El sheriff de Florida Grady Judd : El hombre detrás de la placa

Por Jannis Falkenstern
30 de Noviembre de 2021
Actualizado: 30 de Noviembre de 2021

Se le conoce como el “sheriff más duro de Estados Unidos”, pero el sheriff Grady Judd, del condado de Polk, en Florida, dijo que es “más duro consigo mismo” que con cualquier persona a la que haya detenido.

“Me exijo a mí mismo un estándar muy alto”, dijo Judd en una entrevista reciente en la cárcel del condado de Polk. “Siempre he dicho que nunca he querido hacer nada que avergüence a mi mamá, a mi esposa o a mis hijos”.

El sheriff ha acaparado la atención nacional en entrevistas televisivas en las que ha pronunciado coloridas y memorables citas que ahora se pueden encontrar en el reverso de las camisetas en tiendas online.

También se ha publicado un vídeo de rap en YouTube titulado “Ducking Grady”, en el que el sheriff hace su aparición.

El vídeo fue escrito, interpretado y dirigido por Cedric Wilson, un residente de Lakeland que en su día fue un recluso habitual de la cárcel del sheriff Judd. Ahora está reformado y se ha convertido en un exitoso empresario.

Wilson dijo a una cadena de televisión de Tampa que hizo el vídeo de 2019 para ayudar a los “niños a no meterse en problemas”.

Judd estaba a favor del video, porque dijo que ayudaría a “fortalecer la relación entre la oficina del sheriff y la comunidad”.

Judd ha vivido en la comunidad a la que sirve durante toda su vida.

“Esta comunidad ha sido buena conmigo y seguiré siéndolo. Después de todo, ellos [los votantes] me mantienen aquí por una razón”, dijo Judd.

Es famoso por sus perspicaces conferencias de prensa en las que se enorgullece de “sacar” a los delincuentes de sus comportamientos que los llevan a los confines de su alojamiento: la cárcel del condado de Polk, o lo que Judd denomina “nuestro hotel Crossbar”.

“Estoy seguro de que si entras en esa cárcel y preguntas qué piensan de mí, encontrarás a algunos que simplemente me odian”, dijo. “Sin embargo, hay algunos que te dirán que al menos soy una persona justa”.

A Judd le preocupan especialmente los delitos “contra los niños, los enfermos y los ancianos”.

El condado de Polk es famoso por atrapar a pedófilos y resolver casos de tráfico de personas.

Judd tiene un equipo cibernético que trabaja para atraer a los depredadores y luego los atrapa antes de que puedan “hacer daño a alguien más”.

“No traigan eso al condado de Polk”, advirtió. “Te atraparemos e irás a la cárcel: busco depredadores todos los días”.

Judd explicó que aunque el condado de Polk es conocido por atrapar a los pedófilos, éstos siguen viniendo porque la “necesidad de hacer lo que hacen es más fuerte que ser atrapados”.

Judd está entrando en su 49º año de trabajo en la policía y dijo que “era todo lo que siempre quise hacer”.

En 1958, Grady Judd, que entonces tenía 4 años, siempre estuvo fascinado con las luces rojas intermitentes, recordó.

“Desde entonces, las luces rojas han sido sustituidas por las azules, en mi campo”, dijo mientras se reía al recordar el suceso. “Pero recuerdo que de pequeño esas luces rojas me atrapaban”.

Judd dijo que su madre reconoció la fascinación que sentía por todo lo relacionado con la policía y le compró un pequeño uniforme de policía. Con el paso de los años, el pequeño uniforme le quedó pequeño, pero lo sustituyó por uno más grande a medida que crecía, dijo.

El sheriff, de 68 años, dijo que, mirando hacia atrás, ha vivido una “buena vida” y atribuye su carácter, y el “hombre que es hoy”, a su educación.

“Me crié en la iglesia”, recordó. “A veces éramos los primeros en llegar a la iglesia y los últimos en salir”.

El padre de Judd era ministro de música, y su madre era ama de casa, porque “así lo quería su padre”.

“Mi padre tenía dos trabajos para asegurarse de que mi madre no tuviera que trabajar y pudiera quedarse en casa para cuidar del hogar y de la familia”.

El hogar de los Judd, dijo, no tenía aire acondicionado y el teléfono estaba configurado en un sistema de línea compartida. Describió la situación económica de su familia como “escasa” y dice que eso lo mantiene “humilde”.

Judd atribuye al ejemplo de su padre su propia ética de trabajo. Comenzó su carrera policial como despachador, pero cuanto más trabajaba en la comisaría, más quería ser policía.

“Quería salir a patrullar con esos chicos”, dijo. “Pero sabía que tenía que trabajar duro para demostrar quién era”.

Sin embargo, como dice el refrán, detrás de cada hombre de éxito hay una mujer; es una afirmación con la que Judd está de acuerdo, ya que lleva casado con su “novia del instituto”, Marisa, desde que tenían 18 años.

“La gente no nos daba muchas esperanzas casándonos a una edad tan temprana”, dice. “Pero hemos conseguido durar porque nos apoyamos mutuamente; ella es mi mayor animadora y mi mayor crítica”.

“Ella tomó el relevo donde lo dejaron mamá y papá”, dijo riendo. “Tenemos una inmensa confianza el uno en el otro y, con esa confianza, el mundo se desplegó ante mí”.

Junto con un nuevo matrimonio, surgió una nueva carrera cuando Judd empezó a hacer realidad el sueño de toda su vida: ser policía. El despachador Judd pasó a la academia para hacer realidad su sueño de convertirse en ayudante del sheriff.

Asistir a la academia no pagaba las facturas, dijo. Después de las clases, Judd se puso a trabajar en la oficina del sheriff y continuó con su trabajo de despachador trabajando desde las 11 de la noche hasta las 7 de la mañana.

“Era un gran trabajador”, dijo. “Sabía que con el tiempo daría sus frutos”.

Después de graduarse en la academia, dijo que el departamento de policía lo “puso en la carretera” en una patrulla a la tierna edad de 19 años.

Recordó que el departamento solo le proporcionó los pantalones, la camisa y el cinturón del arma. Todo lo demás lo tuvo que comprar él.

Pero había un problema. Las leyes sobre armas no le permitían comprar un arma de fuego. Judd tenía que tener 21 años de edad, según la ley federal.

“Mi padre tuvo que comprarme el arma y la munición”, dijo. “Todavía no tenía 21 años. Tenía edad suficiente para trabajar en la oficina del sheriff, llevar el arma e incluso dispararla, pero no podía comprarla”.

Judd ascendió rápidamente y se convirtió en cabo a los 22 años, en sargento a los 23, en teniente a los 25, en capitán a los 27 y en mayor a los 34.

Se presentó a una vacante de sheriff en 2004 y más de la mitad de los votantes del condado le eligieron, y desde entonces ha estado allí.

Entrando en su 18º año como sheriff del condado de Polk, Judd ha sido elegido por más del 95 por ciento de los votos en 2008, 2012, 2016 y más recientemente en 2020.

Su currículum está formado por licenciaturas y maestrías, y se ha graduado en la Academia Nacional del FBI.

Durante 23 años ha enseñado tanto en la Universidad del Sur de Florida como en el Florida Southern College.

Judd dijo que le han pedido que se presente a un cargo más alto, pero dice que “no tiene paciencia para el proceso legislativo”.

“Podría haber ganado; todas las encuestas lo indicaban, pero como he dicho en el pasado, déjenme ser sheriff”, dijo.

Como Judd se crió en la iglesia, ha mantenido su fe a lo largo de los años y ha permitido que sea la “luz que lo guía”.

Detrás de la placa, Judd tiene un lado suave.

Dice que no puede concebir la idea de que algún niño se despierte el día de Navidad sin un regalo de su madre; especialmente si está en su cárcel.

Esto llevó a Judd a iniciar un programa de caridad, financiado por donantes, que beneficia a miembros de la comunidad.

“Entré en la zona de la cárcel donde están las mujeres y les pregunté si tenían hijos en casa”, dijo Judd. “Les pedimos sus nombres, tallas y les preguntamos un poco sobre ellos. Luego salimos a comprar algo para ese niño”.

Judd dijo que, a menudo, el mismo agente que detuvo a la madre de los niños es el que vuelve al hogar con los regalos de Navidad.

“Siempre les decimos a los niños, cuando les entregamos los regalos, que el regalo es de su madre. Les decimos que su mamá quería que tuvieran esto”.

La misma organización benéfica también financia otras cosas.

Si a un niño le roban la bicicleta, la organización benéfica le comprará una nueva, dijo.

También financia los juguetes que los ayudantes del sheriff llevan en sus coches patrulla.

“A veces vamos a situaciones domésticas y si el niño está alterado, o traumatizado, el ayudante saca un juguete para ayudar a calmar al niño y establecer la confianza”.

Judd explicó que todos estos esfuerzos van encaminados a establecer relaciones con la comunidad y que estas ideas “nunca han sido más necesarias que hoy”.

“Cuando los alborotadores quemaban Portland y otras ciudades, y cuando todo el mundo quería desfinanciar a la policía, en el condado de Polk no teníamos eso”, dijo.

“Nuestros ciudadanos nos apoyaban. Nos abrazaron. Yo entraba en el estacionamiento de la cárcel y había carteles colocados alrededor de la propiedad con mensajes de apoyo”.

Judd dijo que termina su día rezando para que los policías que trabajan por la noche vuelvan con sus familias sanos y salvos.

“Luego me pregunto: ¿qué puedo hacer para ayudar a la gente?”.

Judd dijo que ha trabajado para que su comunidad sea fuerte y se jacta de tener una tasa de criminalidad baja desde hace 44 años. Lo atribuye a que la gente del condado asume la responsabilidad de cuidarse unos a otros.

“Siempre he sabido a qué estaba llamado. Sé que es aquí donde Dios quiere que esté”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS