El silencioso despertar espiritual del gobierno de Estados Unidos

Por Joshua Philipp
30 de Septiembre de 2019 Actualizado: 30 de Septiembre de 2019

Un despertar moral y espiritual está teniendo lugar en Estados Unidos, y está recibiendo la ayuda de un grupo de ministros de los Ministerios del Capitolio que llevan a cabo estudios regulares de la Biblia y bipartidistas con miembros del gobierno de Estados Unidos.

Entre los varios estudios bíblicos semanales que se realizan en Washington hay uno al que asisten once de los dieciséis miembros del gabinete del presidente Donald Trump, según Brian Hansen, director internacional de Ministerios del Capitolio.

“Incluso regresan de otros países solo para asegurarse de estar de vuelta para el día del estudio bíblico”, dijo.

Semanalmente se realizan estudios bíblicos adicionales con miembros de la Cámara de Representantes y del Senado de Estados Unidos. Y aún más se celebran en las legislaturas de 43 de los 50 estados de Estados Unidos. Hansen señaló que también se están llevando a cabo estudios bíblicos similares fuera de Norteamérica, los cuales ayuda a organizar.

Hansen dijo que este despertar espiritual está recibiendo poca cobertura en los medios de comunicación, y señaló que la publicidad que recibe parece tener la sola intención de detenerlo. “La única publicidad que realmente recibimos es publicidad negativa”, dijo. El movimiento tiene una naturaleza casi comunitaria, impulsado por una “sed real de verdades bíblicas”.

“Lo que hemos encontrado es que no importa si eres republicano o demócrata, independiente, libertario; no importa. Todos quieren saber, ¿hay una base o algo fundamental en mis creencias?”, dijo, y señaló que cada política y cada creencia tiene un valor mucho más profundo detrás, y que sus estudios bíblicos, versículo por versículo, ayudan a revelar estos valores más profundos.

“Hay un gran movimiento que está teniendo lugar”, dijo, y añadió que “está creciendo a pasos agigantados”.

“Hay tanta sed de fundamento, de verdad, de sustancia. Así que les decimos que todas las verdades de la vida se pueden encontrar en la Palabra de Dios. Veámoslo juntos. Es extraordinario lo que está ocurriendo”.

Cuando se trata del gobierno, Hansen señaló que las instituciones están separadas de la religión y la moral, pero los valores más profundos de una persona siempre guiarán sus decisiones, independientemente de cuáles sean sus creencias. Compartió su creencia de que la religión crea las bases para un gobierno con moral y crea una línea de base que no puede ser cambiada por capricho.

“¿Dónde está el estándar moral? ¿Cuál es el fundamento?”. Si no hay creencia en una autoridad superior, “quién sabe a dónde puede ir la sociedad”.

Sin embargo, aquí es donde Ministerios del Capitolio entra en escena. Hansen dijo que no están tratando de influir en las políticas o decisiones del gobierno, sino que están trabajando para restaurar las bases religiosas de los líderes del mundo.

Señaló al vicepresidente Mike Pence como un ejemplo entre sus participantes.

“Puedo decirte que Mike Pence –y él no ha callado al respecto– es un hombre de fe”. Hansen también señaló que Pence ha sido abierto respecto a sus creencias, a pesar de la discriminación que trae aparejado en la sociedad actual. “Ha recibido mucha presión por su postura en muchas cosas, pero toma su postura con audacia, sin avergonzarse”.

El principio se vincula a un concepto más profundo sobre los fundamentos de la libertad individual y a la naturaleza del gobierno tradicional.

Los Padres Fundadores de Estados Unidos sostuvieron que el gobierno se instituye entre los hombres para defender los derechos inalienables que les otorga su Creador. Si el gobierno no defiende estos derechos, creían que la gente del país tenía la responsabilidad de derrocarlo.

En otras palabras, se creía que el gobierno fue instituido para defender los derechos otorgados por Dios, y no era correcto que el gobierno excediera su autoridad para interferir en los derechos inalienables de los individuos, que incluyen la vida, la libertad y la búsqueda de felicidad.

El experimento estadounidense fue un experimento de autogobierno, y el gobierno tradicional no se extendía demasiado en las decisiones cotidianas de los individuos. Este sistema de autogobierno también estaba destinado a un pueblo con moral, y la gente podía elegir entre el bien y el mal dentro de la ley y tomar decisiones morales al enfrentar diversas complicaciones que la vida podía deparar.

La destrucción de la moral bajo los regímenes socialistas a menudo llevó muy rápidamente a la destrucción del autogobierno. Y según Hansen, en un sentido muy parecido, la destrucción de la creencia en Dios suele llevar a la destrucción de la moral.

Cuando la gente solo tiene pensamientos, habilidades e inclinaciones, pero carece de fe, dijo, “se ve un rápido deterioro de la moralidad”. La creencia en una autoridad y una ley superior al gobierno establece límites y estándares para evaluar al gobierno. Hansen dijo: “Esa es la autoridad que te da libertad”.

Es desde este punto de vista que Ministerios del Capitolio trabaja para restaurar la creencia en Dios entre los miembros del gobierno.

“No estamos haciendo lobby por leyes. No estamos tratando de decir ‘voten de esta manera, voten de esa manera’”, dijo. “Solo creemos que necesitamos la palabra de Dios en los corazones de los legisladores”.

***

Te puede interesar

Este hombre ayuda a 100 millones de personas a mejorar su salud y elevar su estándar moral asimilándose a los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia

TE RECOMENDAMOS