El yin y yang en la comida china y la teoría de los cinco elementos

15 de Octubre de 2015 Actualizado: 28 de Octubre de 2016

La gastronomía china es una de las más variadas y sofisticadas del mundo, debido a la extensión del país, su cultura, y su antiquísima y gran población. Pero la gastronomía china es mucho más compleja de lo que conocemos y estamos acostumbrados a ver cotidianamente en los restaurantes famosos, ya que detrás de cada plato hay una preparación que se basa en la naturaleza, las normas y buenas costumbres.

Una de las principales características de la gastronomía tradicional china es que toma la teoría del yin y yang a la hora de preparar un plato. Como seguramente usted ya sabe, esta teoría explica que todo fenómeno natural tiene su opuesto que lo compensa. Los alimentos con naturaleza yin se considera que son aquellos oscuros, suaves, húmedos y fríos, por el contrario, los alimentos yang son considerados cálidos, secos y duros. Siguiendo esta teoría, la dieta debe tener una armonía de alimentos yin y yang, esto ayuda a prevenir enfermedades de todo tipo y problemas emocionales.

Otra teoría fundamental en la que se basa la población china a la hora de la preparación de los alimentos, es la muy conocida teoría de los cinco elementos, la cual dice que todas las cosas existentes en este universo, están constituidas por cinco elementos: madera, fuego, tierra, metal y agua. De esta teoría surgió la categoría de los cinco sabores, los cuales son: picante, amargo, agrio, dulce y salado. A estos a su vez también los subdividen en yin y yang. Los alimentos considerados yin son los picantes y dulces y por el contrario los alimentos yang son los amargos, agrios y salados.

Además de todo esto, se toma en cuenta otros factores, como las características de los alimentos, es decir, el aroma, el sabor, el color y principalmente, la nutrición. Se conoce que el erudito Yi Yin de la dinastía Shang, relacionó los cinco órganos principales (corazón, pulmón, riñón, páncreas e hígado) del cuerpo con los cinco sabores, ya que se cree que cada alimento tiene propiedades específicas para mantener la salud y armonía del cuerpo. Según las milenarias y ancestrales costumbres chinas, la comida siempre ha estado ligada al bienestar espiritual y corporal.

Ellos creen que tanto la naturaleza como el sabor deben estar en correspondencia con las estaciones del año y del clima. Esto también se debe a la teoría del yin y yang. Por ejemplo: en verano recomiendan no comer mucha grasa y más verduras, etc. En cuanto los colores, los platos chinos generalmente se constituyen de tres a cinco colores, los cuales son verde, amarillo, negro, rojo y blanco. A la hora de preparar un plato se consideran todos estos elementos.

Los chinos también tienen costumbres muy parecidas a las de Occidente a la hora de sentarse a comer. Por ejemplo, ellos siempre comen sentados, y en la mesa hay lugares preestablecidos para los miembros de la familia e invitados. Por ejemplo, el lugar de honor es reservado frente a la puerta de entrada, el anfitrión, por el contrario, siempre da la espalda a la entrada.

El invitado es quien debe tomar primero los palillos para empezar a comer, pero siempre es la dueña de casa la que empieza a comer. Una diferencia importante con respecto al Occidente es que la sopa no se sirve al principio como plato principal, sino al revés, a lo último. La cuchara para tomar la sopa tradicionalmente es de cerámica y con fondo plano. Los palillos por lo general son de madera, pero también los hay de otros materiales como el marfil y la plata. Otra diferencia notable es que el postre no es una costumbre china, ya que algunos alimentos dulces, como la fruta, se pueden encontrar dentro de los platos principales.

Como se puede ver, detrás de un plato chino existe toda una cultura y sabiduría ancestral, la comida es un acontecimiento, y debe seguir las normas del universo, (la teoría de los cinco elementos, la teoría del yin y yang) y las buenas costumbres. Hoy en día, debido a la rapidez con la cual tenemos que vivir, es muy difícil detenernos y pensar en cómo estamos comiendo.

Muchas veces comemos algo rápido camino al trabajo, sin darnos un tiempo para disfrutar del buen comer. Es hora de que nos detengamos para si poder ver y disfrutar de la cultura milenaria de la gastronomía china, como también de la nuestra y otras.

Pollo de los cinco elementos

Ingredientes:

4 filetes de pollo

300g de fideos chinos

1 Cucharada de aceite de sésamo

3 Cucharaditas de manteca de maní

2 Cucharaditas de té frío

2 Cucharaditas de salsa de soja

2 Cucharaditas de vinagre

2 Cucharadas de azúcar

1/2 Cucharada de sal

1/2 cebolla

1 diente de ajo cortado en dados

1/4 de taza de aceite de maní

1/4 de taza de cilantro

Receta:

En una cacerola, poner 6 tazas de agua a hervir.

Añadir el pollo.

Dejar que hierva durante unos 15 minutos.

Dejar que el pollo se enfríe y cortarlo en láminas.

Guardar el agua del pollo, ponerla a hervir y añadir los fideos.

Dejarlos durante 5-7 minutos.

Poner los fideos en un recipiente y añadir 1 cucharadita de aceite de sésamo.

En otro recipiente, poner la manteca de maní, el té, el vinagre, el azúcar, la salsa de soja, la sal… ya tenemos la salsa.

En una sartén, freír las cebollas picadas y el ajo y añadir 1 cucharadita de salsa.

En un recipiente, colocar el pollo en láminas, añadir las cebollas y el ajo y añadir la mitad de la salsa.

Servir.

 

TE RECOMENDAMOS