El régimen chino amenaza con lista negra a empresas extranjeras como represalia contra EE.UU.

Por Nicole Hao - La Gran Época
31 de Mayo de 2019 Actualizado: 31 de Mayo de 2019

En vísperas de que el aumento de los aranceles chinos en las importaciones estadounidenses tengan efecto, el régimen chino anunció su último movimiento de represalia en la disputa comercial entre Estados Unidos y China: se está preparando para establecer una “lista de entidades no confiables” de empresas, organizaciones e individuos extranjeros que dañan los beneficios de las empresas chinas.

El nombre “lista de entidades” es similar a la del Departamento de Comercio de los Estados Unidos. El 15 de mayo, colocó al gigante chino de telecomunicaciones Huawei en una lista de entidades por motivos de seguridad nacional, lo que efectivamente prohibió a la empresa hacer negocios con empresas estadounidenses. Como Huawei compra una cantidad significativa de software y componentes de EE.UU. a compañías estadounidenses y a otras firmas que utilizan tecnología de origen estadounidense, la prohibición de las exportaciones ha sido un duro golpe para la empresa china.

Gao Feng, portavoz del Ministerio de Comercio de China, dijo en una conferencia de prensa el 31 de mayo: “[Algunas entidades extranjeras] bloquearon, dejaron de suministrar y tomaron otras medidas discriminatorias contra las compañías chinas por razones no comerciales. Daña gravemente los derechos e intereses de las empresas chinas, y pone en peligro la seguridad y los intereses nacionales de China”.

Gao no proporcionó detalles sobre qué tipo de compañías o individuos incluiría el régimen chino en la lista, ni las medidas punitivas que se impondrían.

Tampoco explicó por qué dañar los intereses de las empresas chinas podría poner en peligro la seguridad nacional de China.

Después de la declaración de Gao, los medios estatales chinos comenzaron a publicar artículos que promocionaban el movimiento “poderoso” del régimen chino para lanzar la lista de entidades.

Negociaciones comerciales de Estados Unidos y China

Durante una conferencia de prensa del 30 de mayo con el Ministerio de Comercio, se le preguntó a Gao sobre el progreso de las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China. Él respondió: “Las conversaciones han encontrado serios contratiempos”.

Gao también criticó duramente a Estados Unidos y dijo que las conversaciones comerciales han llegado a un punto muerto.

Las tensiones comerciales se intensificaron recientemente luego de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunciara a principios de mayo que aumentaría las tasas arancelarias a 25 por ciento, desde el 10 por ciento de los USD 200 mil millones en productos chinos. Los funcionarios estadounidenses dijeron que la parte china había incumplido los compromisos negociados anteriormente durante los meses de conversaciones.

Después de dos días de conversaciones en Washington DC que finalizaron el 10 de mayo, los equipos de negociación de ambas partes no pudieron llegar a un acuerdo.

Como represalia, China anunció el 13 de mayo que aumentaría los aranceles de 5 a 25 por ciento en 5.140 productos de Estados Unidos, con un valor aproximado de USD 60 mil millones a partir del 1 de junio.

Estados Unidos también ha comenzado el proceso para imponer nuevos aranceles a productos chinos adicionales valorizados en USD 325 mil millones.

Táctica de negociación

Robert Atkinson, presidente de la Fundación de Expertos en Tecnología de la Información e Innovación, un think-tank con sede en Washington, dijo que el anuncio era una táctica de negociación antes de las negociaciones comerciales programadas entre Trump y el líder chino Xi Jinping en la cumbre del G-20 en Japón en junio.

“Así es como negocian. Hacen esto todo el tiempo”, dijo Atkison a La Gran Época en una entrevista el 31 de mayo.

“Si han hecho algo mal y tú dices que vas a hacer algo en respuesta, entonces aumentarán lo que hacen a pesar de que ellos fueron [quienes] estaban equivocados al principio. Ese es su modus operandi”.

Atkinson dijo que el régimen se dispararía a sí mismo si castigara a las compañías estadounidenses, dada la confianza de las compañías chinas en las tecnologías estadounidenses. Por ejemplo, muchas empresas chinas de tecnología confían en chips fabricados en Estados Unidos, así como en software de firmas estadounidenses como Google y Microsoft.

Atkinson agregó que este tipo de represalia también estimularía a las compañías estadounidenses a trasladar su producción a otros países del sudeste asiático, como Vietnam y Malasia.

Algunos ya han decidido hacerlo; Apple comenzará a ensamblar sus iPhones de gama alta en India a través de la unidad local de Foxconn. Anteriormente, Apple fabricaba principalmente sus productos en China, pero se han impuesto aranceles estadounidenses a muchas partes y componentes electrónicos que se encuentran comúnmente en dispositivos electrónicos, como las placas base y las fuentes de alimentación, que se fabrican en China.

Un importante grupo con sede en los Estados Unidos que aboga por relaciones comerciales sólidas con la India reveló recientemente que aproximadamente 200 empresas estadounidenses se han puesto en contacto con ellas sobre la posibilidad de establecer una base de fabricación alternativa en la India para reemplazar sus actuales líneas de ensamblaje en China.

Otros expertos también han condenado las tácticas del régimen chino en medio de las crecientes tensiones comerciales. Elliott Zaagman, escritor del instituto de investigación estadounidense Lowy Institute, publicó un diagrama en Twitter el 22 de mayo, mostrando que Beijing ha prohibido a más de cien empresas estadounidenses hacer negocios en China, mientras que la administración de los EE.UU. ha prohibido hasta el momento solo a Huawei del mercado estadounidense.

Mientras tanto, Hosuk Lee-Makiyama, economista y director del Centro Europeo para la Economía Política Internacional, preguntó: “¿Qué le queda a China para tomar represalias?”, en una entrevista con el sitio web de tecnología estadounidense Verge el 29 de mayo.

Con el reportaje de Cathy He.

***

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS