Elder contra Newsom: una batalla por el alma de Estados Unidos

Por Roger Simon
01 de Septiembre de 2021
Actualizado: 01 de Septiembre de 2021

Comentario

LOS ÁNGELES —El domingo por la noche me encontraba entre una emocionada multitud en una recaudación de fondos en Long Beach para la campaña de Larry Elder a la gobernación de California, cuando recibí un texto con el titular “El gobernador Newsom cambia los discursos de destitución para ahora atacar las opiniones políticas de Larry Elder“.

El artículo era del California Globe, una publicación de la que nunca había oído hablar, y estaba fechado el 17 de agosto, hace años en el ritmo vertiginoso de la política actual, pero me llamó la atención porque citaba extensamente el discurso de campaña de Gavin Newsom, que decía en parte:

“Aunque hayamos derrotado a Trump, no hemos derrotado al trumpismo. El trumpismo sigue vivo, incluso aquí en el estado de California. Si no me creen, solo consideren a la persona que probablemente jure su cargo, que entrará en la oficina del gobernador en cuestión de semanas si no rechazamos esta destitución”.

“No piensen ni por un segundo que esta destitución no se trata de todos ustedes. Se trata de todos y cada uno de nosotros y de los valores que apreciamos”.

Inmediatamente pensé en un editor de Los Angeles Times que, durante una entrevista de Zoom con Elder, acusó al conductor de un programa de casi lo mismo, de no estar en sintonía con los valores del estado.

Pero, ¿cuáles son esos valores californianos que se supone que todo el mundo aprecia y de los que hablaba Newsom? ¿Y están en proceso de cambiar o de volver a lo que se perdió hace años?

En cierto sentido, el actual gobernador y el director del periódico más importante del estado tienen razón, esta elección de destitución se trata de valores.

Pero, ¿son los valores de una clase rica que, durante años y años, ha enviado a sus hijos a escuelas privadas mientras que ellos —por la insistencia de los poderosos sindicatos de maestros— niegan a los niños pobres de las minorías la “elección de escuela” y los obligan a asistir a escuelas como a la que Larry Elder asistió hace años en South Central, la escuela preparatoria Crenshaw, de la cual, hace poco, solo el dos por ciento de los estudiantes aprobaron un examen de competencia matemática básica?

Sería interesante saber cómo era Crenshaw cuando Elder asistió en comparación con la que hay ahora.

Y ahora estos mismos supuestos progresistas quieren enseñar a los estudiantes de Crenshaw simultáneamente la Teoría Crítica de la Raza y el antirracismo, un enfoque de la educación que probablemente lleve ese dos por ciento a cero.

No hay nada como el racismo inverso para iluminar la mente de los jóvenes y desarrollar adultos responsables, según los “valores” demócratas (y de Newsom). No se preocupe por los padres en el hogar. Eso es tan de los años 50.

Por sus respuestas entusiastas al discurso de Elder, estaba claro que la teoría crítica de la raza y el desastre de Afganistán eran los dos temas que más preocupaban a los asistentes a la recaudación de fondos el domingo por la noche.

El aumento de los crímenes violentos en las calles de todas las grandes ciudades de California, por no hablar del resto del país, ocupaba un tercer lugar no muy lejano de las innumerables falsedades del COVID, las mascarillas (nadie llevaba una) y los cierres justo detrás.

Solo dos veces antes en mi vida he visto a un candidato ser recibido con tanta emoción y entusiasmo: Trump y Bobby Kennedy, este último irónico ya que este evento de Elder ocurrió casi simultáneamente a la liberación de Sirhan Sirhan, el hombre que disparó a Bobby y uno de los primeros yihadistas activos en nuestro suelo.

Antes del discurso, había deambulado entre la multitud, preguntando a la gente, esencialmente al azar, aunque sabía que era una muestra sesgada, si creían que Elder podría ganar realmente.

Sesgadas o no, las respuestas fueron asombrosamente uniformes y directas: “Sí, si no hacen trampa”.

También descubrí que no era el único expatriota de California que estaba allí, de visita desde otro estado. Había otros que conocí de Tennessee, así como de Texas, Florida y Carolina del Sur, llegaron en avión para la ocasión.

Cuando, en su discurso, Elder mencionó que era la primera vez en la historia de California que se iba más gente del estado que la que entraba, una mujer gritó: “¡Gana y volveremos!”.

La multitud rugió.

Lo que todo el mundo parecía saber y claramente el propio Elder sabía por el contenido de su discurso, su afán por el “púlpito soberbio” para hablar de cosas de las que casi nunca se habla honestamente (es decir, la raza en Estados Unidos), es que esta elección de destitución del gobernador de California se había transformado en una contienda de verdadera importancia histórica, casi el equivalente a unas elecciones presidenciales, incluso crucial, con el alma de la nación literalmente pendiendo de un hilo.

Si Elder gana, la gente de allí pensó claramente, se abre la puerta a una renovada libertad americana. Si pierde, el unipartidismo sigue su camino, convirtiendo a Estados Unidos, le guste o no, en un feudo chino.

Es así de grave, como me dijo al día siguiente en su casa mi viejo amigo Lionel Chetwynd y socio del programa “Poliwood” de PJTV. Chetwynd, cuyo ánimo reconoce Elder en su discurso de campaña fue decisivo para convencerlo de que se presentara, había sido nombrado presidente de la campaña del candidato, y me interesaba su opinión sobre el progreso de la misma.

Lionel, tras lamentar el dominio de las redes sociales en la vida de nuestro país, la alienación generalizada, y a menudo deprimente, que ha creado entre nuestros ciudadanos, especialmente entre los jóvenes, pasó a hablar de lo que la campaña de Elder le inspiraba a nivel humano.

“La gente se está encontrando a través de la candidatura de Larry y redescubriendo el poder que los Fundadores pusieron en sus manos. No tenemos que ser víctimas del Estado burocrático. Si tenemos éxito, el impacto será global”.

“Larry está luchando en nuestro Dunkerque. Si él puede ganar, podremos vivir para luchar otro día”.

Lo dejaré así, salvo para recordar a los lectores que no lo sepan que Larry Elder es colaborador de Epoch TV.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS