El último trago: la lucha de una oficial de policía para lograr la sobriedad

Por Andrew Thomas
23 de Marzo de 2020 Actualizado: 23 de Marzo de 2020

Erika Rose Unberhagen ahora ayuda a los socorristas a superar sus adicciones

El 10 de marzo de 2013, Erika Rose Unberhagen tomó su último trago. Estaba en el porche de la casa donde había asistido a una reunión y estaba bebiendo directamente de la botella. Llamó al 911 y le dijo a la operadora que iba a beber hasta morir. Unos días más tarde, después que le dieran el alta en el hospital, la expolicía entró en un programa de tratamiento por cuarta vez. No lo sabía en ese momento, pero terminaría como una profesional al otro lado de la adicción, ayudando a otros.

Unberhagen, 49 años, vive en Bandera, Texas. Creció en circunstancias difíciles y siguió una carrera en la aplicación de la ley para mostrar a otros que podían superar las circunstancias de las que venían.

Empezó a trabajar en la cárcel del condado de Bell a los 18 años y se convirtió en oficial de policía cuando cumplió 21. Poco después de trabajar como oficial de reserva, comenzó a servir como oficial de tiempo completo para el Departamento de Policía de Harker Heights en 1990.

El trabajo

La primera llamada de Unberhagen como policía dejaría una marca indeleble en su psiquis. Sería el comienzo de una serie de experiencias traumáticas en el trabajo. Respondió a una llamada de disturbios, que resultó ser un tiroteo con un oficial involucrado en el que el sospechoso recibió un disparo mortal.

“Así es como empecé mi carrera, y de hecho hice que una oficial dijera, ‘Esto es hacer o morir’. Vas a quedarte en este trabajo o esto va a hacer que te vayas’, y yo elegí quedarme”, recordó Unberhagen.

Erika Rose Unberhagen abusó del alcohol para sobrellevar el estrés y el trauma que experimentó como oficial de policía. (Cortesía de Erika Rose Unberhagen)

Durante el curso de su carrera, trabajó en la división de menores, y cubrió desde bicicletas robadas hasta homicidios. Una de las experiencias más traumáticas ocurrió hacia el final de su carrera. Cuando la llamaron a la escena del crimen, supo exactamente quién era la familia tan pronto como la dirección salió por la radio. Un padre había disparado y matado a su hijo y a su hija, y luego se quitó la vida.

El hijo de Unberhagen tenía más o menos la misma edad que el chico fallecido, lo que fue particularmente duro para ella. Para empeorar las cosas, se le encargó notificar a la madre que sus dos hijos habían sido asesinados.

Lidiando con el alcohol

En ese momento, la salud mental y el estrés postraumático no eran temas que se discutieran, especialmente en las fuerzas del orden. Comenzó a beber para hacer frente al estrés y al trauma del trabajo, y su sargento era dueño de un bar local donde ella y sus colegas bebían y hablaban del turno anterior.

“El mensaje que se me dio muy pronto fue que trabajas duro, juegas duro”, dijo Unberhagen. “Esa era realmente la única habilidad que tenía en ese momento, beber”.

Al principio, Unberhagen bebía mucho para hacer frente a la situación, pero cuando fue ascendida a sargento se había convertido en una auténtica alcohólica. El trauma que experimentó en el trabajo se manifestó finalmente como estrés postraumático. Notó que sufría síntomas de insomnio, hipervigilancia e ira. Bebía toda la noche para intentar dormirse. No podía decirle a nadie que su lucha, y para empeorar las cosas, no tenía ningún apoyo de su departamento. Su alcoholismo llegó al punto en que a menudo se veía obligada a llamar para avisar que estaba enferma después de beber toda la noche.

“Había llegado al punto en que no podía dejar de beber”, dijo Unberhagen.

Erika Rose Unberhagen fue oficial de policía durante 15 años. (Cortesía de Erika Rose Unberhagen)

Después de 15 años, Unberhagen se retiró de las fuerzas del orden. El marido de Unberhagen en ese momento se dio cuenta que su alcoholismo se estaba saliendo de control, y su matrimonio estaba sufriendo como resultado. Se internó en un centro de tratamiento, y mientras estaba allí se enteró que su marido había solicitado el divorcio.

Después de completar el programa, regresó a casa. Su marido se fue a una conferencia al día siguiente, y ella se emborrachó esa misma noche. Sus dos hijos se habían mudado a vivir con parientes, ella no tenía trabajo y se vio obligada a vender su casa. Se internó en un segundo centro de tratamiento, pero el día que salió estaba bebiendo de nuevo. Finalmente perdió su trabajo y su nueva casa. Después de un tercer período en otro centro de tratamiento, siguió bebiendo.

“Era una alcohólica, y lo sabía. No tenía control sobre mi vida. No tenía control sobre la bebida”, dijo Unberhagen.

Alcanzar la sobriedad

Para entonces ya había sido arrestada varias veces por conducir en estado de embriaguez, y los dos primeros arrestos fueron por su propio departamento. De hecho, el primer arresto fue hecho por el oficial que ella había entrenado cuando estaba en el trabajo.

“Yo era esa oficial que lo había hecho muy bien y se había convertido en el oficial de policía del año, y ahora no podía mantenerme sobrio. No podía obedecer las leyes que solía jurar defender”, dijo Unberhagen.

Unberhagen continuó bebiendo más y más. En el punto álgido del abuso de alcohol, beber era lo primero que hacía cuando se despertaba y lo último que hacía antes de irse a dormir.

Erika Rose Unberhagen es ahora terapeuta en Warriors Heart y ayuda a personas que trabajan en servicios de emergencia que están luchando contra el estrés postraumático y el abuso de sustancias. (Cortesía de Erika Rose Unberhagen)

A estas alturas ya estaba sin hogar y viviendo en su coche. Huyó a Louisiana durante un año hasta que un hombre con el que tenía una relación la convenció de mudarse con él a Texas. Una vez que él se dio cuenta lo malo que era su alcoholismo, le ofreció un ultimátum. Ella podría recibir tratamiento o él terminaría la relación. Unberhagen se mudó a un refugio para mujeres que tenía un programa de tratamiento para alcoholismo. Finalmente se dio cuenta que necesitaba seguir los pasos que la llevarían a la sobriedad.

“Fue mientras estaba allí que me di cuenta de que necesitaba aprender a vivir de nuevo. Había olvidado cómo hacerlo”, dijo Unberhagen.

Después de dejar el refugio fue a una reunión, y su padrino le dijo que tenía que asistir a 90 reuniones en 90 días para demostrar que iba en serio en cuanto a lograr la sobriedad. Al final, terminó yendo a 127 reuniones en tres meses.

Los primeros en responder

Después de un año y medio de sobriedad, Unberhagen decidió volver a estudiar. Obtuvo su maestría en trabajo social, especializándose en salud mental y abuso de sustancias. Durante su propia lucha, no había podido encontrar una reunión o un programa de tratamiento que se especializara en ayudar a los socorristas como ella. Cuando se enteró de Warriors Heart, encontró su vocación. La organización trata a los veteranos y a los socorristas que luchan contra el estrés postraumático y el abuso de sustancias.

“Warriors Heart era todo por lo que había vuelto a estudiar. Sabía cuál era mi misión”, dijo Unberhagen.

Cuando fue entrevistada para un puesto de consejera en la organización, fue muy abierta acerca de su experiencia como oficial de policía y su propia lucha contra el alcoholismo. Unos días después, fue contratada. En el curso de su trabajo, ha sido capaz de conectarse con los socorristas que están sufriendo y trabaja con ellos para determinar las causas de sus adicciones. La parte más gratificante de su trabajo es ver que los primeros en responder encuentran la voluntad de lograr la sobriedad.

“Eso es lo que obtengo de trabajar en Warriors Heart. Ver que la luz se enciende en sus ojos. Ver ese deseo de vivir de nuevo. Eso es lo que me mantendrá aquí”, dijo Unberhagen.

Le puede interesar

Sterling Campbell, baterista de David Bowie, cuenta cómo dejó las drogas en solo 2 semanas

TE RECOMENDAMOS