El régimen chino introduce nuevas reglas comerciales en represalia a las sanciones de EE.UU.

Por Frank Fang
10 de Enero de 2021
Actualizado: 10 de Enero de 2021

El Ministerio de Comercio de China emitió nuevas reglas, el 9 de enero, intentando contrarrestar las sanciones y restricciones impuestas por gobiernos extranjeros contra empresas e individuos chinos.

De acuerdo con una orden sobre legislación extranjera “injustificada”, publicada en el sitio web del Ministerio, las entidades chinas deben informar en un plazo de 30 días si se ven afectadas por leyes extranjeras que “prohíben o restringen indebidamente” a los ciudadanos, las empresas y las organizaciones chinas a la hora de realizar actividades “económicas, comerciales y que se relacionen con un tercer estado o con sus ciudadanos”.

Luego, el Ministerio de Comercio determinará si la legislación afecta la “soberanía nacional, la seguridad y los intereses de desarrollo” de China.

Si se determina que la ley extranjera es “injustificada”, el Consejo de Estado de China puede emitir una orden judicial contra el “reconocimiento, ejecución y cumplimiento” de las leyes extranjeras.

Además, las personas y entidades chinas que sufren “pérdidas significativas” por el incumplimiento de las leyes extranjeras tienen derecho a recibir el “apoyo necesario” de las autoridades chinas, según la orden.

La orden también establece que Beijing puede “tomar las contramedidas necesarias” en respuesta a tales leyes extranjeras.

Las personas o entidades chinas que no “informen con sinceridad” sobre cómo se enfrentan a restricciones extranjeras para hacer negocios o que no cumplan con las leyes extranjeras a pesar de la orden judicial podrían ser multadas, de acuerdo con las nuevas reglas.

Si bien la orden no mencionó ningún país extranjero específico, los medios estatales chinos se apresuraron a nombrar a Estados Unidos.

El sábado, el medio de comunicación estatal de China, Global Times, publicó un artículo en el que decía que el nuevo orden era la “autodefensa legal de Beijing contra el acoso de Estados Unidos a China”.

El medio agregó que las sanciones de Estados Unidos, a los funcionarios chinos por la erosión de las libertades en Hong Kong y la colocación de empresas chinas en una lista negra comercial, eran “actos de intimidación” de Trump.

El domingo, el Ministerio de Comercio publicó la transcripción de una sesión de preguntas y respuestas, con los medios de comunicación, que involucró a un funcionario anónimo del ministerio. Ese funcionario dijo que las nuevas reglas se introdujeron en respuesta a un “país” que promovió el “unilateralismo” y “prohibió los intercambios económicos entre ciudadanos [chinos] con países relevantes”.

El régimen chino ha acusado con frecuencia a la administración Trump de “unilateralismo”, especialmente durante la guerra comercial de 2018-2019.

El Departamento de Comercio de EE.UU. no respondió a una solicitud de comentarios al cierre de esta edición.

En agosto del año pasado, la administración Trump incluyó en la lista negra a 11 funcionarios de Hong Kong y China, entre ellos a la dirigente de Hong Kong, Carrie Lam, por sus roles en la implementación de la draconiana ley de seguridad nacional de Beijing, que castiga delitos vagamente definidos como la subversión y la secesión con una pena máxima de cadena perpetua.

Cuatro meses después 14 funcionarios dentro de la legislatura de China, que participaron en la implementación de la ley, también fueron castigados con sanciones estadounidenses.

La semana pasada, el secretario de Estado, Mike Pompeo, advirtió que Estados Unidos podría imponer más sanciones a las personas y entidades responsables de los recientes arrestos de 53 activistas, exlegisladores y políticos de Hong Kong.

El motivo del arresto a los 53 ciudadanos de Hong Kong se debe a su participación en una votación primaria, en julio del año pasado, para determinar qué candidatos a favor de la democracia se presentarán a las elecciones del Consejo Legislativo (LegCo). Ahora se dice que ese voto constituye “subvertir el poder estatal”, según la ley de seguridad nacional.

En noviembre del año pasado, el presidente Donald Trump emitió una orden (pdf) que prohíbe las inversiones estadounidenses en empresas chinas que el Pentágono haya designado como vinculadas al ejército chino, citando amenazas a la seguridad nacional de Estados Unidos.

Algunas de las empresas chinas más conocidas, presentes en la orden emitida por el presidente, incluyen al gigante tecnológico chino Huawei y 152 de sus afiliadas, el fabricante de chips de semiconductores SMIC, el fabricante de cámaras de vigilancia Hikvision y el fabricante de drones DJI.

Chen I-hsin, profesor emérito del Departamento de Diplomacia y Relaciones Internacionales de la Universidad Tamkang de Taiwán, dijo al diario taiwanés, China Times, que las nuevas reglas de China eran una advertencia a Joe Biden para que no siguiera los pasos de Trump concernientes a las sanciones a las entidades chinas.

Chen dijo que, debido a que las reglas chinas no tendrán jurisdicción en Estados Unidos, su impacto será limitado. Pero Beijing puede recurrir a sus tácticas habituales de sancionar a los funcionarios estadounidenses o negar visas a los estadounidenses como represalia.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Descubra

“Alto nos elevamos”: una historia real de coraje, amor y perseverancia

TE RECOMENDAMOS