El régimen venezolano está adoptando un sistema de control social ‘Made in China’ del gigante de telecomunicaciones ZTE

Por Fabio Santoro - La Gran Época
16 de Noviembre de 2018 Actualizado: 16 de Noviembre de 2018

Con el propósito de ejercer cada vez más el control sobre la población venezolana, el régimen de Nicolás Maduro está implementando un sistema de control social de origen chino mediante la aplicación de tecnología del coloso de las telecomunicaciones ZTE, según un informe de Reuters, que consiste en otorgar a la ciudadanía una tarjeta de identificación conocida como ‘carnet de la patria’.

En su profunda relación con Beijing, iniciada con Chávez, el régimen chavista con el propósito de conocer el funcionamiento del programa chino de documentos de identidad, envió a una delegación de funcionarios en 2008 a visitar la sede del gigante chino de telecomunicaciones ZTE en Shenzhen, donde se pudo comprobar que, a través de la utilización de tarjetas inteligentes, el régimen chino podía monitorear el comportamiento social, político y económico de las personas mediante un sistema que estaba desarrollando.

El exasesor de seguridad de la información del Ministerio de Justicia, Anthony Daquin, integrante de la delegación venezolana, enfatizó, “Lo que vimos en China cambió todo”, describió a Reuters. Con el paso del tiempo su entusiasmo inicial se convirtió en temor de que un sistema como el chino, una vez implementado, podría llevar a cometer abusos contra la privacidad de las personas en Venezuela. “Ellos buscaban tener el control de los ciudadanos”, afirmó el exasesor a la agencia de noticias.

China está en el negocio de exportar su autoritarismo
— Marco Rubio, Senador de los Estados Unidos

Los  problemas comenzaron cuando Daquin confesó sus preocupaciones a funcionarios venezolanos, motivo por el cual fue detenido y extorsionado por agentes de inteligencia, por lo que tuvo que escapar del país caribeño, describió el exasesor a Reuters.

Después del viaje a la sede de ZTE en Shenzhen, el programa venezolano de aplicar el nuevo sistema chino de identificación estuvo paralizado por largo tiempo y, en enero de 2017, Maduro lo implementó utilizando la nueva tarjeta de identificación inteligente conocida como ‘carnet de la patria’.

El carnet de la patria es un documento de identidad que incluye un código QR que identifica a los ciudadanos que reciben algún tipo de ayuda social del gobierno, como la de tener acceso a los alimentos, salud, carburantes subsidiados y otros programas de los que depende la mayoría de los venezolanos para sobrevivir.

La tecnología que Daquin y sus colegas conocieron en Shenzhen, fue la base de lo que se convertiría en el “Sistema de Crédito Social” de China, según el informe.

De acuerdo con la investigación llevada a cabo por Reuters, el sistema desarrollado por ZTE, en constante evolución y que utiliza “tarjetas inteligentes de ciudadanos”, califica a las personas según su comportamiento, incluida su solvencia financiera y su actividad política.

Control Social

En Venezuela, el derrumbe de la economía está provocando hiperinflación agravada por una escasez generalizada de alimentos, medicamentos y bienes de primera necesidad, y un creciente malestar hace que la única salida viable para la desesperada población sea la de expatriar a otros países latinoamericanos.

Según la investigación de Reuters, la base de datos almacenaría datos personales, información familiar, empleo e ingresos, inmuebles propios, historial médico, ayuda estatal recibida, perfiles en las redes sociales, membresía a un partido político y si una persona fue a votar o no.

Maduro instó a los ciudadanos a inscribirse en el sistema y tener la nueva tarjeta, y afirmó que es esencial para “construir un nuevo poder popular en Venezuela”. Según cifras del gobierno, unos 18 millones de personas –más de la mitad de la población– ya tienen el carnet de la patria, de acuerdo con Reuters.

“Con este carnet vamos a hacer todo de ahora en adelante”, remarcó Maduro por la televisión estatal en diciembre pasado.

Para solicitar la tarjeta se requiere responder una serie de preguntas sobre ingresos, ayudas sociales recibidas, actividades políticas y perfiles de redes sociales.

Aunque la obtención del carnet de la patria es un trámite voluntario, Maduro está tomando medidas para forzar la adopción de la tarjeta sosteniendo que los venezolanos necesitan el carnet para recibir beneficios que incluyen alimentos, medicamentos, pensiones y combustible subsidiado.

Controversia

Al mismo tiempo, el carnet genera controversia en la oposición venezolana y preocupación en los organismos de derechos humanos que lo consideran como una herramienta discriminatoria de control social para que el régimen de Maduro pueda controlar a la población y repartir los escasos recursos entre sus seguidores solamente.

Los venezolanos que tienen el carnet de la patria tienen más derechos que los que no lo tienen
— Héctor Navarro, Ex Ministro de Educación de Chávez

El político opositor y dos veces candidato a la presidencia, Henrique Capriles, denunció el sistema de identificación como “un mecanismo de control”, informó el medio de comunicación BBC.

“Es un chantaje”, exclamó Héctor Navarro, que fue miembro del Partido Socialista Unido de Venezuela y exministro de Educación de Chávez, sobre el programa del ‘carnet de la patria’. “Los venezolanos que tienen el carnet de la patria tienen más derechos que los que no lo tienen”, comentó a Reuters.

Benito Urrea, un diabético de 76 años, informó a Reuters que una médica estatal le negó recientemente una receta de insulina y lo acusó de formar parte de la  ‘derecha’ porque no se había inscripto en el sistema de la tarjeta.

“Lo sentí como un intento de persuadirme, comprarme, por mis necesidades”, dijo Urrea a Reuters en su departamento de Caracas.

El buen comportamiento puede hacer que los ciudadanos obtengan descuentos en servicios públicos o préstamos. Las “malas notas” pueden llevar a que se les prohíba usar el transporte público o que sus hijos no puedan ingresar a las mejores escuelas, relata la investigación.

ZTE

Según la investigación realizada por la agencia de noticias Reuters, el ‘carnet de la patria’ transmite datos de todos sus titulares a servidores de computadoras y el gigante chino ZTE tiene un papel preponderante en el desarrollo del programa.

Aunque el gigante de telecomunicaciones ZTE cotiza en bolsa, su principal accionista es una empresa estatal china y el régimen chino es su principal cliente.

La empresa china, que está en Venezuela desde hace aproximadamente una década, tiene más de 100 empleados que trabajan en dos pisos de un rascacielos de Caracas, detalla el informe.

En el pasado ZTE tuvo problemas con Washington por llevar a cabo contratos comerciales con gobiernos considerados como autoritarios.

La tarjeta de identificación muestra cómo China, a través de empresas vinculadas con el régimen chino como ZTE, exporta sus conocimientos tecnológicos a gobiernos afines a su ideología marxista como el de Maduro y que pueden resultar ser valiosos aliados para así poder controlar, vigilar, recompensar y castigar a los ciudadanos, según la agencia de noticias.

Su Qingfeng, CEO de ZTE de Venezuela, en una entrevista telefónica con Reuters confirmó que la empresa vendió a Caracas los servidores para la base de datos y que está desarrollando la aplicación de pago móvil.

La compañía sostuvo que no violó las leyes chinas o venezolanas y que no cumple ninguna función en la forma en que Venezuela utiliza o recopila los datos de los titulares de tarjetas, agregó Su.

“No apoyamos al gobierno” alegó. “Solo estamos desarrollando nuestro mercado”, refirió a Reuters.

Los legisladores estadounidenses y otros críticos del gobierno de Maduro están preocupados por el papel que ZTE tiene en Venezuela. “China está en el negocio de exportar su autoritarismo”, remarcó a Reuters el senador estadounidense Marco Rubio, en un correo electrónico.

“La creciente dependencia del régimen de Maduro a ZTE en Venezuela, es solo el último ejemplo de la amenaza que las empresas chinas dirigidas por el Estado representan para los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos”, agregó.

Con los servidores comprados a ZTE, el gobierno está creando una base de datos que algunos ciudadanos temen esté identificando a quienes apoyan al gobierno y a los que no lo hacen, refirió el informe.

En 2016, ZTE comenzó a centralizar para el régimen de Maduro la vigilancia por video de todo el país, informaron empleados actuales y anteriores a Reuters.

Además, en la actualidad el gigante chino está ayudando al régimen de Venezuela a construir 6 centros de respuesta a emergencias que monitorean las principales ciudades del país, según un comunicado de prensa de 2015.

ZTE se convirtió hoy en día un socio clave, asumiendo muchos proyectos que en el pasado podrían haberse realizado por empresas venezolanas como CANTV la principal compañía de telecomunicaciones de Venezuela, comentaron personas familiarizadas con el asunto a Reuters.

***

A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

TE RECOMENDAMOS