El vergonzoso fracaso de la izquierda de EE.UU. en condenar la dictadura comunista de Cuba

Por Josh Hammer
16 de Julio de 2021
Actualizado: 19 de Julio de 2021

Comentario

El régimen castrista (y ahora postcastrista) de Cuba es una dictadura comunista profundamente represiva que no tarda en llegar a su destino final en el proverbial vertedero de la historia. Reliquia retrógrada de la época de la Guerra Fría —cuando servía de satrapía soviética estratégicamente posicionada— la empobrecida nación insular apenas ha cambiado un ápice desde la caída del Muro de Berlín. El más reciente episodio de disturbios en la isla, impulsado por una impaciente población cubana que anhela las libertades básicas que la mayoría de sus vecinos latinoamericanos dan por sentadas, es también un terrible presagio de lo que podría ocurrir algún día si la izquierda “progresista” —en muchos casos, cada vez más abiertamente socialista— se sale con la suya aquí en Estados Unidos.

He estado en Cuba y he visto con mis propios ojos los frutos estériles de este régimen “revolucionario” infernal. Algunas partes de La Habana son definitivamente encantadoras —las partes históricas que son anteriores a la revolución, al menos— pero la mayor parte de la ciudad parece haber sido golpeada por una bomba de neutrones. Los edificios en ruinas que parecen sacados de la batalla de Mogadiscio en 1993 son la constante. Los perros callejeros esqueléticos deambulan por las calles, mientras que los lugareños suelen depender de las sobras proporcionadas por el gobierno para cubrir sus necesidades básicas de subsistencia. El Malecón, la sublime explanada de La Habana a lo largo del mar, es naturalmente hermoso. Es fácil ver de qué se enamoró Ernest Hemingway cuando escribió “El viejo y el mar”. Pero en lugar de resplandecientes complejos de cinco estrellas que salpican el paisaje, hay escombros y desolación hasta donde alcanza la vista.

Los cubanos también carecen de las más rudimentarias libertades civiles. El servicio de seguridad interna del régimen es una milicia de matones camisas pardas que golpea y somete a los que considera enemigos —todo ello sin las normas procesales básicas, como el debido proceso legal. El internet, que es patéticamente lento, está constantemente vigilado por los lacayos del politburó. Cada vez que un cubano sale a la calle para quejarse con un compatriota sobre las dificultades de la vida cotidiana y su desesperanza general por el futuro de la vida, está bajo la amenaza de ser vigilado y espiado. Y a veces se quejan; mi propio viaje allí desmintió la idea de que todos los cubanos son castristas totalmente adoctrinados.

Así es, en pocas palabras, la Cuba después de la “revolución”. Pero ciertamente no es lo que la izquierda estadounidense ve cuando mira a la isla a solo 90 millas al sur de Florida.

Las recientes protestas populares en Cuba, inmediatamente impulsadas en parte por el terrible manejo de la pandemia de COVID-19 por el régimen, responden directamente a la opresión que el pueblo cubano ha sufrido durante décadas a instancias de un estado policial comunista genuinamente malvado. Como dijo el expresidente Donald Trump en una declaración el jueves, “El orgulloso pueblo de Cuba está desesperado por liberarse del taco de la bota de hierro del malvado Régimen Comunista de la isla”. Eso es, en efecto, lo que ha sucedido en la última semana.

Pero cuando la izquierda moderna, para la que hombres como el senador Bernie Sanders —un comunista convencido que pasó una luna de miel en la Unión Soviética y defendió sus antiguos elogios a Fidel Castro tan solo el año pasado— son cada vez más emblemáticos, mira a Cuba, ve algo muy diferente. En concreto, ven una oportunidad para atacar el prolongado (y a menudo retorcido) embargo de Estados Unidos a Cuba, que fue el punto central de los comentarios de Sanders la semana pasada. La representante “it girl” de la izquierda, Alexandria Ocasio-Cortez, ha optado en cambio por un silencio ensordecedor, pero los Socialistas Democráticos de América, de los que AOC es miembro, tuitearon directamente que “están con el pueblo cubano y su Revolución en este momento de agitación”. Black Lives Matter, aparentemente no contento con los 1000 a 2000 millones de dólares en reclamaciones de seguros pagadas por los disturbios del verano pasado que ayudó a engendrar, condenó a Estados Unidos por “tratar de aplastar esta Revolución durante décadas”. El hecho de que una gran parte de la población oprimida de Cuba sea negra no parece haber pasado por la mente de BLM.

Como Jeffrey Scott Shapiro, exdirector de la Oficina de Radiodifusión de Cuba detalló en un artículo de opinión de febrero en Newsweek —donde soy redactor de artículos de opinión— el régimen cubano es, hasta la fecha, un desastre totalitario absoluto.

“Los médicos que han tratado de escapar de la isla se han enfrentado a menudo a la persecución y a duros castigos”, escribió Shapiro. “En otros casos, a los disidentes que necesitan desesperadamente atención médica, incluido el tratamiento del cáncer, se les ha negado la atención médica adecuada simplemente por sus actividades políticas”.

Este es el régimen que gran parte de la izquierda estadounidense ha estado ignorando voluntariamente, defendiendo, o abiertamente incitando, cuando ha salido a las calles esta última semana para aterrorizar a una ciudadanía que anhela la dignidad humana básica. Recuérdelo la próxima vez que vaya a las urnas en este Estados Unidos todavía libre.

Josh Hammer, abogado constitucionalista de formación, es redactor de opinión de Newsweek, colaborador de podcast en BlazeTV, abogado del First Liberty Institute y columnista sindicado.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS