El problema de los demócratas con los latinos no es solo la palabra “Latinx”

Por Charlotte Allen
23 de Junio de 2022 1:56 PM Actualizado: 23 de Junio de 2022 2:15 PM

Comentario

Cuando la candidata republicana Mayra Flores, una inmigrante nacida en México, consiguió un escaño en el Congreso el 14 de junio en una parte del sur de Texas que había sido un bastión del Partido Demócrata durante generaciones, los críticos calificaron la elección como un referéndum sobre la palabra “Latinx”, el nuevo apelativo favorito de los progresistas para las personas de ascendencia latinoamericana.

Un ingenioso tuitero se mostró sarcástico: “Pero su oponente [el demócrata Dan Sanchez, muy por detrás con un 43%] ganó el voto latinx”.

Es un hecho bien conocido que el neologismo “Latinx”, acuñado a mediados de la década de 2000 y adoptado casi universalmente por los académicos y los  medios de comunicación hegemónicos porque suena a la moda con lo “no binario”, en contraste con los muy sexistas “Latino” y “Latina”, es casi universalmente odiado por los propios latinos y latinas. Una encuesta realizada en 2021 mostró que solo el 2% de las personas de ascendencia hispana preferían que se les llamara “Latinx”, y el 40% consideraba la palabra francamente ofensiva. Incluso entre los jóvenes de 18 a 34 años, los millennials y los zoomers con más probabilidades de haber recibido un lavado de cerebro por parte de sus universidades y de los medios de comunicación “woke”, solo el 4 por ciento se llama a sí mismo “Latinx”.

Para empezar, es una palabra fea. En letra de molde, parece que rima con “sphinx” —un sonido nada bonito— así que hay que hacer un giro mental para pronunciarla como una palabra de tres sílabas: “Latin-X”. Y esto no tiene sentido en español, donde la letra “x” se pronuncia “equis” y casi ninguna palabra termina con una “x” después de una consonante. No es de extrañar que muchos estadounidenses de ascendencia hispana consideren que “Latinx” es una invención gringa que muestra la condescendencia gringa hacia el idioma español.

Tampoco es de extrañar que algunos de los demócratas que hace poco adoptaron la palabra se estén alejando de ella. Chuck Rocha, exasesor principal del senador Bernie Sanders (I-Vt.), dijo a Politico que aconseja a los candidatos que reserven la palabra “Latinx” únicamente para hablar con grupos “activistas” “de la izquierda”.

Pero el paso en falso “Latinx” no tiene que ver solo con las ridículas elecciones de palabras de los liberales sobreeducados. Se trata de la incomprensión generalizada durante décadas por parte de los liberales, especialmente de los operadores políticos del Partido Demócrata, de los propios latinos, antes considerados un electorado demócrata sólidamente fiable (el 71% votó por Barack Obama en las elecciones presidenciales de 2012) y que ahora tienden a ser claramente republicanos. Los hispanos son ahora la mayor minoría étnica de Estados Unidos, con el 19% de la población, y en California, con el 39% de la población, son el mayor grupo étnico, punto. Es un malentendido con consecuencias potencialmente catastróficas.

Una encuesta del Wall Street Journal de diciembre de 2021 mostraba a los hispanos divididos por igual entre los candidatos demócratas y republicanos en la papeleta genérica del Congreso para 2022. Otras encuestas han registrado un marcado aumento del apoyo latino a Donald Trump desde 2016 hasta 2020. En las elecciones a gobernador de Virginia de 2021, el demócrata Terry McAuliffe perdió el voto latino. Y ahora los catastróficos porcentajes de desaprobación del presidente Joe Biden en un Texas fuertemente hispano, considerado durante mucho tiempo como el “campo de batalla” demográfico que haría pivotar a Estados Unidos hacia una mayoría demócrata permanente. El fiasco “Latinx” no es más que un síntoma —y un símbolo— de lo que les ha ido mal a los demócratas.

Su primer error ha sido agrupar a todos los latinos en una sola cultura monolítica de “gente de color”, todos presuntamente víctimas de una sobreclase blanca y, por tanto, preparados para inclinarse hacia la izquierda. De hecho, los latinos comprenden una variedad de subculturas de influencia ibérica e indígena —mexicanos, cubanos, puertorriqueños, brasileños, etc.— que tienen sus propias costumbres, música, tradiciones artísticas y cocinas. Mi difunta madre, nacida María del Río en Lima, Perú, era un ejemplo perfecto. Algunos de sus parientes se parecían a los reyes incas, otros a Don Quijote, pero no podían imaginar que los confundieran con guatemaltecos o argentinos.

Las actitudes políticas de los latinos también varían enormemente: los cubanos son los más conservadores debido a las experiencias de su país de origen con el socialismo, y los puertorriqueños son los más liberales (aunque la aguja también se está moviendo hacia la derecha para ellos). Los demócratas han ignorado normalmente estas diferencias y han lanzado posiciones genéricas contra el establishment blanco que han asumido que atraerán a todos los latinos. Por ejemplo, flexibilizar las restricciones a la inmigración ilegal y ofrecer vías de acceso a la ciudadanía a los que llegan ilegalmente. Pero las actitudes de los hispanos nacidos en Estados Unidos y de los inmigrantes legales son complejas. De hecho, una encuesta de Pew Research de 2021 mostró que una mayoría sustancial de ambos grupos no está a favor de las vías de ciudadanía para los inmigrantes ilegales, y el 56% de los latinos naturalizados está a favor de aumentar la seguridad fronteriza para disuadir los cruces ilegales. Esto no es sorprendente: los mexicano-estadounidenses que viven en los estados fronterizos son en su mayoría de clase trabajadora, y no quieren ver sus puestos de trabajo en peligro por los inmigrantes ilegales dispuestos a trabajar por salarios más bajos. Es revelador que el marido de Mayra Flores sea agente de la Patrulla Fronteriza.

Otra de las causas favoritas de los demócratas progresistas, “Desfinanciar a la policía”, es poco probable que obtenga mucho apoyo en Los Ángeles, California, donde los hispanos representan el 49% de las fuerzas policiales y los sheriffs de condado, una cifra que se corresponde con su representación en la población general. El sheriff del condado de Los Ángeles, Alex Villanueva, que en 2021 desalojó un campamento de indigentes plagado de delincuencia en Venice Beach, es una figura inmensamente popular.

El segundo error de los demócratas ha sido asumir que las organizaciones políticas prominentes y decididamente izquierdistas citadas por los medios de comunicación como portavoces de los latinos realmente hablan en su nombre. Organizaciones como La Raza (ahora UnidosUS) y el Fondo Mexicano-Estadounidense para la Defensa Legal y la Educación (MALDEF), ambas producto del radicalismo de los años 60, siguen siendo las fuentes a las que acuden los periodistas perezosos que buscan una “perspectiva latina”.

UnidosUS se autodenomina “la mayor organización de defensa de los derechos civiles de los hispanos del país”, pero si se visita su sitio web, y el de MALDEF, se verá que sus principales preocupaciones en este momento parecen ser las obsesiones habituales de los progresistas blancos: el control de las armas y el acceso al aborto, así como la inmigración prácticamente incontrolada. No se menciona en absoluto la principal preocupación de los hispanoamericanos en este momento (revelada en una encuesta de Axios del 22 de marzo): la inflación y la delincuencia.

Si el Partido Demócrata quiere dejar de perder latinos y detener la elección de más Mayras Flores en sus bastiones tradicionales, tiene que dejar de escuchar a los medios de comunicación woke y a los académicos progresistas que forman su base. Y tiene que desechar de una vez por todas esa espantosa palabra “Latinx” que los medios y los académicos han inventado.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.