El régimen chino contra Estados Unidos y la batalla por el dominio científico

Por John Mac Ghlionn
10 de Julio de 2021
Actualizado: 10 de Julio de 2021

Comentario

Según Joe Augustyn, veterano condecorado de la CIA, cuando los estudiantes titulados de China vienen a Estados Unidos, los funcionarios de Beijing les informan antes de que partan, y les informan “cuando regresan”. Esto hace que la reciente decisión de la Embajada y el Consulado de Estados Unidos de rechazar las solicitudes de visado de 500 estudiantes de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (CTIM), todos ellos de postgrado, sea acertada. Después de todo, el apetito del Partido Comunista Chino (PCCh) por el robo de la propiedad intelectual y los actos de espionaje, que en realidad son dos caras de la misma moneda, es insaciable. La infiltración de instituciones estadounidenses clave ha sido, y sigue siendo, uno de los principales objetivos del PCCh. Apuntar a los epicentros de los avances científicos tiene todo el sentido, ya que las guerras del mañana se ganarán en el ciberespacio, no en campos de batalla remotos. El PCCh lo sabe mejor que la mayoría, de ahí el deseo de enviar tantos estudiantes de CTIM a Estados Unidos, el líder mundial en ciencia.

Pero, ¿qué pasa con los estudiantes estadounidenses? ¿Están interesados en seguir carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas ? La respuesta parece ser un “no” bastante rotundo. Los estudiantes estadounidenses, según los investigadores de Pew, consideran que las áreas del conocimiento CTIM son abrumadoras. La ciencia, las matemáticas y la ingeniería, sostienen, son demasiado difíciles. Más recientemente, el autor Marco Sanau advirtió que el país está al borde de “una importante crisis tecnológica“, ya que “ha quedado por detrás de China e India en la producción de graduados en matemáticas, ciencias e ingeniería”. Esto, escribe Sanau, tendrá “importantes implicaciones para la competitividad de la economía estadounidense y la eficacia de la estrategia de defensa nacional de Washington, que depende de la tecnología”. La crisis de las CTIM, se nos dice, amenaza la seguridad nacional de Estados Unidos. Mientras las carreras de ciencias sociales, como la antropología y la sociología, aumentan su popularidad, las ciencias duras caen en el olvido.

Educar a los niños de hoy para el mundo de mañana

Malcolm X llamó célebremente a la educación “el pasaporte al futuro”. El mañana, argumentaba, pertenecía a “los que se preparan para él hoy”. Teniendo en cuenta que el futuro está inextricablemente ligado a las CTIM, y que muchos estadounidenses están mal preparados para los retos que les esperan, el futuro parece bastante incierto.

Mientras tanto, en China, las carreras universitarias más populares son la ingeniería de software, la ingeniería de la información electrónica, la automatización, la ciencia y la tecnología computacional y las matemáticas aplicadas. Ahora, antes de que se me acuse de alabar a China, permítanme decir una cosa: al igual que los adultos no deberían ser alabados por entender la importancia de cepillarse los dientes, los países no deberían recibir alabanzas por reconocer la importancia de las matemáticas, la ciencia y la ingeniería. Es de sentido común. Sin embargo, cuando los países ignoran la importancia de las CTIM, conscientemente o no, las críticas están definitivamente justificadas.

Ahora mismo, Estados Unidos está siendo destrozado por la Teoría Crítica de la Raza. Como Christopher Rufo ha mostrado de forma tan experta, los niños pequeños de todo el país están siendo expuestos a ideas radicales y sin fundamento. La educación ha sido sustituida por el adoctrinamiento. Las ideologías nefastas impregnan ahora todos los aspectos de la educación estadounidense, desde las escuelas públicas hasta las universidades de élite. En Yale, por ejemplo, una psiquiatra fue invitada recientemente a dar una charla a los estudiantes, y ciertamente habló … principalmente sobre sus fantasías de ejecutar a los blancos.

Estudiantes caminan por el campus de la Universidad de Yale el 27 de septiembre de 2018 en New Haven, Connecticut. (Yana Paskova/Getty Images)

¿Es ésta realmente la mejor manera de preparar a los estudiantes para el mundo del mañana? ¿Qué habilidades valiosas están aprendiendo? ¿Quién se beneficia cuando el país está dividido y distraído por un sinsentido racial? No Estados Unidos.

Sin embargo, no todo está perdido, al contrario. Hay una razón por la que tantos estudiantes extranjeros cursan carreras en universidades estadounidenses, y es que Estados Unidos alberga algunas de las mejores universidades del mundo. Además, sigue siendo el líder mundial en investigación científica. Sin embargo, cuando universidades de prestigio como Yale se convierten en pozos sépticos intelectuales, hay que hacerse preguntas. Si se enseña a los niños que las matemáticas son racistas, en lugar de los fundamentos de las matemáticas, ¿quién se beneficia? ¿A los niños? Para nada. ¿Al régimen chino? Sí, y cualquier otro país que busque hacer daño a Estados Unidos. Para preparar a los niños de hoy para el mundo de mañana, un conocimiento profundo de la ciencia y las matemáticas es absolutamente vital.

Para contrarrestar a China, como he propuesto en otra parte, se necesita desesperadamente un re-conocimiento de la ciencia. Este año, el presidente Biden prometió gastar 250,000 millones de dólares en investigación científica. El año pasado, China gastó 128,000 millones de dólares más que Estados Unidos en investigación y desarrollo. Con las agresivas peticiones de Xi Jinping para acelerar los logros científicos del país, es de esperar que las considerables inversiones continúen, y que aumenten en tamaño.

En este momento, Estados Unidos se encuentra claramente en una posición de potencia científica. Sin embargo, la Administración Biden debe hacer todo lo que esté en sus manos para abordar la crisis de las CTIM, ahora, antes de que sea demasiado tarde. A todos los estadounidenses, independientemente del color de su piel o de su afiliación política, les interesa estar preparados para las oportunidades y las amenazas que les esperan. Para ello, las habilidades en las CTIM no solo son necesarias, sino que son absolutamente críticas.

John Mac Ghlionn es investigador y ensayista. Su trabajo ha sido publicado por medios de comunicación como New York Post, Sydney Morning Herald, The American Conservative, National Review, The Public Discourse y otros periódicos respetables. También es columnista en Cointelegraph.

Siga a John en Twitter: @@ghlionn


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS