El profeta argentino Parravicini dice que fue abducido por un ovni en el obelisco de Buenos Aires

Por Blanca Téllez - La Gran Época
21 de Octubre de 2019 Actualizado: 06 de Noviembre de 2019

El gran obelisco de la ciudad de Buenos Aires, Argentina, que los turistas buscan inmortalizar en sus fotografías, es un indiscutible ícono de la ciudad porteña. Al simbolismo de este emblemático lugar se añade un velo de misterio por la abducción extraterrestre relatada por Parravicini, que refuerza los enigmas que el sitio parece resguardar.

Si vas a Buenos Aires y caminas por calle Corrientes, te encontrarás con una enorme estructura que se erige majestuosa justo en el centro de la plaza de la República: el Obelisco.

El monumento, construido en 1936 para conmemorar la fundación de la ciudad, causa asombro y misterio, mientras se extienden las posibles explicaciones sobre lo que sería su verdadero propósito y función, ahí donde existió un templo en el que acontecieron importantes hechos históricos.

Obelisco de Buenos Aires. (Joe Raedle/Getty Images)

El obelisco se alza en la plaza que sustituyó al templo de San Nicolás de Bari. Este edificio construido en el siglo XVIII, en 1733, daba servicios religiosos a los habitantes del barrio antiguo del mismo nombre y a famosos personajes de la ciudad.

Aquí también tuvieron lugar sucesos muy significativos en la vida del país. En 1812, la bandera de Argentina fue izada por primera vez en el templo por el general Manuel Belgrano.

Iglesia San Nicolás de Bari siglo XVIII
Antigua Iglesia de San Nicolás de Bari (Dominio público/Wikimedia commons)

En este templo ofició el sacerdote Manuel Alberti, donde habría fallecido, (de acuerdo a las crónicas históricas de la iglesia) pero sus restos no fueron exhumados cuando el edificio fue derribado y se estima que aún permanecen bajo el obelisco de la plaza, según la publicación del Arcón de Buenos aires.

Y más, Benjamín Solari Parravicini, el famoso vidente argentino, declaró que mientras caminaba cerca del obelisco, fue abducido por un ovni. Este evento habría sucedido en 1960, según la entrevista que dio al diario La Razón el 10 de junio de 1968.

Parravicini mencionó en esa entrevista que fue raptado por seres de estatura elevada, con ojos redondos, sin párpados y con cabellos platinados. Antes de subir a la nave extraterrestre, vio a un ser con ropa metálica o un saco verde fosforescente en medio de una niebla.

“Ahí fue cuando se me cruzó la idea de que yo estaba en un plato volador, porque veía allá abajo, abajo, veía la punta del Obelisco, que entonces tenía una luz. Y justo cuando se me ocurrió pensar eso, uno de ellos me dice: “Si señor, somos de Venus”, dijo Parravicini en la entrevista.

“Yo había subido a la madrugada, en plena noche, oscura”, detalló. “Fue impresionante para mí ver el sol, enorme, grandote, refulgente”, dijo sobre esa experiencia en la que vio, según su propio relato, cómo estaba “dando vuelta por el mundo”.

Ovni
Imagen ilustrativa. (PhotoVision/Pixabay)

“De repente empecé a ver que los cielos cambiaban, y vi un cielo colorado, como esos que se ven a la caída de la tarde”, agregó en la entrevista.

“Simultáneamente, vi que el mundo se torcía”, agregó, y en su relato a continuación dijo: “entonces se nubló de nuevo […] ¡Hasta que yo vi un sol verde!”.

“Fue impresionante”, declaró Parravicini al diario argentino La Razón.

A partir de 1960, Parravicini incluye en sus famosas psicografías, muchas más imágenes y textos de seres extraterrestres y ovnis.

¿Será también una coincidencia que en la zona donde está este obelisco se hayan registrado desde mediados de los años sesentas lo que se denominan avistamientos de ovnis?

Este imponente obelisco tiene todas las características que distinguen a estos monumentos en diferentes partes del mundo, como la forma de pilar o aguja que remata en lo alto en la punta o piramidón. En su origen se construían con un solo bloque de piedra.

obeliscos en ciudades del mundo
Obeliscos: en París, Francia(izq) y Plaza San Pedro, Italia, (der). (matazel/Darius Lebok/Pixabay)

En el antiguo Egipto, los obeliscos proliferaron colocados en pares a la entrada de los templos para protegerlos y fueron considerados rayos petrificados de Atón durante la época de Akenatón, de quien se ha dicho que su cráneo alargado no corresponde a ninguna raza humana.

En el culto del dios solar RA, como símbolos de la estabilidad y la fuerza creadora del dios solar, ya que los antiguos egipcios creían que los rayos del sol llevaban a las tumbas la resurrección de los muertos.

También se considera que la columna del obelisco sería una ofrenda a dios del sol y que el piramidón o punta superior simboliza los rayos del sol que se esparcen en la tierra, por ello la referencia a la estabilidad y permanencia, así como a la virilidad y fertilidad, los atributos del Sol.

Obelisco Karnak egipto
Obelisco en Karnak Egipto. (Albert Dezetter/Pixabay)

Se dice asimismo, que por su forma espigada, funcionan como torres que captan y emiten energía, una “antena que puede concentrar desde su base cantidades ingentes de energía y emitirla desde su punta hacia algún otro lugar situado en los alrededores”, como se lee en un artículo de David Topi sobre el significado de los obeliscos publicado en Infomistico.com.

David Topi dice que los obeliscos están cerca de alguna “estructura que necesita y se nutre de esa energía emitida para potenciar su funcionamiento”, como “iglesias y lugares de culto importantes, instituciones y lugares de poder legislativo, jurídico, económico, etc. Y están cerca de puntos donde existe la posibilidad de ‘enchufarse’ a alguna toma de energía natural del planeta”.

Muchos de los antiguos obeliscos egipcios fueron llevados a diferentes ciudades del mundo, donde se alzan en lugares importantes como la Plaza de la Concordia de París, o en Central Park en Nueva York, Estados Unidos.

Obelisco Cleopatra Central Park de N. York
Obelisco de Cleopatra en el Central Park de N.York. (STAN HONDA/AFP/Getty Images)

Según El Clarín, el obelisco de Buenos Aires, que mide 67.5 metros de altura,  fue construido por el famoso arquitecto modernista Alberto Prebisch, por encargo de la empresa alemana Siemens. Su creación en cemento, en un tiempo récord de 60 días, generó gran polémica por haber sido elegido sobre el monumento de un personaje.

Las reacciones de los porteños tradicionales ocasionaron que 3 años después de haber sido inaugurado se autorizara su demolición por motivos estéticos y de seguridad pública, que no se llevó a cabo porque su destrucción fue vetada.

En la actualidad se ha convertido en un símbolo e icono de la ciudad, con avistamientos de ovnis y, como sucede con muchos otros, se considera que protege a la ciudad.

Obelisco Buenos aires
Obelisco con los colores de la bandera argentina. (EITAN ABRAMOVICH/AFP/Getty Images)

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Cuál es el verdadero significado de la esvástica

TE RECOMENDAMOS