Elija su estado de ánimo sabiamente

Usted decide lo que siente controlando lo que piensa
Por JEFF GARTON
15 de Marzo de 2021
Actualizado: 16 de Marzo de 2021

Una vieja amiga me visitó hace poco para conversar. Había pasado las dos semanas anteriores triste, contemplando la posibilidad de poner fin a una relación de cuatro años con su prometido. Después de escuchar su lista de quejas, le pregunté si todavía lo amaba. Sí, lo amaba, y entonces le revelé cuál era su problema. Le dije: “Crees que este lugar es real. Piénsalo de nuevo.

Ella se quedó estupefacta hasta que jugamos un juego de ¿Y si …? Por ejemplo, ¿Qué pasa si científicos como Tom Campbell, Eben Alexander y Bruce Greyson tienen razón al decir que vivimos en una realidad virtual, un mundo imaginario creado por nuestra conciencia que puede sobrevivir a la muerte de nuestros cuerpos? Somos seres espirituales en la tierra para una experiencia humana. Esta es la escuela del alma.

Sugerí que si esto es cierto, su prometido puede ser un miembro de su grupo de almas. Él está desempeñando un papel que ambos acordaron previamente para que ella pudiera aprender a amar en este mundo virtual. Puede que el origen de sus quejas no sea real, sino oportunidades de aprendizaje que ambos decidieron hacer realidad solo por la experiencia. Se suponía que iba a descubrir lo que debía aprender de esta relación y de su prometido.

Después de reírse de estas posibilidades, mi amiga se sintió inspirada a examinar su pensamiento negativo y salvar una relación que estaba a punto de terminar. Su estado de ánimo triste fue reemplazado por entusiasmo al querer explorar lo que iba a aprender de un hombre al que realmente amaba y que nunca quiso irse. Su prometido no hizo nada para cambiar su estado de ánimo. Lo hizo ella misma cambiando sus pensamientos.

Los estados de ánimo en los que entra usted pueden durar desde unos pocos minutos hasta semanas. Se crean por la influencia de varios factores, incluidos sus pensamientos y emociones (sentimientos), el entorno (clima, iluminación, música, personas) y su estado físico (salud, dieta, ejercicio).

Como demuestra la historia de mi amiga, usted puede cambiar su estado de ánimo y su duración, cambiando los factores que lo influyen. Puede cambiar su estado de animo y su entorno o a ambos. Pero, independientemente de lo que haga, cambie primero su forma de pensar. Si no lo hace, puede que luego se arrepienta de haber hecho los cambios equivocados y se quede estancado en el estado de ánimo del que querías escapar. He aquí por qué ocurre esto.

Las investigaciones descubrieron que sus pensamientos tienden a reflejar el estado de ánimo en el que se encuentra. Por lo tanto, si ha entrado en un estado de ánimo triste, sus pensamientos tristes continuos crearán emociones que pueden perpetuar su estado de ánimo triste (basura entra/basura que sale). Cambie su estado de ánimo cambiando primero sus pensamientos.

John Kabat Zinn, el fundador de la Reducción del Estrés Basada en la Atención Plena, dijo lo siguiente sobre el intento de mejorar su situación sin cambiar primero sus pensamientos: “Dondequiera que vaya, allí está”. Sus pensamientos y sus emociones resultantes contribuyen a dar forma a su realidad virtual. Si cambia primero su forma de pensar, puede que no necesite cambiar nada más. Esto es precisamente lo que descubrió mi amiga y que salvó su relación.

Las emociones y los estados de ánimo no están dictados por la evolución de sus circunstancias. Ambos son opcionales. Elegimos las emociones y los estados de ánimo por la forma en que pensamos en nuestras circunstancias. Podría usted pensarlo así: el pensamiento libera una sustancia química que llamamos emoción. Cuando su cuerpo procesa esa sustancia química, experimenta el sentimiento. Antes de que esto ocurra, usted tiene la opción de no pensar, o de controlar lo que piensa y de volver a pensar, para sustituir la sensación no deseada por otra mejor.

Al flexibilizar sus pensamientos, usted puede hacer que se sienta valiente en situaciones de miedo, confiado en situaciones inciertas, contento en situaciones insatisfactorias y entusiasmado en situaciones frustrantes como la de mi amiga.

Sin embargo, tenga en cuenta que no todos los sentimientos son emociones. Puede sentirse alto o bajo, gordo o delgado, rico o pobre, fuerte o débil, enfermo o sano y satisfecho o insatisfecho. Pero su altura, peso, riqueza, fuerza, salud y satisfacción son condiciones, no emociones. No puede cambiar ninguna de estas condiciones con solo sus pensamientos.

Prestar atención a cómo se siente puede ayudarlo a examinar sus pensamientos y la necesidad de cambiarlos. De lo contrario, sus sentimientos no deseados pueden acumularse e influir en sus estados de ánimo y decisiones. Pero en lugar de supervisar nuestros pensamientos, tendemos a culpar a los demás o a nuestras circunstancias por cómo nos hacemos sentir. Eso es simplemente irresponsable.

El pensamiento no supervisado también puede provocar cambios bruscos de humor y comportamientos erráticos. En un momento está en la cresta de la ola y al siguiente está deprimido y triste. Este desequilibrio ocurre cuando usted vive en respuesta a circunstancias que no puede controlar. ¿Qué pasa si, digamos, intenta vivir en respuesta a cómo piensa intencionalmente de una manera no negativa sobre sus circunstancias? Esto es algo que controla exclusivamente.

En este mundo virtual en el que vivimos, sus circunstancias son siempre secundarias o están sujetas a sus pensamientos sobre ellas. Hasta que no piensa en ellas y reacciona emocionalmente, no tienen sentido. Usted asigna el significado, lo que le hace responsable de la realidad que crean sus pensamientos. Cambie sus pensamientos para dar forma a su realidad más deseada.

Jeff Garton vive en Milwaukee y es autor del primer libro y recursos de capacitación sobre la emoción de la satisfacción profesional y la simpatía por el empleo. Es un coach de carrera certificado con experiencia especializada en RR.HH. en Kraft Foods y Miller Brewing Co. Twitter@ccgarton.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS