Elecciones presidenciales en Brasil: La reelección de Lula sería una recompensa a la corrupción

Por Augusto Zimmermann
06 de Julio de 2022 4:10 PM Actualizado: 06 de Julio de 2022 4:10 PM

Comentario

Cuando se presentó como candidato a las elecciones presidenciales de 2002, el expresidente y ahora candidato a la presidencia de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, comúnmente conocido como “Lula”, se comprometió a hacer todo lo posible para combatir la corrupción. En 2002, incluso firmó un “Compromiso Anticorrupción” elaborado por Transparencia Internacional.

Sin embargo, irónicamente, la corrupción acabó alcanzando niveles sin precedentes durante el gobierno de Lula, de 2002 a 2010. Varios de sus asesores más cercanos, líderes del Congreso y jefes del partido estuvieron profundamente involucrados en transferencias a gran escala de fondos públicos a campañas electorales, enriquecimiento privado y financiación de funcionarios públicos de tiempo completo.

La primera de una serie continua de tramas de corrupción se desveló en febrero de 2004, con una grabación de video en la que se veía a Waldomiro Diniz, jefe adjunto de asuntos parlamentarios, cobrando sobornos de un magnate del juego para la campaña electoral de los políticos del Partido de los Trabajadores (PT). Como la acción fue filmada y grabada, Lula no tuvo otra opción que despedirlo del partido.

En otro escándalo de corrupción, el PT de Lula fue descubierto pagando sobornos a miembros del Congreso a cambio de sus votos en agosto de 2005. El caso comenzó a descubrirse cuando un funcionario político que trabajaba en el servicio postal fue filmado diciendo a dos falsos empresarios que podían obtener contratos públicos pagando sobornos a Roberto Jefferson, líder parlamentario del Partido Laborista Brasileño.

En un intento de desviar la atención de los medios de comunicación de sí mismo, Jefferson reveló otro escándalo mucho más grave. El 15 de junio de 2005, declaró ante una comisión de ética del Congreso que el partido en el poder pagaba una asignación mensual de 12,000 dólares a los diputados a cambio de su apoyo a los proyectos de ley del gobierno, lo que permitía al gobierno de Lula obtener una mayoría “de facto” en el Congreso por medio de sobornos. Nombró al entonces jefe de gabinete, el ministro José Dirceu, como el creador del ardid.

Epoch Times Photo
Manifestantes sostienen imágenes de los políticos brasileños José Dirceu (C) y Joao Paulo Cunha (D) y del publicista Marcos Valerio, algunos de los acusados en el juicio conocido como “Mensalao”, con ropa de prisión, frente a la sede del Tribunal Supremo en Brasilia, Brasil, el 3 de agosto de 2012. (Pedro Ladeira/AFP/GettyImages)

Las políticas comunistas impulsaron la corrupción

Según Arthur Ituassú, profesor de relaciones exteriores,

“Dirceu es una figura de alto perfil en la vida política brasileña, conocido por la clase política y los medios de comunicación del país durante muchos años … Se entrenó como guerrillero en Cuba y regresó [a Brasil] disfrazado con una nueva identidad. Durante años, ni siquiera reveló su verdadero nombre a su propia esposa. Tuvo éxito en los estudios y en la política, donde su experiencia estalinista le ayudó mucho a ascender hasta convertirse en el ayudante de mayor confianza de Lula. El mantra que guiaba a Dirceu era claro para todos: no importa cómo lo hagas mientras lo hagas. Actuando de acuerdo con él, era temido y poderoso dentro del PT y (después de 2002) del gobierno; y es también la forma en que planeaba llegar a la presidencia después de que expirara el segundo mandato de Lula en 2010”.

Cuando un grupo de diputados expresó su deseo de crear una Comisión Parlamentaria de Investigación para investigar estos sonados escándalos, el coordinador político del gobierno en aquel momento, Aldo Rebello, miembro del Partido Comunista de Brasil, afirmó que cualquier investigación parlamentaria de este tipo equivaldría a un plan de las “fuerzas reaccionarias” para desestabilizar el gobierno “progresista” de Lula.

Afortunadamente, otro diputado, Valdemar da Costa Neto, confesó ante un comité de ética que había recibido personalmente sobornos del partido de Lula. Obligado a renunciar a su escaño parlamentario en agosto de 2005, reveló la implicación del gobierno en otra trama de corrupción en la que él y otros dirigentes políticos recibían sobornos para apoyar la candidatura de Lula a la reelección en las elecciones presidenciales de 2006.

El propio hermano de Lula no le creyó

Por el peso de las pruebas en su contra, hasta su propio hermano, Jackson da Silva, consideró “imposible” que Lula no supiera que la mayoría de sus allegados, entre ellos Dirceu, que renunció al ministerio en 2005, y Delúbio Soares, tesorero del PT, estaban sobornando a diputados.

“Hace años que están con mi hermano. Mi mujer puede engañarme durante un mes, pero no durante años. Si papá estuviera vivo le habría tirado de las orejas por no decir la verdad”, dijo el hermano de Lula, Jackson da Silva.

Epoch Times Photo
Simpatizantes del presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva sostienen una bandera del Partido de los Trabajadores y un cuadro de Lula da Silva durante un mitin el 1 de septiembre de 2006, en Juiz de Fora, Brasil. (Antonio Scorza/AFP vía Getty Images)

Curiosamente, el entonces presidente de la Corte Suprema, Nelson Jobim, expresó en la ocasión su oposición al juicio político de Lula, alegando que esto podría desencadenar “un clima de confrontación insostenible, dada su continua popularidad y su fuerte base de apoyo, haciendo que el país sea ingobernable durante los próximos años”. De este modo, la máxima autoridad judicial de la nación consideraba básicamente que la popularidad de Lula contaba más que el respeto al Estado de Derecho.

La corrupción, un problema endémico durante el gobierno “progresista” de Lula

Quizás también sea importante considerar que, durante el gobierno de Lula, el gobierno federal empleó a más de 40,000 miembros y partidarios del presidente para trabajar en la administración pública. Esto llevó al presidente de la Corte Suprema de Justicia, Maurício Corrêa, a comentar que incluso los puestos de trabajo más técnicos del gobierno iban a parar a miembros no cualificados del partido, que tenían que dar una tasa de hasta el 20 por ciento de sus ingresos al partido gobernante, el PT. Al ser financiado indirectamente por los contribuyentes brasileños, el PT se hizo mucho más rico y poderoso que todos los demás partidos de Brasil juntos.

Como puede verse, la corrupción fue un problema endémico durante el gobierno “progresista” de Lula. En aquellos días, los medios de comunicación brasileños estaban día tras día llenos de reportes sobre numerosos casos de corrupción generalizada.

Afortunadamente, estos numerosos escándalos de corrupción que sacudieron al gobierno de Lula tuvieron el efecto beneficioso de desmoralizar a un gobierno empeñado en establecer un régimen populista duradero basado en una forma de dictadura socialista disfrazada.

Por supuesto, sería increíblemente imprudente para los brasileños devolver a este candidato de extrema izquierda a la presidencia. Porque Lula podría finalmente terminar el trabajo que había comenzado de convertir a Brasil en otra Cuba o Venezuela. Personalmente, no creo que los brasileños sean tan imprudentes. En unas elecciones justas y transparentes, es sencillamente imposible concebir que Lula da Silva pueda ser reelegido para la presidencia de Brasil.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.