El virus del PCCh rehace el mundo a imagen de China

El futuro se ensombrece a medida que las diferencias entre Occidente y la tecnodictadura china se desvanecen rápidamente
Por James Gorrie
13 de Septiembre de 2021
Actualizado: 13 de Septiembre de 2021

Comentario

En 1992, el historiador Francis Fukuyama escribió que la caída de la Unión Soviética señalaba “el fin de la historia”.

El capitalismo ganó al marxismo

La teoría de Fukuyama tenía matices, pero esencialmente sostenía que en la batalla entre el marxismo y el capitalismo, el marxismo había perdido. Los países comunistas, desde Cuba hasta China y todos los demás, eran todos fracasos económicos miserables, regímenes asesinos y contaminantes horrendos que eran un infierno absoluto. El sistema comunista verticalista, anti-Dios y opresivo había fracasado en sus promesas en todos los sentidos.

Por el contrario, las naciones capitalistas libres de todo tipo obtuvieron resultados relativamente buenos en prácticamente todos los aspectos importantes: nivel de vida, libertad para las personas en todas sus formas, innovación tecnológica, expresión artística y política, derechos humanos e incluso reducción de la contaminación. Todo lo que quedaba, según Fukuyama, era la gestión técnica de la absorción de las naciones marxistas fallidas en la economía global capitalista.

¿Hacer a China a nuestra imagen y semejanza, o viceversa?

Pero en el camino hacia el “fin de la historia” ocurrió algo no tan gracioso. Una década antes de la caída del comunismo soviético, Occidente —encabezado por Estados Unidos— decidió que involucrar al Partido Comunista Chino (PCCh) no solo sería un contrapeso a la URSS, sino que también haría que China se pareciera más al Occidente libre y capitalista.

La idea era que dando dinero, fábricas, tecnología y mercados a los chinos comunistas, podríamos rehacer la nación más poblada del mundo en una sociedad que se pareciera a la nuestra. Creíamos que lo estábamos consiguiendo, pero la masacre de 10,000 jóvenes estudiantes en la plaza de Tiananmen en 1989 acabó con esa ilusión.

Tras esa cruel exhibición del PCCh, Estados Unidos redobló la apuesta por China. Primero, Estados Unidos respondió con débiles sanciones y luego, en 2000, invitó al PCCh a entrar en la Organización Mundial del Comercio. De 1980 a 2020, China pasó de ser una nación agraria atrasada, incapaz de alimentarse a sí misma, a rivalizar con Estados Unidos en tecnología, poder económico e influencia global. Durante esos años, lo que China no consiguió legalmente en términos de propiedad intelectual y tecnología, lo robó de Occidente, de una forma u otra. Esa práctica continúa hoy en día.

Surge el sistema de crédito social

No hace mucho, el PCCh adquirió las capacidades tecnológicas —desde el reconocimiento facial hasta las cámaras, los dispositivos de grabación, los localizadores GPS y otros elementos— para crear un sistema de vigilancia digital que permitiera controlar, rastrear, identificar, arrestar, detener y eliminar a aquellos individuos que pudieran o supusieran una amenaza para el Estado. Había nacido el sistema de crédito social de China.

Después, el PCCh agrupó su tecnología de vigilancia, la comercializó como tecnología de “ciudad inteligente” y la vendió a otros regímenes autoritarios de todo el mundo. El PCCh ciertamente no inventó la tecnología de vigilancia inteligente, el Reino Unido ha estado entre las sociedades más vigiladas de la Tierra durante décadas. Pero China la ha perfeccionado.

Epoch Times Photo
Los visitantes comprueban una tecnología 5G Smart City en el stand de China Mobile en el GSMA Mobile World Congress 2019 en Barcelona, España, el 26 de febrero de 2019. El Mobile World Congress anual acoge a algunas de las mayores empresas de comunicaciones del mundo. (David Ramos/Getty Images)

El virus del PCCh trae el totalitarismo

En cuanto a la censura y la propaganda, los medios de comunicación y el mundo académico de Estados Unidos combatieron a la Administración Trump y a sus partidarios hasta un punto que no habíamos visto antes. Los acontecimientos negativos se magnificaron e incluso se inventaron de la nada, mientras que cualquier acontecimiento positivo simplemente se subestimó, se distorsionó o no se reportó en absoluto.

Pero todos estos acontecimientos fueron solo el precursor de lo que iba a venir con el debut del virus del PCCh (comúnmente conocido como el nuevo coronavirus) en 2019.

Resulta que en Estados Unidos tenemos nuestra propia cepa de totalitarios locales que ha estado lista para entrar en acción. Se ha hecho evidente que para los magnates de las grandes tecnologías de Estados Unidos, una gran riqueza no es suficiente.

Quieren tener un gran poder, y de hecho, lo tienen.

Autoritarismo médico

Lamentablemente, la coordinación de los magnates de la tecnología con el gobierno federal para censurar cualquier idea que contradiga el discurso oficial con respecto al virus del PCCh en Estados Unidos se asemeja a la relación entre el PCCh y los medios de comunicación estatales en China. Las empresas de redes sociales, junto con el gobierno federal, están utilizando el virus del PCCh para justificar la violación de nuestros derechos constitucionales bajo el pretexto de la “seguridad”.

Es como si la Carta de Derechos —que no solo garantiza nuestros derechos y libertades civiles como individuos, sino que también restringe la autoridad del gobierno federal— hubiera sucumbido al virus y hubiera sido sustituida por el autoritarismo inducido por los médicos.

Y es que así ha sido.

El poder del miedo

Lamentablemente, esto molesta a muy poca gente en Estados Unidos. Por supuesto, ¿quién puede argumentar que renunciar a nuestros derechos en nombre de la seguridad médica no es sabio o legal? Muy pocos, porque si lo haces, serás censurado. Vilipendiado públicamente. Desempleado. Cancelado.

La realidad es que nos han alimentado con el miedo día tras día durante 18 meses, todos tenemos que aceptar que somos demasiado vulnerables, demasiado débiles, demasiado temerosos para enfrentarnos al mundo, para enfrentarnos a una enfermedad con una tasa de supervivencia del 99%, sin vivir bajo la protección del Estado.

¿Y dónde está China en todo esto?

En todas partes.

China está ganando el control de Estados Unidos

De hecho, en los últimos años, China ha estado comprando gran parte de la industria estadounidense, desde las tierras de cultivo y nuestras mayores plantas de procesamiento de carne hasta los cines AMC y los principales medios de comunicación. Las consecuencias de esto son escalofriantes: El PCCh está adquiriendo una gran influencia sobre lo que ponemos en nuestros cuerpos y en nuestras mentes. Ese es justo el tipo de poder que le gusta tener al PCCh.

Además, todos estos gigantes de la tecnología han ganado miles de millones de dólares en China y siguen profundamente conectados con el régimen comunista. Otra coincidencia. Pero, ¿puede alguien realmente echarles en cara eso? Después de todo, lo mismo podría decirse de la familia Biden.

Pero, ¿dónde deja eso al pueblo estadounidense?

¿Un retorno a los imperios de antaño?

Durante décadas, la opresión del pueblo chino por parte del PCCh fue considerada en todo el mundo como una fea aberración histórica, un feo hijastro distópico de la antigua dictadura soviética. La suposición de que evolucionaría hacia un país más occidental ha resultado insensata. Más bien, las tendencias actuales muestran que China es un imperio en crecimiento con capacidades y ambiciones globales, que desprecia a las mismas naciones occidentales que permitieron su ascenso.

Desde la perspectiva actual, quizá la aberración histórica sean los Estados Unidos que están desapareciendo ante nuestros ojos. ¿Está la historia, marcada principalmente por la fuerza bruta y la tiranía que definieron imperio tras imperio, volviendo ahora?


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS