Elecciones en Taiwán: los medios del régimen chino distorsionan hechos y desacreditan resultados

Por Nicole Hao
14 de Enero de 2020 Actualizado: 14 de Enero de 2020

Los medios de comunicación estatales chinos trataron de desestimar la victoriosa reelección de la presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen, acusándola de tácticas turbias sin aportar pruebas.

Mientras tanto, los funcionarios se aferraron a la narración del régimen chino de que la isla autogobernada es parte de su territorio.

El 11 de enero, Tsai ganó las elecciones por una gran mayoría de 8.17 millones de votos, o 57.1 por ciento del total de votos. La cifra fue también el mayor número de votos que un candidato presidencial ha ganado desde que la isla celebró elecciones presidenciales directas en 1996. Su principal oponente, Han Kuo-yu, del Kuomintang (KMT), obtuvo 5.52 millones de votos (38.6 por ciento), mientras que el candidato de un tercer partido, James Soong, obtuvo 608,590 (4.3 por ciento).

La tasa de participación electoral también alcanzó un nuevo récord, con 14.46 millones de taiwaneses, o 74.9 por ciento del electorado, emitiendo sus votos.

Tsai, del Partido Democrático Progresista (DPP), ha defendido la soberanía de Taiwán y ha apuntado repetidamente a las campañas de intimidación e influencia de Beijing en la isla, enojando al régimen chino. Desde que asumió el cargo en mayo de 2016, Beijing la atacó constantemente.

Han, por otro lado, se ha mantenido en una plataforma de búsqueda de lazos más estrechos con China continental.

Los expertos dicen que la victoria de Tsai implica que los ciudadanos taiwaneses rechazan firmemente los esfuerzos de Beijing para unir la isla con el continente.

La culpa es de las “fuerzas externas”

Para la audiencia de China continental, los medios de comunicación estatales difundieron noticias falsas en un esfuerzo por desacreditar la victoria de Tsai.

“La elección dentro de la región de Taiwán está en gran parte controlada por fuerzas oscuras externas”, dijo el medio estatal Xinhua en su informe del 11 de enero, difundiendo su habitual narrativa de que los países extranjeros son los culpables de los incidentes que desafían al régimen chino.

Mientras tanto, el diario People’s Daily, portavoz oficial del Partido Comunista Chino (PCCh), analizó el 12 de enero que la razón por la que Han y el KMT perdieron las elecciones, es porque “hubo conflictos dentro del KMT desde el comienzo de la campaña, y el KMT no tiene un fuerte apoyo desde el exterior”.

El artículo también afirmaba que Estados Unidos y otras fuerzas occidentales “interfirieron públicamente en las elecciones de Taiwán… Estados Unidos impulsó una serie de políticas de apoyo a Taiwán… y favoreció al DPP en la lucha contra el continente”, decía el informe.

“Esta es una elección sucia sin ninguna imparcialidad”, dijo el People’s Daily en un editorial publicado el 12 de enero.

El periódico halcón Global Times usó un lenguaje duro para advertir a Tsai el 11 de enero: “Si Tsai y el gobierno del DPP siguen llevando a Taiwán en la dirección opuesta, seguramente se convertirán en pecadores históricos, que serán criticados por la gente de ambos lados del estrecho y recibirán una retribución”.

Dando vuelta la noticia

Xinhua, la agencia de noticias oficial del régimen chino, publicó un artículo sobre los resultados de las elecciones a finales del 11 de enero, criticando por primera vez el desempeño del gobierno de Tsai en los últimos tres años. “El sustento de la gente está empeorando cada vez más, mientras que la democracia [en Taiwán] sigue retrocediendo… esto provocó el uso deliberado de todos los recursos dentro del partido, el gobierno y el ejército para hacer campaña [a favor de Tsai]”.

La campaña de desinformación de Beijing, iniciada en el período previo a las elecciones locales de Taiwán de 2018, difundió la idea de que los lazos económicos con China continental mejorarían el sustento de los taiwaneses.

El artículo de Xinhua acusó a Tsai de propagar desinformación en su lugar. “Primero, ella gastó locamente cientos de miles de millones de dólares taiwaneses [1 TWD = 0,033 USD] para lanzar políticas en un esfuerzo por comprar el apoyo de los votantes. En segundo lugar, contrató un ejército de Internet para difamar a sus competidores. Tercero, amplió la amenaza desde el continente… asustando a la gente”.

De hecho, en el período previo a las elecciones de enero, el régimen chino envió en dos ocasiones su más reciente portaaviones al estrecho de Taiwán, una medida que Taipei denunció como intimidación militar. El régimen nunca ha descartado el uso de la fuerza militar para tomar Taiwán.

Y anteriormente, en 2018, medios de comunicación como la revista Foreign Policy rastrearon las populares páginas de fans en Facebook de Han —quien finalmente fue elegido alcalde de la ciudad sureña de Kaohsiung— hasta un cibergrupo chino.

Desde septiembre de 2019, los medios estatales chinos y el KMT vienen afirmando que las políticas del gobierno de Tsai, como la de ofrecer pensiones a los agricultores, eran intentos de comprar el apoyo de la gente.

De hecho, esa política fue propuesta mucho antes de la carrera presidencial en septiembre de 2018.

Comentarios de Beijing

Los funcionarios chinos también emitieron su opinión, haciendo hincapié en la política de Beijing de unificar a Taiwán con el continente.

A pesar que los votantes taiwaneses favorecieron el repudio de Tsai a la propuesta de Beijing de “un país, dos sistemas” para anexar la isla, los funcionarios se aferraron a sus puntos de discusión.

Ma Xiaoguang, portavoz de la Oficina de Asuntos de Taiwán del Consejo de Estado de China, dijo a los medios el 11 de enero: “Nos gustaría promover las relaciones entre ambos lados del estrecho bajo la base política común del ‘Consenso del 92’ y estar ‘en contra de la independencia de Taiwán'”.

Bajo el “Consenso de 1992”, Taipei y Beijing acordaron que hay “una sola China”, pero ambos lados pueden interpretar lo que es “una sola China”. En el continente, el régimen chino se autoproclama como “una sola China” y Taiwán como una de sus provincias. Mientras tanto, Taiwán se reconoce a sí misma, oficialmente la República de China, como la única representante legítima de China.

Tsai y el DPP no aceptan el “Consenso del 92”, diciendo que Taiwán es una nación soberana y que el consenso es simplemente otro nombre en clave para el deseo de Beijing de unificar a Taiwán.

A continuación

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS