El pueblo estadounidense vs. la Máquina Demócrata

Por Newt Gingrich
21 de Marzo de 2021
Actualizado: 21 de Marzo de 2021

Opinión

A principios de esta semana, escribí sobre cómo los demócratas del Congreso en Arizona (y otros estados políticamente mixtos) van a tener que tomar una decisión sobre si servirán a las personas que representan–o a la Máquina Demócrata que dirige Washington.

Específicamente, estaba señalando disposiciones en el H.R. 1 de la presidenta de Cámara Nancy Pelosi a las que la mayoría de residentes de Arizona se oponen profundamente. El proyecto de ley está orientado principalmente a mantener a los políticos demócratas en el poder (y a sus aliados bien pagados) a perpetuidad–a pesar de la voluntad del pueblo estadounidense.

Esto me hizo pensar más profundamente en cómo se siente el pueblo estadounidense en su conjunto acerca de la agenda más amplia de la Máquina Demócrata–que en gran medida se esconde detrás de una legislación hábilmente nombrada y unos medios de comunicación nacionales cómplices que se benefician más de ayudar a la máquina que de informar a la gente estadounidense.

Primero, permítanme explicar lo que quiero decir con la Máquina Demócrata.

En un Congreso normal y saludable, cada miembro individual está ahí para servir los intereses de sus electores. El liderazgo tiene un poder significativo, pero en última instancia, el liderazgo necesita el apoyo de sus miembros para operar con eficacia. El liderazgo entiende que algunos miembros simplemente no pueden votar por algunas cosas, porque cada distrito y estado es único.

Para navegar esto, el liderazgo presentará legislación, permitirá que los miembros la lean y hagan enmiendas, y debatirán las enmiendas en el pleno. Así es como se elabora una legislación bipartidista que funciona y cuenta con el apoyo de la mayor parte del Congreso.

Cuando fui presidente de la Cámara, pasaba la mayor parte del tiempo escuchando a los miembros, aprendiendo lo que necesitaban para sus distritos y ayudando a asegurar que la agenda general contara con el apoyo de los republicanos–y de tantos independientes y demócratas como pudiéramos traer. Escuchar, aprender, ayudar y liderar–ese era mi método.

Este no es el método que están usando Pelosi y el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer. Ellos están construyendo una máquina. En una máquina, el liderazgo introduce legislación (que solo un puñado de personas con información privilegiada ha visto) y pide una votación. No hay proceso de enmienda. No hay debate. Votas con la máquina, o te castigan.

Esto es lo que vimos cuando el H.R. 1 fue aprobado por la Cámara (sin apoyo republicano), y cuando el proyecto de ley de Pago Político de USD 1.9 billones del presidente Joe Biden se convirtió en ley (también sin votos republicanos).

Ahora, esta máquina solo puede funcionar si el pueblo estadounidense permanece en la oscuridad. Si más estadounidenses ven lo que están haciendo los demócratas, será cada vez más difícil para Pelosi imponer su voluntad. Esto se debe a que la mayoría de los estadounidenses se oponen totalmente a la agenda demócrata moderna.

Considere estos problemas que McLaughlin & Associates descubrió en un formulario de encuesta nacional del 29 de enero al 29 de febrero. 2.

Sobre el seguro médico, en un 89 por ciento, los estadounidenses de ambos partidos están a favor de reducir los precios de los medicamentos recetados a través de la elección del consumidor y la competencia del sector privado. El mismo porcentaje dice que el seguro debería cubrir todas las condiciones preexistentes. El ochenta y cinco por ciento de los estadounidenses quieren más opciones y competencia para reducir las primas de seguro médico.

En cuanto a la integridad electoral, el 85 por ciento de los estadounidenses dice que el voto por correo debe requerir verificación de firma para ser contado. El ochenta y cuatro por ciento dice que solo los ciudadanos estadounidenses deberían poder votar en las elecciones, y el 81 por ciento dice que se debería exigir una identificación con foto para todas las votaciones, en persona y en ausencia.

En cuanto a la economía, el 87 por ciento apoya un crédito fiscal “Hecho en Estados Unidos” para las empresas que fabrican en los Estados Unidos. Y el 82 por ciento dice que debemos exigir justicia en el comercio con la China comunista.

En otras áreas, el 87 por ciento apoya la deportación obligatoria para los no ciudadanos que están en bandas criminales. El ochenta y seis por ciento de los estadounidenses apoyan los límites de mandato para los miembros de ambas cámaras del Congreso. Y un apoyo total del 85 por ciento a proteger la libertad religiosa de la interferencia del gobierno.

El ochenta y uno por ciento de los estadounidenses apoyan la elección de escuela para cada niño estadounidense, así como la legislación antimonopolio para regular a las Big Tech para proteger la competencia, la libertad de expresión y la privacidad.

Finalmente, el 80 por ciento de los estadounidenses dicen que deberíamos financiar completamente (no retirar fondos) a nuestra policía y fuerzas del orden.

Si usted analiza esta lista de problemas de apoyo de más del 80 por ciento y considera dónde está la Máquina Demócrata en la mayoría de ellos, se hace evidente que las elecciones de mitad de período de 2022 serán mucho más grandes que simplemente republicanos contra demócratas.

Me parece que 2022–y potencialmente 2024–se definirá como el pueblo estadounidense contra la Máquina Demócrata.

Yo tengo fe en que el pueblo estadounidense ganará.

De Gingrich360.com.

Newt Gingrich, republicano, se desempeñó como presidente de la Cámara de Representantes de 1995 a 1999, y postuló como candidato presidencial en 2012.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS