El simple “truco de la comida” podría prevenir la mayoría de las enfermedades, incluyendo la ceguera

Por JOSEPH MERCOLA
31 de Diciembre de 2020
Actualizado: 31 de Diciembre de 2020

Se dice que la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), una de las principales causas de ceguera en Estados Unidos, es una enfermedad asociada con el envejecimiento, pero el Dr. Chris Knobbe cree que en realidad está relacionada en mayor parte con la alimentación.

Nueve años de extensas investigaciones y estudios han llevado a Knobbe a concluir que la DMAE se debe a las deficiencias de nutrientes y a la toxicidad causada por los alimentos procesados.

Knobbe, oftalmólogo, es el fundador y presidente de la Fundación Cure AMD, una organización sin ánimo de lucro dedicada a la prevención de la DMAE.

Si Knobbe está en lo cierto, y sus datos y análisis bioquímicos sugieren que lo está, esto se alinearía con lo que sabemos sobre las enfermedades crónicas más comunes hoy en día, incluyendo la diabetes de tipo 2, las enfermedades cardíacas y el cáncer.

La raíz del problema radica en la disfunción mitocondrial, que es causada por el consumo excesivo de la llamada Dieta Estándar Americana, incluyendo los tóxicos aceites de semillas procesados industrialmente (incorrectamente llamados “aceites vegetales”), la harina refinada, los azúcares añadidos refinados y las grasas trans. Exponiendo su caso en una presentación de TODOS LOS DOCUMENTOS, Knobbe señaló que estas sustancias constituyen una gran parte de la dieta estadounidense promedio.

La enfermedad metabólica y degenerativa crónica “no existían”

Según Knobbe, la enfermedad metabólica y degenerativa crónica “claramente no existía hace 125 años”, por lo menos no en la medida en que existe hoy en día. Knobbe basa esa afirmación en un estudio del Dr. David Jones y sus colegas, publicado en el New England Journal of Medicine en 2012. El estudio examinó la historia de la enfermedad en los últimos 200 años, comparando las 10 principales causas de muerte en Estados Unidos desde 1900 hasta 2010.

En 1900, las cuatro principales causas de muerte eran de naturaleza infecciosa: neumonía/influenza, tuberculosis, infecciones gastrointestinales y enfermedad valvular cardíaca. Esta última está clasificada como enfermedad cardíaca, pero Knobbe dice: “No se trataba de una enfermedad cardíaca de tipo coronaria. Era una enfermedad valvular cardíaca causada por la sífilis, la endocarditis y la fiebre reumática (…) Aún así era infecciosa”.

Para 2010, todo esto había cambiado, las enfermedades crónicas reemplazaron a las infecciosas como las principales asesinas.

“Hoy en día, las enfermedades cardíacas, el cáncer, los accidentes cerebrovasculares, la EPOC, la enfermedad de Alzheimer, la diabetes de tipo 2, las enfermedades renales, todas las enfermedades crónicas son responsables de siete de las 10 principales causas de muerte”, dice Knobbe.

Al revisar los datos, Knobbe constató que era raro que se produjera diabetes de cualquier tipo en el siglo XIX, pero se multiplicó por 25 en un período de 80 años.

También menciona datos que revelan que la tasa de obesidad en el siglo XIX era del 1.2 por ciento. En 1960, ya había aumentado al 13 por ciento, un incremento de 11 veces. Continúa ascendiendo constantemente hasta el día de hoy.

Señala que si las tendencias actuales se mantienen, la mitad de los adultos en Estados Unidos serán obesos en 2030.

“Así que el incremento se parece a (…) un aumento de 33 veces ya en 115 años”.

Ese cambio en la enfermedad sigue otro giro importante, el cambio de la alimentación americana.

“Ese es el tema de esto, esencialmente”.

“Y les diré que este ha sido realmente un experimento humano global que comenzó en 1866, no comenzó en 1980, ya saben, con nuestras pautas dietéticas bajas en grasas y grasas saturadas, comenzó en el siglo XIX y nadie dio un consentimiento previo de nosotros. Ninguno de nosotros sabía en lo que nos metíamos y la mayoría de nosotros aún no lo sabe”.

Ese cambio fue el aceite vegetal poliinsaturado.

4 alimentos procesados primarios culpables

Los cuatro componentes primarios que componen los alimentos procesados que, a su vez, contribuyen a enfermedades crónicas como la DMAE, son el azúcar, los aceites de semillas procesados industrialmente, la harina refinada y las grasas trans. “El azúcar ha estado en el suministro de alimentos durante cientos de años, pero entre 1822 y 1999, el azúcar aumentó 17 veces (…) El aceite de semilla de algodón, el primer aceite vegetal altamente polinsaturado del mundo, se introdujo aquí mismo en los buenos y viejos Estados Unidos de América en 1866. El mundo entero, o por lo menos el 99,9% de él nunca había visto un aceite vegetal poliinsaturado, nunca antes”.

El otro gran cambio fue la invención del molino de rodillos, en algún momento alrededor de 1880, en Minneapolis.

“[El] molino de rodillos nos brinda harina de trigo blanca refinada, que es un alimento deficiente en nutrientes. Y luego, en cuarto lugar, en 1911, Proctor and Gamble introdujo el Crisco. Esas son grasas trans, son aceites vegetales hidrogenados y parcialmente hidrogenados”.

“Para el 2009, nuestro propio USDA reportó que esos cuatro alimentos constituyen el 63 por ciento de la dieta americana —el 63 por ciento—. Esa es la receta del desastre”.

Mientras el consumo de alimentos procesados aumentaba, también lo hacían las enfermedades crónicas. Según la investigación de Knobbe, la DMAE era rara desde 1851 hasta aproximadamente 1930, pero alcanzó proporciones epidémicas en la década de 1970. En 2020, 196 millones de personas en todo el mundo sufren de DMAE.

“Y lo que siempre vemos es que los alimentos procesados son lo primero y luego la DMAE apareció después”, dice Knobbe.

“Siempre es así. Hay una relación temporal. Son por lo menos 30 años de este consumo, probablemente más cerca de los 50”.

Knobbe dice que toma cierto tiempo con esta alimentación para que estas enfermedades crónicas se desarrollen. También hay una relación de dosis, lo que significa que cuanto más se consumen estos alimentos, más enfermedades se ven.

“Creo que si observa todos nuestros datos, esto se convierte casi en una certeza matemática sobre esta relación entre la comida y la degeneración macular”.

Knobbe también menciona el trabajo de Weston A. Price, el dentista que escribió el clásico libro “Nutrición y degeneración física”. En el siglo XX, Price investigó exhaustivamente la relación entre la salud bucal y las enfermedades físicas.

Fue uno de los principales pioneros en nutrición de todos los tiempos, y su investigación reveló que el azúcar refinado y la harina blanca eran los principales agentes de la caries dental. En muchos sentidos, Knobbe es el equivalente de Price en el siglo XXI.

Degeneración macular relacionada con la alimentación

Knobbe cree que la degeneración macular “relacionada con la edad” se debería llamar degeneración macular relacionada con la alimentación. Dice que de todos los componentes de los alimentos procesados, los aceites vegetales poliinsaturados son los que más contribuyen. Comparándolos con los “venenos biológicos”, Knobbe señala que los aceites de semillas procesados industrialmente no solo son deficientes en nutrientes, sino que también son pro-oxidativos y pro-inflamatorios.

Para producir estos aceites, primero hay que triturar las semillas, y luego calentarlas y prensarlas.

“Cuando se producen aceites vegetales (…) las semillas oleaginosas se trituran, calientan y prensan. Pasan por unos cuatro o cinco calentamientos”.

“Luego van a una unidad de petróleo, hexano, baño de disolvente, ¿cierto? Y luego se vaporiza, se desgoma (…) luego pasan por un proceso químico de alcalinización, blanqueo y desodorización antes de entrar en esta botella (…) y pensamos que son saludables”.

“Están extraordinariamente oxidados. Son tóxicos. Los aldehídos en estos, son literalmente venenosos. Son agentes extremadamente nocivos”.

Estos aceites reemplazaron las grasas animales más saludables que se habían usado anteriormente. Hace referencia al trabajo del pionero de la nutrición Elmer V. McCollum, quien, a principios del siglo XX, alimentó a las ratas con dietas enriquecidas con un 5 por ciento de aceite de semilla de algodón o un 1.5 por ciento de grasa de mantequilla.

“Esta es una buena mantequilla”, señala Knobbe. “Viene de ganado criado en pastos que pastan en la hierba, ¿verdad? Es todo lo que tenían en ese entonces”.

Se observaron grandes diferencias entre las ratas, y el grupo del aceite de semilla de algodón experimentó un retraso en el crecimiento, enfermedades y una supervivencia más corta. A las ratas alimentadas con grasa de mantequilla les fue mucho mejor, crecieron el doble que las otras ratas y vivieron el doble de tiempo. Las vitaminas liposolubles A, D y K2 de la grasa mantecosa de los pastos fueron un factor probable en las marcadas diferencias de salud”.

“Las necesitamos para mantener nuestra salud y prevenir enfermedades degenerativas”.

Knobbe dice que estas vitaminas son esenciales para mantener la salud y prevenir enfermedades degenerativas.

“No tengo la menor duda de que los pacientes con degeneración macular tienen una deficiencia de vitaminas A, D y K2”.

Knobbe menciona datos de poblaciones nativas de todo el mundo, incluyendo la tribu Maasai en África Oriental, los habitantes de Papua Nueva Guinea y Tokelau en el Pacífico Sur, que tenían dietas muy diferentes con una gran similitud: “En general (…) no tienen azúcar refinada, ni trigo refinado, ni alimentos procesados, ni aceites vegetales”.

Ellos tampoco tienen degeneración macular, o muy poca.

Los aceites vegetales causan fallas mitocondriales que se reflejan en la resistencia a la insulina

La DMAE es, en última instancia, un proceso de enfermedad que tiene sus raíces en la disfunción mitocondrial, la resistencia a la insulina, y la catastrófica cascada de descensos de la salud se desencadena por el consumo a largo plazo de aceites vegetales (omega-6) y otros alimentos procesados.

Knobbe explicó el complejo proceso en su presentación, describiendo cómo los ácidos grasos omega-6 de esta dieta inducen deficiencias de nutrientes y causan “una catastrófica cascada de peroxidación de lípidos”.

Esto daña un fosfolípido llamado lípido cardíaco en las membranas mitocondriales.

“Y esto lleva a una falla en la cadena de transporte de electrones (…) lo que causa una falla y disfunción mitocondrial”.

Las mitocondrias son las centrales eléctricas de sus células y proporcionan la mayor parte de la energía química necesaria para las reacciones bioquímicas de sus células. Cuando funcionan mal, pueden crear especies reactivas de oxígeno, advierte Knobbe. Estas sustancias son moléculas químicas altamente reactivas, también se llaman radicales libres, que causan estragos en el cuerpo.

Estos radicales libres se retroalimentan en cascadas de peroxidación, y es cuando esos radicales libres “roban” electrones de los lípidos de las membranas celulares e inician una reacción en cadena que daña la célula. Los lípidos son los principales constituyentes de las células.

“Así que, estamos llenando nuestras células grasas y nuestras membranas mitocondriales con omega 6, y estas se van a peroxidar debido a que son poliinsaturadas”.

“Bien, lo siguiente que sucede es la resistencia a la insulina, lo que lleva al síndrome metabólico, la diabetes tipo 2, la enfermedad de hígado graso no alcohólica. Cuando las mitocondrias fallan, se reduce el ácido graso y la oxidación beta, lo que significa que no se pueden quemar estas grasas adecuadamente como combustible”.

Si no se pueden quemar las grasas como combustible, hay que depender únicamente de los carbohidratos. Eso nos deja sintiéndonos cansados y aumentando de peso, advierte Knobbe.

“Este es un poderoso mecanismo para la obesidad”, dice.

“Así que, la falla energética a nivel celular lleva a mutaciones nucleares del ADN mitocondrial, y esto lleva a desarrollar cáncer. Tres semanas con una alimentación alta en PUFA causa insuficiencia cardíaca en las ratas, tres semanas”.

Este proceso también lleva a una forma defectuosa de apoptosis, que es normalmente el proceso saludable de muerte celular, y de necrosis, que es la muerte celular debido a una lesión traumática, advierte Knobbe.

“Y por supuesto, así se adquieren trastornos como la DMAE y el Alzheimer”.

Knobbe también ha estado estudiando los aldehídos tóxicos que resultan de las grasas omega-6. Cuando se consume una grasa omega-6, primero reacciona con un radical de hidroxilo o un radical de peróxido, produciendo un hidroperóxido lipídico.

Este hidroperóxido lipídico luego degenera rápidamente en aldehídos tóxicos, de los cuales hay cientos, que a su vez conducen a la citotoxicidad, genotoxicidad, carcinogenicidad mutagénica, y más, además de ser obesos, en dosis muy bajas.

La alimentación ancestral es clave para la prevención de la DMAE

Según Knobbe, solo se describieron 50 casos de ceguera alimentaria en todo el mundo entre 1851 y 1930, algunos de de estos eran probablemente otras enfermedades. Esto se disparó a un estimado de 196 millones de casos en 2020. El Dr. Knobbe cree que siguiendo una dieta ancestral, rica en carne y aves de corral alimentadas con pasto, lácteos de pastoreo, pescado silvestre, vegetales, nueces y semillas, la mayoría de los casos de DMAE desaparecerían.

“¿Podrían los alimentos procesados modernizados impulsar esta enfermedad? Esa es la pregunta. Quiero decir, es tan simple como esto, ya saben, ¿puede que esta diferencia se deba a la alimentación y solamente a la alimentación?”, preguntó Knobbe. “Les diré que todo lo que he encontrado hasta ahora indica que sí, y no puedo encontrar nada que no apoye este concepto”.

Para obtener más detalles, Knobbe analiza más de esta información reveladora en su libro “Estrategia alimenticia ancestral para prevenir y tratar la degeneración macular”, y en su sitio web, en CureAMD.org.

Knobbe no se beneficia de su libro ni de su trabajo con Cure AMD. La información que está tratando de obtener podría cambiar la situación de la enfermedad que ve tan a menudo.

“Hoy, unas 534 personas quedarán ciegas debido a la DMAE. Ya han perdido la visión en su primer ojo. Perderán la visión en el segundo ojo. Y creo que esto es una parodia porque creo que se puede prevenir. Así que nuestra misión en la Fundación Curar la DMAE (ADM en inglés) es prevenir y tratar la DMAE a través de la defensa de la estrategia dietética ancestral. Y necesitamos más investigación científica para convencer a todos nosotros y a nuestros compañeros”.

Una estrategia que pueden aplicar

Es vital reducir el consumo de aceites de semillas procesados industrialmente tanto como sea posible. Esto significa eliminar todos los siguientes aceites: soja, maíz, canola, cártamo, girasol, cacahuete. El aceite de oliva y el de aguacate también deberían estar en la lista, dado que más del 80 por ciento de ellos están adulterados. Pero incluso si no lo estuvieran, simplemente no vale la pena tener altos niveles de aceite de oliva porque está cargado con la grasa omega-6 llamada ácido linoleico.

También es importante evitar casi todos los alimentos procesados, porque es raro ver alimentos procesados que no incluyan estos aceites tóxicos. Casi todos los restaurantes de comida rápida también son culpables de usar altos niveles de estas grasas tóxicas. Por eso es tan importante preparar la mayor cantidad de comida posible en su casa para saber lo que está comiendo.

La mayoría de los “expertos” en salud, incluyendo muchos que he entrevistado anteriormente, simplemente no entienden que estos aceites son mucho más peligrosos que el azúcar. Estas grasas se incrustan en las membranas celulares y permanecen allí durante años causando estragos en su salud.

Esta es una de las razones por las que una dieta alta en grasas puede ser dañina. Si está cargada con estas peligrosas grasas omega-6, hará que su metabolismo no sea saludable y aumentará radicalmente su riesgo de padecer casi todas las enfermedades degenerativas crónicas, como enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes y ceguera.

El Dr. Joseph Mercola es el fundador de Mercola.com. Médico osteópata, autor de best-sellers y ganador de múltiples premios en el campo de la salud natural, su visión principal es cambiar el paradigma de la salud moderna proporcionando a las personas un valioso recurso para ayudarles a tomar el control de su salud. Este artículo fue publicado originalmente en Mercola.com, por favor visite los enlaces del estudio.


A continuación

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS