Elefantes de circo separados por 22 años se dan un abrazo de trompas que hace llorar a su cuidador

Por Li Yen
07 de Agosto de 2019 Actualizado: 07 de Agosto de 2019

Dos antiguos elefantes de circo lisiadas, Shirley y Jenny, no se habían visto en dos décadas. Cuando las dos elefantes asiáticas finalmente se encontraron cara a cara después de todo este tiempo, el vínculo fue inmediato. Su reunión fue más que conmovedora y nada menos que fenomenal. Esa fue probablemente la primera vez que una reunión tan emotiva entre elefantes fue capturada en video.

El reencuentro tuvo lugar una tarde del 6 de julio de 1999, en El Santuario de Elefantes (The Elephant Sanctuary) de Tennessee. Habían pasado más de dos décadas desde que Shirley y Jenny se conocieron por primera vez en el circo un invierno de 1973. En ese momento, Jenny, una elefante nacida en estado salvaje en Sumatra en 1972, era todavía pequeña. Así que, Shirley asumió naturalmente el papel de madre sustituta de ella en la extraña nueva tierra.

Dicen que: “Un elefante nunca olvida”. Es tan cierto. Cuando Shirley y Jenny finalmente se reunieron después de 22 años de separación, las viejas amigas estaban tan decididas en abrazarse que incluso doblaron las barras de acero que las mantenían separadas.

Después de que los porteros abrieron las puertas de acero, Shirley se quedó al lado de Jenny. La pareja fue vista en contacto con sus trompas. Con sus trompas juntas, se oían los gritos de emoción.

Todos los reporteros de noticias, camarógrafos y otros que tuvieron la suerte de presenciar este precioso momento fueron tocados, y muchos de ellos quedaron reducidos a lágrimas, especialmente el portero que había cuidado de Shirley durante todos esos años.

Jenny llegó al Santuario de Elefantes en 1996 bastante enferma, con cicatrices causadas por el abuso como elefante de circo, según Nature. Ella sufría de tuberculosis. Aparte de eso, tenía una pata trasera lisiada causada por un elefante toro mientras se la mantenía para la reproducción en la Corporación Hawthorn en Illinois, según el sitio web de “The Elephant Sanctuary”.

Shirley, que llegó al santuario años después, en 1999, fue quizás lo más cercano a una familia que Jenny podría conocer. Con Shirley a su lado, Jenny pudo encontrar consuelo.

Los viejas amigas a menudo pasaban tiempo juntas con sus trompas envueltas una alrededor de la otra, jugando, y sin duda recordando, después de 22 años de estar separadas.

Es asombroso cómo los años separadas no hicieron nada para atenuar su fuerte amistad, como se puede ver en su reencuentro en el vídeo subido por EVOLVE Campaigns en YouTube.

“Increíblemente conmovedora, la historia de Shirley y Jenny, dos elefantes lisiadas reunidas en el Santuario de Elefantes en Tennessee después de 22 años de separación. La unión fue inmediata, intensa e inolvidable entre las dos antiguas elefantes de circo”, escribió EVOLVE Campaigns.

“Es muy raro que los elefantes muestren este tipo de emoción en cautiverio, y es probablemente la primera vez que algo así se documenta en una filme”, agregó.

La escena de la reunión entre Shirley y Jenny ha obtenido desde entonces más de 23 millones de visitas, conmoviendo a usuarios de redes sociales de todo el mundo.

“6:54: una de las cosas más bellas y conmovedoras que he visto nunca”, comentó un usuario. Otro dijo: “Mido 1,80 m y peso 113 kg, y estoy llorando como un bebé por esto”.

“Esta es una historia tan bella y conmovedora. Yo también estoy llorando. Una amistad tan maravillosa y qué reunión”, comentó otro.

Las dos elefantes vivieron sus días juntas hasta que Jenny se enfermó. Lamentablemente, Jenny falleció el 17 de octubre del 2006. Carol Buckley, la directora ejecutiva del santuario, describió cómo fueron los últimos momentos de Jenny.

“El día antes de morir, Jenny había estado deprimida y no quería levantarse. Shirley la apoyó e insistió en que Jenny se levantara. Jenny no podía levantarse. Luego Jenny se puso de pie, pero tuvo que apoyarse en Shirley para mantener el ritmo”, dijo Carol, según Nature.

“Si mirabas la cara de Shirley, podías ver que sabía que Jenny se estaba muriendo. Jenny se tiró al suelo y Shirley se adentró en el bosque”, añadió Carol.

Shirley se quedó en el bosque hasta que Jenny murió. Ella lloró durante días después de la muerte de Jenny, rechazando toda la comida. “Fue muy duro y especialmente duro para Shirley. Toda la vida de Shirley se trataba de cuidar a la pequeña Jenny. Fue como si una madre perdiera a su bebé”, dijo Carol.

Afortunadamente, Shirley vive una larga vida. Todavía está alojada en el Santuario de Elefantes en Tennessee, y el 6 de julio del 2019, ¡celebró su cumpleaños 71!

Nacida en Sumatra en 1948, Shirley sobrevive a la mayoría de los elefantes asiáticos cautivos y es la tercera elefante más antigua de Norteamérica. “Shirley ha pasado por mucho en su vida. Es increíble lo rápido que parece confiar en la gente”, dijo Kaitlin Stocks, la cuidadora principal, a Nashville Tennessean. “Ella emana amor y bondad”, agregó.

Al igual que los humanos, los elefantes son capaces de una variedad de emociones, pensamientos complejos y sentimientos profundos. El amor y la amistad entre Jenny y Shirley es un testimonio de ello. El hermoso vínculo entre estos dos elefantes nos recuerda cuán preciosa es la vida y que debemos respetar y cuidar a todos los seres en este planeta, porque ellos también tienen sentimientos.

Mira la conmovedora reunión:

Un hombre alimenta a los animalitos del bosque

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS