (Cortesía de Jami Smith)

Sentido de propósito

A mediados del verano de 2020, Haley decidió volver a estudiar.

“Quería terminar lo que empecé”, dijo. “Sentí que solo necesitaba concentrarme en eso en lugar de tratar de planificar toda mi vida”.

Como investigador y responsable de comunicación del Centro de Información Falun Dafa de Nueva York, atribuye a su titulación el haberle enseñado las habilidades esenciales para hacer lo que necesita: Sumergirse en temas desconocidos sin sentirse intimidado, pero sabiendo que puede aprender lo que necesita saber sobre la marcha.

Todavía disfruta de tener nuevas experiencias, pero ya no se trata de la experiencia en sí.

“Ya no es que mi felicidad dependa de eso”, dijo. “Es solo una experiencia de vida adicional, como un bono, en lugar de lo que le da sentido a mi vida”.

Linda Campbell en el jardín de su patio trasero, en el condado de Sonoma, California, el 12 de mayo de 2023. (Cortesía de Linda Campbell)

Campbell, ahora jubilada, asistió recientemente a un evento en San Francisco para celebrar el Día Mundial de Falun Dafa, que marcó el 31° de su difusión pública, así como el cumpleaños del fundador de Falun Gong, el Sr. Li.

“Siento que tengo esta familia maravillosa”, dijo, y agregó que se sentía “tan feliz de una manera tranquila” de saber que tantas personas, sin importar dónde se encuentren en la vida, están “trabajando duro para mejorar”.

“Todo esto ha sido algo tan maravilloso en mi vida”.

¿Y esa cerca? Arbustos tupidos de color verde plateado han crecido sobre él. “Ni siquiera sabrías que había una valla detrás o que había algún problema”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.