El valor de los pequeño logros para conseguir buenos hábitos

Por BARBARA DANZA
14 de Febrero de 2020 Actualizado: 14 de Febrero de 2020

Los hábitos juegan un papel interesante y poderoso en nuestras vidas. Una vez establecidos, se convierten en un comportamiento casi automático. Son difíciles de romper y aparentemente aún más difíciles de iniciar.

Los tipos de hábitos que queremos instituir son, por supuesto, los buenos, los que apoyan una vida sana, feliz y próspera. Hacer ejercicio regularmente, ahorrar dinero, mantener un hogar ordenado, comer bien, participar en actividades creativas, dedicar tiempo a las prioridades, reducir el tiempo frente a la pantalla y fomentar las buenas relaciones son todos ejemplos de hábitos que la gente comúnmente desea establecer.

James Clear, el autor de ” Atomic Habits”, habla del poder de los “pequeños cambios”. Dice que aspirar a ser solo un 1 por ciento mejor cada día puede “sumar algo significativo”. Las pequeñas elecciones hacen una gran diferencia con el tiempo, argumenta. “Si mejoras un uno por ciento cada día durante un año, terminarás treinta y siete veces mejor para cuando termines”, explica.

Otro experto en hábitos, Charles Duhigg, autor de “The Power of Habit”, dice que deberíamos celebrar y premiarnos por lo que él llama “pequeñas victorias”.

¿Qué hace que una victoria sea pequeña? En lugar de tratar de establecer el hábito de hacer ejercicio todos los días, por ejemplo, ¿qué pasaría si el primer cambio fuera ponerse los tenis antes de salir de la habitación cada mañana? Lo último suena factible, y de hecho no requiere ningún tipo de ejercicio, pero cuenta como una victoria y puede ser el comienzo del hábito que está buscando.

Una vez que se haya puesto los tenis cada mañana, quizás el siguiente hábito podría ser ir al gimnasio. No tiene que hacer ejercicio, solo presentarse. Llegar cuenta como una victoria. Si usted decide que también puede hacer ejercicio ya que está allí, genial. Si se da la vuelta y va por un helado, aún así ganó y progresó.

Tendemos a devaluar estos pequeños cambios. Los ejemplos anteriores parecen bastante tontos. No está haciendo nada, ¿verdad? Sin embargo, tienen valor, y con el tiempo pueden llevar a hábitos sostenibles que perduren.

¿Qué cambios espera hacer en su vida? ¿En qué nuevos hábitos  puede convertir esos pequeños pasos y que pueda comenzar con algo muy pequeño?

Ahorrar dinero

Si ahorrar dinero es una prioridad para usted, en lugar de elegir una gran cantidad cada semana que sería un desafío para reservar, ahorre una cantidad muy pequeña. Configure su banco en línea para transferir automáticamente 5 dólares a su cuenta de ahorros cada semana. Tal acción no requiere ninguna otra medida, y puede que no parezca una pérdida material, pero verá cómo esa pequeña cantidad se acumula con el tiempo.

Tal vez pronto se sienta tentado a aumentar esa cantidad o considere la posibilidad de invertir su dinero para ganar más. La idea de ahorrar 5 dólares puede haber sonado inútil al principio, pero puede llegar a verse como un punto de inflexión en su vida.

Poner orden

Si su casa es una vergüenza o está en un estado con el que no está contento, puede ser un desafío no sentirse abrumado ante la idea de limpiarla. En lugar de intentar limpiar todo el desorden, pruebe ordenar durante 10 minutos cada día. Ponga el temporizador en su teléfono o en el microondas, y ordene lo más rápido que pueda durante 10 minutos.

Cuando los 10 minutos hayan pasado, ya habrá terminado. Celebre su victoria. Se sorprenderá de lo grande que es la diferencia que puede hacer en 10 minutos. Hágalo de nuevo mañana.

Alimentación

Tal vez le gustaría mejorar sus hábitos alimenticios. Determine el quid de su dilema. Tal vez usted come fuera muy a menudo y encuentra que tomar decisiones saludables es un desafío. Tal vez no tiene suficiente tiempo para ir a comprar comida y por lo tanto toma comida rápida más a menudo de lo que le gustaría admitir. Tal vez come excesivamente después de la cena, hasta tarde en la noche.

Desglose el problema e identifique el comienzo de una solución con un pequeño paso. ¿Qué pasaría si en lugar de tratar de encontrar tiempo para ir al supermercado, realizara un pedido en línea que incluyera opciones de alimentos y refrigerios saludables? ¿Y que tal si sencillamente comiera una manzana en lugar de un dulce? ¿Y si redujera la cantidad de azúcar en su café de dos terrones a uno? Comience de a poco. Celebre su victoria.

Se dice que sobrevaloramos lo que podemos hacer en un día, pero subestimamos lo que podemos lograr en un año. Debe saber que incluso el más mínimo cambio, si se hace de forma consistente a lo largo del tiempo, puede conducir a grandes resultados.

Comience con algo pequeño. Celebre la más mínima cantidad de progreso. Continúe con ello. Manténganse consistente. Usted puede lograrlo.

*****

A continuación:

Tranquilidad para el alma: la quietud de la madrugada de pie bajo las estrellas

TE RECOMENDAMOS