El viaje de la fe en lo divino: Serie “El viaje de la vida”

Llegando al interior: Lo que el arte tradicional ofrece al corazón
Por Eric Bess
04 de Septiembre de 2021
Actualizado: 04 de Septiembre de 2021

Nuestras vidas pueden ser fascinantes. Nacemos en un mundo preestablecido con cultura, tradición, lenguaje, etc.; y a través de la experiencia sensitiva, aprendemos a sobrevivir y, para algunos de nosotros, a prosperar. Sin embargo, muchos sentimos que hay algo más allá de la propia experiencia sensorial, algo que debemos creer sin pruebas, algo que creemos por medio de la fe.

La serie de cuatro pinturas de Thomas Cole “El viaje de la vida” me hizo reflexionar sobre cómo podríamos tratar la fe en el transcurso de nuestras vidas.

“El viaje de la vida” de Thomas Cole

Thomas Cole fue un pintor estadounidense considerado el padre de la “Escuela del Río Hudson”, quien pretendía romantizar la pintura de paisajes. La Escuela del Río Hudson creía que la naturaleza era una manifestación del Creador, y la escuela observaba la naturaleza para obtener una comprensión de lo divino.

En “El viaje de la vida”, Cole representa cuatro etapas de la vida: La infancia, la juventud, la virilidad y la vejez. Analizar cada etapa por separado, al igual que el tema general del viaje de la vida, puede ayudar a comprender la importancia de la fe.

Infancia

Detalle de “El viaje de la vida: Infancia”, 1842, de Thomas Cole. Óleo sobre lienzo; 52.8 por 76.8 pulgadas. Galería Nacional de Arte, Washington. (Dominio público)

En “El viaje de la vida: La infancia”, Cole representa un entorno que parece ser el inicio de la primavera. El sol sale a la derecha de la composición, haciéndonos saber que nació un nuevo día.

Al salir el sol, un niño entra al mundo en una barca guiada desde atrás por un ángel. La barca navega por el río de la vida, y este río servirá de fondo para el resto de la vida del niño. Hermosas flores y una exuberante vegetación adornan la entrada del mundo como si dieran la bienvenida al bebé y al ángel.

Detalle de “El viaje de la vida: Infancia”, 1842, de Thomas Cole. Óleo sobre lienzo; 52.8 por 76.8 pulgadas. Galería Nacional de Arte, Washington. (Dominio público)

La barca está elaborada con imágenes de ángeles, y en la proa del barco, un ángel sostiene un reloj de arena hacia el cielo, haciéndonos saber que el tiempo del niño es limitado.

Juventud

El segundo cuadro de la serie de Cole representa los atributos de la juventud. El entorno es casi un paraíso. El agua limpia y tranquila lleva al joven hacia una estructura de otro mundo a la distancia. Incluso la distribución de los árboles parece animar el viaje del joven, ayudando a guiar nuestros ojos desde el joven hasta el castillo en el cielo.

“El viaje de la vida: la juventud”, 1842, de Thomas Cole. Óleo sobre lienzo; 52.8 por 76.8 pulgadas. Galería Nacional de Arte, Washington. (Dominio público)

El joven continúa su viaje por el río de la vida en la misma barca, solo que esta vez el ángel que lo acompañó inicialmente al mundo ya no va en la barca con él. En su lugar, el ángel se queda en la orilla. De espaldas al ángel, el joven guía ahora la barca por sí mismo y se acerca a la estructura a la distancia.

Detalle de “El viaje de la vida: la juventud”, 1842, de Thomas Cole. Óleo sobre lienzo; 52.8 por 76.8 pulgadas. Galería Nacional de Arte, Washington. (Dominio público)

Virilidad

Después de salir solo cuando era joven, el hombre, ya adulto, se encuentra en medio de la confusión. El río ya no está en calma y el entorno ya no es verde y acogedor. En cambio, las rocas irregulares sobresalen de las aguas y se acercan al hombre, que ya no puede guiar su barca. El sol parece ocultarse a la distancia.

“El viaje de la vida: La virilidad”, 1842, de Thomas Cole. Óleo sobre lienzo; 52.8 pulgadas por 76.8 pulgadas. Galería Nacional de Arte, Washington. (Dominio público)

El ángel ya no está en la tierra con el hombre, sino que está iluminado entre las nubes oscuras de la parte superior izquierda de la composición. El hombre aún está le da la espalda al ángel. Mantiene sus manos en oración, no hacia el ángel que está detrás de él, sino hacia los rostros oscuros y lúgubres de las nubes que están frente a él.

Durante la mediana edad, el hombre reza para sobrevivir a las turbulencias de la vida, en un detalle de “El viaje de la vida: La virilidad”.

La vejez

El tiempo ya no está limitado para los ancianos con fe, en un detalle de “El viaje de la vida: La vejez”.

Como hombre mayor, nuestro viajero, ahora con el pelo blanco, deja atrás el terreno antes accidentado y turbulento. En la parte delantera de su embarcación ya no aparece el ángel que sostiene el reloj de arena, pero por primera vez, su mirada se dirige al ángel que siempre ha estado con él y lo observa. El ángel hace un gesto hacia la luz del cielo.

El tiempo ya no está limitado para los ancianos con fe, en un detalle de “El viaje de la vida: La vejez”.

Las nubes oscuras y sombrías se separan para revelar la luz del cielo, y un ángel aparece a la distancia para recibir al hombre mayor. El hombre extiende los brazos asombrado por la gloria del cielo.

La fe en lo divino

Cole nos ha proporcionado una representación del viaje de nuestra vida. Para mí, sin embargo, la mayor lección que se desprende de estos cuadros es la importancia no de cualquier fe, sino de la fe en lo divino.

Al reflexionar sobre la importancia de la fe en Dios, hay varias cosas que me llaman la atención en estos cuadros.

En primer lugar, la posición del ángel en relación con el hombre durante su viaje. Al principio, el ángel guía al bebé hacia el mundo, y el bebé comienza su viaje predestinado, un viaje del destino representado por la barca y el río que el niño nunca abandonará. Así, el bebé está destinado a viajar en esta barca por este río. Y al no poder guiarse por sí mismo, el bebé representa un cierto grado de inocencia.

Sin embargo, el ángel está detrás del bebé; es decir, el bebé no puede percibir al ángel directamente: No puede percibir al ángel a través de sus sentidos. El bebé solo percibe lo que está frente a él, y lo que siempre está frente a él —al menos hasta el final— el ángel es el que sostiene el reloj de arena en la parte delantera del barco. Por lo tanto, el bebé también está destinado a ser siempre consciente, o al menos a tener un sentido de las limitaciones del tiempo de vida que le ha sido asignado.

Cuando el bebé se convierte en un joven adulto y en un hombre, no puede ver que el ángel está siempre con él. Creer en el ángel requiere fe. Especialmente el joven no parece poner su fe en el ángel, sino en otras cosas. Guiando el barco él mismo, está más preocupado por el edificio ideal de otro mundo que puede ver frente a él. Incluso parece mirar más allá del reloj de arena puesto en la parte delantera de su barco.

Lo que el joven no puede prever son las consecuencias de sus actos. El hecho de ignorar completamente al ángel para perseguir el edificio a la distancia termina por conducirlo a la siguiente etapa de su vida, de confusión. Es como si el joven cambiara el potencial de la fe en el ángel por la fe en imaginaciones idealizadas basadas en sus experiencias con el mundo.

¿Es posible que el castillo en el cielo represente nuestro deseo de ganancias materiales? ¿Ignorar la fe en lo divino para enfocarse en el materialismo conduce a la confusión?

La pintura del joven es la única en la que el chico guía la barca él mismo, con la mano en el timón. ¿La consecuencia destructiva de su búsqueda sugiere que es ignorante intentar tomar el control de nuestras propias vidas en lugar de dejarnos guiar por lo divino?

Los resultados de enfocarse demasiado en la experiencia sensual a menudo pueden enseñarnos que hay más en la vida que lo que está frente a nosotros. Cole dijo lo siguiente sobre el período de la virilidad

“Los problemas son característicos del período de la virilidad. En la infancia, no hay preocupaciones; en la juventud, no hay pensamientos desesperados. Solo cuando la experiencia nos ha enseñado las realidades del mundo, levantamos de nuestros ojos el velo dorado de la vida temprana; y sentimos una pena profunda y duradera”.

El hombre, en su dolor, reza, pero ¿a qué le reza? El ángel sigue detrás de él, pero él reza hacia los rostros de las nubes oscuras que están sobre él, como si quisiera pedirles que detengan su sufrimiento. No se da cuenta que los rostros oscuros hacen parte del entorno oscuro que ahora debe soportar. Lo único que se separa del ambiente lúgubre es el ángel iluminado en el cielo, un ángel al que sigue dando la espalda.

Un primer plano de los rostros en las nubes oscuras, en un detalle de “El viaje de la vida: La virilidad”. (Dominio público)

Sin embargo, es posible que el hombre le esté rezando al Creador mientras mira los rostros oscuros en las nubes, lo que sugeriría el poder de su fe: A pesar de mirar lo que tiene enfrente, cree en lo que le trasciende. La fuerza de su fe también podría explicar por qué el ángel, oculto hasta ahora, se revela en el siguiente cuadro.

Curiosamente, se ejerce la fe dos veces, pero para cosas opuestas. El joven pone inicialmente su fe en el castillo del cielo. Lo deja todo para perseguir lo que el castillo parece prometer. Tan solo más tarde, después de que lo obligan a soportar las dificultades, pone su fe en lo divino.

La fe revela finalmente la verdad de ambos: La fe en el materialismo y en el idealismo produce destrucción y confusión, mientras que la fe en lo divino proporciona el brillo de la eternidad representado por la luz del cielo y el reloj de arena que falta en la parte delantera de su barco.

Me queda la pregunta de qué podríamos hacer para que el bebé se dirija hacia aquello que guía su viaje. ¿Cómo podríamos fomentar una fe recta en lo divino desde el principio para que lo divino se revele pronto, y el viaje de la vida ya no sea uno lanzado entre la “pena” de las búsquedas materiales y la fe, sino que se convierta en un viaje de fe?

Las artes tradicionales contienen a menudo representaciones y símbolos espirituales cuyo significado puede perderse en nuestras mentes modernas. En nuestra serie “Llegando al interior: Lo que el arte tradicional ofrece al corazón”, interpretamos las artes visuales de manera que puedan ser moralmente perspicaces para nosotros hoy en día. No pretendemos dar respuestas absolutas a preguntas con las que han luchado generaciones, pero esperamos que nuestras preguntas inspiren un viaje de reflexión para convertirnos en seres humanos más auténticos, compasivos y valientes.

Eric Bess es un artista representativo activo y es estudiante de doctorado en el Instituto de Estudios de Doctorado en Artes Visuales (IDSVA). Fuente: The Epoch Times en español


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS