“Eligen robar en lugar de innovar”: Alertan de robo sobre propiedad intelectual por parte de China

Por J.M. Phelps
13 de Octubre de 2021
Actualizado: 13 de Octubre de 2021

Los funcionarios estadounidenses han enfatizado reiteradamente que la amenaza de robo de propiedad intelectual (PI) del régimen comunista chino es uno de los problemas comerciales más importantes que enfrenta el país.

Pero en la raíz del problema se encuentra un tema mayor, uno que rara vez se aborda en público, según Evan Anderson, director ejecutivo de INVNT/IP, una iniciativa del Servicio de Noticias Estratégicas.

“El tema menos discutido y que plantea un problema mayor que la gente pretende que no existe es que, según la legislación china, las empresas no pueden negarse a trabajar para el Partido Comunista Chino [PCCh]”, dijo Anderson a The Epoch Times.

Es a través de estas leyes que el régimen chino puede efectivamente movilizar a toda la sociedad en sus esfuerzos por robar la tecnología y propiedad intelectual extranjera, dijo.

Anderson, cuyo libro informativo de 2016 “Theft Nation” apareció en uno de los segmentos de investigación más vistos de “60 Minutes”, dijo que “hace cinco años, la gente no creía que el robo de PI fuera realmente tan malo”.

“Hoy, esto no ha mejorado de manera significativa”.

Cumplimiento en la nación y en el extranjero

Según Anderson, la Ley de Inteligencia Nacional de China, que se promulgó en 2017, es una de las razones más olvidadas de la continuación del robo de PI del régimen. El lenguaje de la legislación muestra las leyes y regulaciones de gran alcance asociadas con la seguridad nacional, el ciberespacio y la aplicación de la ley bajo el liderazgo de Xi Jinping.

“Las leyes de seguridad nacional que se han aprobado en China en realidad significan, por escrito, que cualquier ciudadano chino, o cualquiera que sea étnicamente chino en el extranjero, está técnicamente al servicio de su gobierno”, dijo.

Según la forma en que están redactadas las leyes, dijo, “no hay necesariamente nada que los ciudadanos chinos que trabajan en el extranjero pudieran hacer si el [PCCh] les exigiera que robaran la propiedad intelectual”. La coerción, agregó, es una táctica clave para obligar a otros a cometer tal acción, ya que la vida del individuo o la vida de sus familiares podrían verse amenazadas.

“El Artículo Siete indica que ningún ciudadano u organización puede eludir ayudar al MSS [Ministerio de Seguridad del Estado] de la forma que desee, [y] el Artículo Diez hace que ese [edicto] sea extraterritorial, de modo que no importa en qué lugar del mundo se encuentren los ciudadanos u organizaciones, pues siguen teniendo que hacer lo que se les dice”.

Añadió: “Estas leyes ponen por escrito lo que todo el mundo sabía que ya era cierto, esencialmente afirmando que ningún individuo o empresa puede decir que no al gobierno chino—y eso es algo malo porque el gobierno chino está utilizando esto para acceder a los datos de todo el mundo que ellos quieren”.

Agentes del robo del MSS 

Anderson también dijo que la persona promedio no se da cuenta de que algunos países tienen “programas sólidos” diseñados para robar propiedad intelectual.

“China, de lejos, tiene el programa más grande y sólido construido específicamente para robar la propiedad intelectual”, dijo. “Eligen robar en lugar de innovar”.

Anderson agregó: “Con poco dinero, tiempo o esfuerzo, alguien puede ingresar al sistema informático de una empresa y robar todo lo que sabe sobre cómo fabricar los mejores dispositivos médicos, por ejemplo”.

Ya sea que se adquiera una idea de un correo electrónico o un diseño físico real, el PCCh puede usar este tipo de información para crear una “empresa o producto imitador”, dijo.

Luego, estos productos se venden en el mercado mundial.

“Cuando alguien compra productos de empresas que participan en este tipo de actividad, técnicamente su dinero va a las arcas del Partido Comunista Chino”, dijo Anderson.

Una táctica desarrollada por el régimen chino es que con frecuencia hackea correos electrónicos para ver cómo se negocian los contratos, dijo Anderson. Desde su perspectiva, “la forma en que se negocia un contrato se considera propiedad intelectual tanto como un plan”.

Otra táctica utilizada involucra las amenazas cibernéticas desde adentro de una empresa.

“Hay muchas amenazas internas a las empresas por parte de personas que han sido comprometidas por el gobierno de la PRC [República Popular China] y el Ministerio de Seguridad del Estado, y están robando a las mismas empresas para las que trabajan”, dijo.

Muchas de estas operaciones están “bien planificadas”, según Anderson, y orquestadas por lo que él llama “agentes de robo de propiedad intelectual que trabajan para el MSS”. Por lo tanto, estos perpetradores están capacitados para robar propiedad intelectual mientras trabajan legítimamente para una empresa determinada.

Perdidas económicas

Las tácticas utilizadas por el PCCh para robar la propiedad intelectual de Estados Unidos han sido reconocidas como un problema importante por los altos funcionarios de inteligencia y de seguridad de Estados Unidos.

El director de la Oficina Federal de Investigaciones, Christopher Wray, describió en 2020 la escala del robo de tecnología y secretos comerciales por parte del régimen como “tan masivo que representa una de las mayores transferencias de riqueza en la historia de la humanidad”.

Según un informe de la Comisión de Propiedad Intelectual de 2017 de la Oficina Nacional de Investigaciones Asiáticas, el costo anual del robo de propiedad intelectual para la economía de EE. UU. podría llegar a los 600,000 millones de dólares.

Y China es el principal infractor de propiedad intelectual del mundo, responsable de entre el 50 y el 80 % de todos los costos de robo de propiedad intelectual, según las estimaciones de la Comisión de Propiedad Intelectual.

Aproximadamente el 80 % de todos los procesamientos por espionaje económico dirigidos por el Departamento de Justicia involucran a China, según el departamento.

Derechos humanos

Sin embargo, lo que preocupa a Anderson no solo es la desenfrenada campaña de robo de la propiedad intelectual del régimen chino.

El uso de mano de obra esclava uigur por parte de Beijing en la región de Xinjiang debería hacer que las empresas extranjeras se detengan a la hora de realizar negocios en China.

“¿Cómo sabe que usted no ha apoyado a una empresa china que utiliza trabajadores esclavos en campos de concentración de Xinjiang que fueron entrenados en algún tipo de equipo de fábrica para producir un producto?”

El PCCh ha detenido a más de un millón de uigures y otras minorías musulmanas en una red de campos de concentración, en una campaña que Estados Unidos y otras empresas occidentales han calificado de genocidio. Estados Unidos también ha prohibido todos los productos de tomate y algodón de la región en un intento por proteger la cadena de suministro estadounidense del trabajo forzado.

“Las cuestiones de derechos humanos y el éxito y la salud de las empresas innovadoras son parte del mismo problema”, dijo Anderson. Y el régimen chino se ha beneficiado de los éxitos financieros de sus actividades delictivas, incluido el trabajo esclavo y el robo de propiedad intelectual, durante demasiado tiempo, agregó.

El autor de best-sellers y periodista de investigación, James Simpson, estuvo de acuerdo.

“Las empresas de todo el mundo se han vuelto esencialmente adictas al trabajo esclavo y al bajo costo de los bienes que este produce”, dijo Simpson. Cuando el régimen chino utiliza modelos comerciales que se basan en el trabajo forzado y el robo de propiedad intelectual, “el resto del mundo no puede competir”, agregó.

Contraataque

Es necesario ejercer más presión sobre el régimen chino para prevenir el robo de propiedad intelectual y al mismo tiempo fomentar la innovación y el valor para la vida humana, según Anderson. “Lo único que realmente vamos a mover la aguja en este tema es causando daños económicos, lo que significa que debemos dejar de hacer negocios con esta gente”.

Simpson dijo que el régimen chino debería enfrentar “las sanciones económicas más severas” por robar propiedad intelectual.

El autor, execonomista y examinador de presupuestos de la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca, considera que un boicot a los productos chinos, en teoría, es una buena idea, pero algo difícil de hacer en la práctica. Señaló que los paquetes de China alguna vez fueron claramente identificados como productos provenientes de China, pero hoy ese no es el caso.

“Desafortunadamente, la mayoría de la gente no sabe qué productos produce China o qué productos podrían ensamblarse en Estados Unidos pero aún contienen componentes chinos”, dijo Simpson. Además, los consumidores no pueden identificar qué productos se desarrollaron utilizando “propiedad intelectual robada”, dijo.

Anderson dijo que ya sea que se trate de un problema de derechos humanos, la salud de la economía global o la salud de la cadena de suministro global, “nada de esto se solucionará hasta que abordemos directamente cada problema y encontremos soluciones que causen suficiente daño económico para el Partido Comunista, para que reconozca que es el camino de menor resistencia para hacer realmente algo mejor que lo que están haciendo actualmente”.

Si no se detiene al régimen en sus robos, la sociedad humana en su conjunto sale perdiendo, dijo.

“El mundo va a ver cada vez más empresas menos innovadoras dejando fuera del negocio a las empresas que alguna vez fueron las innovadoras, y habrá un cierto grado de potencial humano perdido en la sociedad a causa de ello”.

Pero Anderson todavía tiene la esperanza de que la marea cambie.

“Los países se están dando cuenta del nivel de amenaza y el nivel de inestabilidad que conlleva trabajar con China como gobierno, y eso es algo bueno”, dijo Anderson, y agregó que se siente alentado de que “el mundo esté despertando”.

Anderson dijo que “los principales intereses comerciales han estado fingiendo que no hay otra opción que hacer negocios con China”, pero tiene la esperanza de que “eso va a cambiar”.

Si bien es poco probable que este cambio ocurra en los próximos cinco a 10 años, Anderson proyecta que “habrá una diferencia drástica en la postura global sobre las actividades malvadas del Partido Comunista, y esas perspectivas provocarán cambios en la forma en que se llevan a cabo los negocios con China”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS