El sueño del socialismo de los millennials terminará en una pesadilla

Por Richard M. Ebeling - Instituto Americano de Investigación Económica
20 de Octubre de 2018 Actualizado: 20 de Octubre de 2018

Las encuestas de opinión pública del último año muestran que más del cincuenta por ciento de los millennials tienen una visión positiva del socialismo en comparación con un sistema económico y una sociedad basada en el mercado. Las encuestas también sugieren que cuando se les presiona para que expliquen lo que quieren decir con “socialismo”, estos jóvenes encuestados no tienen más que una vaga visión de un gobierno que “cuida de la gente” y proporciona “cosas gratis”.

Esto es lo que sucede cuando una nueva generación no conoce la realidad de la historia reciente.

Esto es lamentable porque el siglo pasado ofreció más que un experimento de laboratorio con consecuencias devastadoras en la vida real cuando las sociedades aceptaron o directamente se les impuso sistemas de mando y control de gobierno.

El 7 de noviembre de 2017 se cumplió el centenario de la revolución socialista en Rusia dirigida por Vladimir Lenin. El ideal declarado de sus líderes y la creencia de la mayoría de sus seguidores era que crearía un brillante y hermoso “nuevo mundo”. La realidad era una cámara del terror.

El costo humano de construir el socialismo

El politólogo R. J. Rummel (1932-2014) pasó su carrera profesional estudiando el impacto de la tiranía y la guerra en la humanidad del siglo XX. Calculó que más de 64 millones de personas fueron asesinadas por el régimen socialista en la Unión Soviética entre 1917 y 1986. En el caso de China bajo el liderazgo de Mao, desde el momento en que llegó al poder en 1949 hasta su muerte en 1976, unos 80 millones de hombres, mujeres y niños murieron en nombre de un “paraíso de los trabajadores” para el pueblo chino.

Tratando de crear sociedades socialistas en otros países, al sumar la totalidad de semejante costo humano, probablemente alcance más de 150 millones de personas asesinadas en el siglo XX.

Estas decenas de millones de seres humanos -hombres, mujeres, niños inocentes y desarmados- fueron asesinados mediante la ejecución, la tortura, el hambre y el trabajo esclavo. Al mismo tiempo, los que vivieron y sobrevivieron en estas sociedades experimentaron la realidad y el fracaso de la planificación central socialista.

La propiedad privada y la libre empresa fueron eliminadas. El gobierno nacionalizó o reguló fuertemente toda la producción agrícola y la fabricación industrial. Qué se produjo, cómo y dónde se produjo, y en qué cantidades y calidades eran ahora determinadas y dictadas por las agencias de planificación central del gobierno. Desde la pasta de dientes hasta el papel higiénico, desde la ropa hasta el maíz enlatado, las burocracias gubernamentales determinaban la disponibilidad de todo lo que existía, y a quién se suministraba.

La pobreza de la planificación gubernamental

Fui testigo de esto en los últimos años de la Unión Soviética, cuando viajaba allí con bastante regularidad como consultor sobre reformas económicas. Las tiendas de venta al por menor del gobierno en Moscú se suponía que eran el escaparate del socialismo. O tenían estantes vacíos de los bienes que la gente realmente quería o estantes intactos de bienes de mala calidad que nadie quería y no quería comprar.

Después de haber abolido desde hace mucho tiempo las empresas privadas y prohibido obtener beneficio alguno, no había ningún incentivo para que los gerentes estatales de las empresas gubernamentales se preocuparan o estuvieran interesados en producir y vender lo que el pueblo ruso realmente quería comprar. No eran responsables ante los consumidores de la sociedad, cuya demanda de cosas determinaría si obtenían un beneficio o sufrían una pérdida, como en el caso de una empresa privada.

No, esos gerentes de empresas estatales simplemente tenían que cumplir con las cuotas de producción que les daban las agencias de planificación central. Cumpla con eso, y usted mantendrá su trabajo, recibirá un bono, y tendrá acceso a tiendas especiales y a una selección de centros vacacionales suministrados por el gobierno.

Esta situación condujo a la corrupción y al mercado negro. Como a menudo no se podía obtener lo que uno necesitaba o quería a través de las tiendas minoristas oficiales del gobierno, se recurría a las “conexiones”, con aquellas personas que tenían acceso a las cosas que uno quería, y se les pedía que las proporcionaran a través de sobornos ilegales o algún favor que se les podía hacer a través de intercambios informales extraoficialmente, a cambio de lo que podían hacer por uno.

La farsa de la libertad civil bajo el socialismo

Al mismo tiempo, dado que el gobierno era responsable de la producción y el suministro de todo en la sociedad, esto también involucraba las cuestiones de arte, literatura, música y cultura en general, a la discreción de las mismas agencias gubernamentales de planificación que proporcionaban camisas, sándwiches y jabón.

La Constitución soviética hablaba de libertad de expresión y de prensa, libertad de religión y libertad de asociación. Pero en realidad el gobierno controlaba y restringía todo eso, basándose en sus propios objetivos e intentos de limitar o prevenir cualquier descontento o desacuerdo con los que se encontraban en el poder político estableciéndolas como prioridades y planes.

Al controlar el suministro de papel y las imprentas, los únicos libros, periódicos o revistas que se publicaban fueron los planificados y aprobados por la dirección del gobierno socialista. Los puntos de vista disidentes u opuestos nunca les permitieron salir a la luz del día.

Los estudios de grabación de música y las instalaciones de producción de cine y televisión también estaban bajo el control y mando del gobierno. La única música, películas y programas de televisión disponibles para la gente eran aquellos que los planificadores socialistas consideraban consistentes con una visión socialista y una visión de una sociedad buena y saludable, tal como lo decidían los funcionarios del gobierno por encima de los burócratas de planificación central.

Había un mundo subterráneo de música, libros y películas prohibidas. Sin embargo, ser atrapado con cualquiera de ellos, como comprador, vendedor o usuario, podía resultar en una reclusión prolongada, incluso en un campo de trabajo forzado, o incluso ejecutado como un “antisocial”, vendedor negro y “enemigo del pueblo”.

El callejón sin salida de la dictadura del socialismo

En lugar de una sociedad “imparcial, equitativa y justa” que el socialismo como sueño imaginario ilusionaba a mucha gente, en cambio, la realidad era un mundo sombrío, sucio y desalentador en el que los seres humanos tenían que ajustarse a los dictados del estado y de los planificadores. Después de todo, con el fin de la empresa privada, el gobierno quedó como el único empleador de la sociedad. El futuro completo en términos de carrera, trabajo, salario, vivienda, calidad y estándar de vida se trasladó de las propias manos de la gente a las de aquellos que estaban en el poder político.

Esto fue el socialismo en la práctica en todos los países que intentaron realizar plenamente ese sueño de un mundo libre sin empresas, ni libertad personal y sin libertad de asociación basado en el intercambio y el comercio voluntario.

No será diferente si la generación millennial cumple con su deseo de vivir bajo un futuro socialismo.

Richard M. Ebeling es distinguido profesor de ética y liderazgo de BB&T en el colegio militar The Citadel, en Charleston, Carolina del Sur.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

Descubre a continuación

El libro que está cambiando China liberando a los chinos del espectro comunista

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS