El principal consultor médico de China para el coronavirus de Wuhan está infectado con la enfermedad

Por Olivia Li
24 de Enero de 2020 Actualizado: 24 de Enero de 2020

Un experto médico chino que aseguró al público que “la neumonía de Wuhan es controlable” fue diagnosticado con el nuevo coronavirus después de visitar la ciudad de Wuhan como uno de los principales consultores médicos para esta nueva neumonía viral.

Wang Guangfa, Director de Medicina Respiratoria y de Cuidados Críticos en el Primer Hospital de la Universidad de Pekín, confirmó con los medios estatales chinos el 21 de enero que le diagnosticaron el coronavirus, también conocido como neumonía de Wuhan.

Wang permaneció en Wuhan durante al menos ocho días, como miembro del equipo de expertos de la Comisión Nacional de Salud, para investigar la neumonía relacionada con el SARS causada por un coronavirus recientemente identificado.

No obstante, incluso los principales periódicos de China tienen dificultades para obtener las fechas exactas de la estancia de Wang en Wuhan. Algunos dicen que el equipo de expertos médicos fue enviado a Wuhan el 31 de diciembre de 2019, mientras que otros medios de comunicación dijeron que la delegación había llegado antes del 31 de diciembre.

La discrepancia en estos informes es digna de mención, porque el público chino se ha indignado cada vez más y exige que las autoridades revelen las fechas exactas del primer caso diagnosticado, por un lado, y por el otro lado quieren saber cuándo el personal médico de Wuhan se dio cuenta de los peligros de esta misteriosa nueva enfermedad. Muchas personas han expresado su sospecha de que al público le han ocultado la verdad desde noviembre pasado.

Además, ninguno de los medios estatales chinos reveló la fecha exacta en que Wang fue diagnosticado. El hecho de que estuviera infectado podría ser una fuerte evidencia de la transmisión de persona a persona, y las autoridades médicas chinas no estaban dispuestas a confirmar la transmisión entre humanos en absoluto.

El 10 de enero, Wang anunció en la televisión central de China que la condición de los pacientes de Wuhan y la situación general de la propagación de la enfermedad eran controlables, y añadió: “La mayoría de los pacientes se clasifican como leves a moderados. Hasta ahora, no ha habido un solo caso de personal médico infectado por pacientes “.

Infección a través de la conjuntiva

Después de que se descubrió que Wang estaba infectado, dijo que había visitado a pacientes dos veces durante su estancia en Wuhan.

Wang dijo a los medios estatales chinos que su primera visita fue en una unidad de cuidados intensivos (UCI) para verificar el estado de un paciente gravemente infectado, en el Hospital Jinyintan de Wuhan, un hospital dedicado a emergencias de salud pública y enfermedades contagiosas bajo la jurisdicción directa de la Comisión de Salud de Wuhan.

“Aunque me encontraba cerca del paciente, estaba completamente protegido, con una máscara facial médica (un escudo acrílico que cubría toda la cara). Había pocas posibilidades de que me infectara con ese paciente”, dijo Wang.

En una fecha diferente, Wang visitó las clínicas de tratamiento de fiebre de varios hospitales y salas de aislamiento temporal para pacientes con sospecha de neumonía. Esta vez, solo llevaba una máscara médica N95.

Después de su regreso a Beijing, el primer síntoma de enfermedad que notó fue conjuntivitis en la parte inferior de su ojo izquierdo.

“Un par de horas después, comencé a experimentar fiebre y síntomas de catarro”, dijo Wang.

El término médico “catarro” se refiere a los síntomas típicos de las infecciones virales de las vías respiratorias superiores, como el exceso de flema, moco y tos.

Wang, sin embargo, no había oído hablar de ningún caso entre los pacientes con neumonía de Wuhan cuyo primer síntoma fuera conjuntivitis. Por lo tanto, descartó la posibilidad de estar infectado con el coronavirus de Wuhan. Recibió tratamiento para la gripe, pero resultó ineficaz. Luego consultó a sus médicos para realizar una prueba de secuenciación del gen del virus para saber si había contraído la neumonía de Wuhan.

En retrospectiva, Wang dijo que la ruta más probable de que se infectara era a través de su conjuntiva. “No usé gafas protectoras. Ese era mi punto vulnerable”, dijo.

Los internautas cuestionan la declaración de Wang de que es “controlable”

Cuando se confirmó que Wang era otra víctima del coronavirus de Wuhan, los usuarios de las redes sociales chinas notificaron de inmediato a sus amigos de la red para que se mantuvieran en alerta máxima.

“Incluso un experto en enfermedades contagiosas, que sabe cómo protegerse, está infectado. ¡Eso nos dice cuán contagioso es el nuevo virus! ” Fue el mensaje típico que enviaron.

Un usuario de las redes sociales escribió un artículo de blog que desde entonces ha sido ampliamente compartido, cuestionando la afirmación de Wang de que la enfermedad es controlable:

“Desde el principio, hemos estado escuchando la frase, ‘prevenible y controlable’. Me preguntaba, ¿han identificado la fuente original del virus? ¿Cómo lo prevenimos si ni siquiera sabemos de dónde vino el virus? Ahora el virus ha sido identificado como un coronavirus; entonces ni siquiera espere que pronto tengamos una vacuna o un tratamiento especial. Además, Wuhan es un centro de transporte capaz de propagar la enfermedad a todo el país. Cuando no hay muchas medidas de detección en las estaciones de transporte público, ¿en qué se basa la afirmación de que es controlable?

“La misma frase,” prevenible y controlable “, ya ha repercutido en que se haya perdido mucho tiempo para prevenir y controlar la enfermedad. También se me ocurrió que el primer laboratorio P4 en China comenzó a funcionar en Wuhan, del que se dice que es el mejor laboratorio de bioseguridad del mundo. Cuando se lanzó el laboratorio en 2018, el video publicitario producido por el gobierno lo describió como “un instrumento importante de nuestra gran nación para proporcionar protección a nuestros ciudadanos” y “el escudo protector de los chinos contra los virus”. ¡Qué ironía!”.

Un laboratorio P4 es un laboratorio para el manejo de enfermedades del nivel 4 de bioseguridad (el nivel más alto), que son enfermedades que tienen altas tasas de mortalidad y no tienen tratamientos conocidos, como el ébola. Tal laboratorio sigue los más altos estándares de seguridad de microbiología y soporta su trabajo con virus y bacterias peligrosas.

El laboratorio P4 en Wuhan no solo es el primero de su tipo en China, sino también el primero en Asia.

El virus se ha extendido, al menos, a otros seis países desde el 23 de enero.

Los funcionarios encerraron a Wuhan, una ciudad de aproximadamente 11 millones en el centro de China, el 23 de enero. El transporte público fue cerrado y los aeropuertos también. Se les dijo a los residentes que no salieran a menos que tuvieran circunstancias especiales.

En las cercanías de Huanggang, con una población de 7,5 millones, y Ezhou, que tiene alrededor de un millón de personas, las autoridades anunciaron cuarentenas unas horas más tarde, diciendo que todo el transporte público, todos los teatros, bares de internet, sitios de entretenimiento en interiores y centros turísticos serían cerrados.

Mientras tanto, en Beijing, todos los eventos importantes planeados para celebrar el Año Nuevo chino fueron cancelados.

Descubre

El macabro negocio multimillonario que está financiando al régimen comunista en China

TE RECOMENDAMOS