El riesgo del coronavirus para los uigures de China exige acción

Por David Kilgour
14 de Febrero de 2020
Actualizado: 14 de Febrero de 2020

Comentario

El maltrato de los uigures y otros musulmanes en Xinjiang, China, se puede entender mejor si se enfoca en una sola víctima.

Asa (seudónimo) se mudó a Egipto desde Xinjiang para trabajar. En 2015, llevó a sus pequeños trillizos a Xinjiang para visitar a sus padres, comenzando así una pesadilla de tres años que implicó la separación forzada de sus hijos, detenciones en “centros de formación profesional”, presenciando la muerte de compañeros de celda y la muerte de uno de sus pequeños.

En 2018, la Embajada de Egipto ayudó a Asa a salir de la prisión. Ella y sus dos hijos ahora son refugiados en los Estados Unidos, pero su experiencia refleja la de muchos uigures.

El encubrimiento temprano del brote de coronavirus en Wuhan durante varias semanas en diciembre de 2019 provocó que miles de personas en la región se infectaran y que ahora se extienda a 28 países. Los mandos del Partido Comunista optaron inicialmente por hacerlo secreto antes de admitir una crisis en aumento. El Dr. Li Wenliang, de 34 años, que alertó heroicamente a otros médicos sobre el nuevo virus, se vio obligado a firmar una declaración denunciando su advertencia como infundada e ilegal. Su muerte por el virus el 6 de febrero provocó un diluvio de duelo y enojo en China.

Se teme que el virus se propague a Xinjiang, donde se estima que hay entre 1 y 3 millones de uigures en cientos de campamentos. Adrian Zenz, un investigador líder en los internamientos masivos de Xinjiang, escribió en Twitter: “El coronavirus podría agregar una dimensión completamente nueva a la crisis de Xinjiang”.

Radio Free Asia informa que el saneamiento deficiente y los espacios reducidos en los campamentos podrían facilitar una epidemia, lo que llevaría a un “desastre masivo”, como dijo un experto.

Zenz estima que ahora hay al menos un millón de uigures encarcelados en Xinjiang y expuestos a interminables horas de “reeducación”. La intención del lavado de cerebro es “matar el recuerdo de quiénes son, borrar su identidad, idioma e historia”, dijo en una charla en el Centro Fairbank de Estudios Chinos de la Universidad de Harvard.

En 2017, el líder chino Xi Jinping comenzó a erigir un gulag de “reeducación” para las comunidades musulmanas similar a los campos de trabajos forzados establecidos para los practicantes de Falun Dafa después de mediados de 1999. Ambas redes reciben a presos arrestados por la policía sin ningún tipo de audiencia, juicio o apelación, una práctica inventada en la Unión Soviética de Stalin y adoptada en el Tercer Reich de Hitler.

La sustracción de órganos de prisioneros uigures precedió a la de Falun Dafa (que comenzó en 2001). El Dr. Enver Tohti, un uigur, dijo que en 1995, cuando era cirujano general en un hospital de Urumqi, las autoridades del hospital lo llevaron a un campo de ejecución y le extrajeron los riñones y el hígado a un hombre que estaba vivo cuando la operación comenzó.

En su libro de 2014 “The Slaughter”, Ethan Gutmann estima que los órganos de 65,000 adherentes de Falun Dafa y 2000-4000 uigures, tibetanos y cristianos fueron sustraídos a la fuerza en China entre 2000 y 2008.

Tohti hizo pública una fotografía del Green-Path de transporte de órganos humanos en el aeropuerto de Urumqi, que agiliza el transporte de órganos para los receptores de todo el mundo. La foto, que muestra un letrero de carril prioritario marcado como “Carril para Pasajeros Especiales y para Exportación de Órganos Humanos”, se hizo viral en las redes sociales.

La Dra. Maya Mitalipova, del Instituto Whitehead para la Investigación Biomédica del MIT, dijo: “[La] población entera de uigures, kazajos y otros musulmanes en [Xinjiang] ha sido sometida a controles de salud y (…) se extrajeron muestras de sangre (…) [desde] 2016 hasta la fecha. Estos procedimientos se realizaron solo [en] la población musulmana”.

El Centro Saudí de Trasplantes de Órganos ha indicado que sus ciudadanos compraron órganos del mercado negro y los trasplantaron ilegalmente en China. Los riñones y los hígados cosechados de uigures detenidos se venden por USD 160,00- USD 165,000.

Rodeados de alambre de púas, cámaras de vigilancia y guardias armados, los campos de trabajo forzado obligan a los uigures, kazajos y otras minorías a trabajar por poco o ningún salario.

Los gobiernos y las empresas responsables de todo el mundo deberían unirse a Estados Unidos y Australia para boicotear a cualquiera que haga negocios en Xinjiang. El trabajo forzoso en los campos de internamiento está envenenando la cadena de suministro de varias compañías conocidas de naciones democráticas que operan allí.

La legislación global de Magnitsky facilita a los gobiernos que tienen que imponer sanciones financieras y de visas específicas a funcionarios en países autoritarios que abusan de los derechos humanos.

La comunidad internacional debería pedir a Beijing que permita a la Cruz Roja Internacional y a la Organización Mundial de la Salud acceder a los campamentos de Xinjiang para monitorear lo que se está haciendo, en todo caso, para detener la propagación del coronavirus.

Hay que reconocer que la Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó la Ley de Política de Derechos Humanos de Uigur de 2019 en diciembre. Si este proyecto de ley se convierte en ley, marcará el intento internacional más significativo para presionar a Beijing sobre su detención masiva de uigures y otras minorías musulmanas.

David Kilgour, abogado de profesión, trabajó en la Cámara de los Comunes de Canadá durante casi 27 años. En el gabinete de Jean Chretien, fue secretario de estado (África y América Latina) y secretario de estado (Asia-Pacífico). Es autor de varios libros y coautor con David Matas de “Bloody Harvest: The Killing of Falun Gong for They Organs”.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.

Video relacionado

¿El régimen chino está ocultando la gravedad del coronavirus?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS