Elimine la inflamación y el riesgo de enfermedades cardíacas consumiendo verduras amarillas

La alimentación desempeña un papel crucial en la inflamación y ofrece deliciosas formas de revertirla
Por GREENMEDINFO
04 de Febrero de 2021 4:24 PM Actualizado: 04 de Febrero de 2021 4:24 PM

Se ha demostrado que ciertos alimentos aumentan la inflamación en el organismo, lo que favorece la aparición de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares a futuro. Sin embargo, también hay dietas que pueden ayudar, como las verduras amarillas, vino tinto y el café, según una investigación publicada en el Journal of the American College of Cardiology en noviembre de 2020.(i)

La inflamación crónica desempeña un papel en el desarrollo de enfermedades cardíacas y derrames cerebrales, y también en la resistencia a la insulina y a la diabetes de tipo 2.(ii) A diferencia de la inflamación aguda que el cuerpo utiliza para combatir las infecciones y ayudar a acelerar la curación, la inflamación crónica hace que el sistema inmunitario bombee continuamente los glóbulos blancos y los mensajeros químicos, haciendo que el cuerpo crea que está bajo un ataque constante.(iii)

La inflamación puede aparecer como respuesta al estrés, a la contaminación y a otras exposiciones ambientales, e incluso a la acumulación de grasa, o aterosclerosis, en el interior de las paredes arteriales, lo que puede generar la formación de coágulos sanguíneos perjudiciales.(iv)

El potencial inflamatorio de la alimentación

Los investigadores realizaron seguimiento a hombres y mujeres mediante los Estudios de Salud de las Enfermeras I y II, a partir de 1986, durante 32 años(v). En el análisis se incluyó a más de 210,000 participantes después de excluir a los que carecían de información sobre la alimentación o a los que se les había diagnosticado previamente una enfermedad cardíaca, un accidente cerebrovascular o un tipo de cáncer.

Los participantes diligenciaron cuestionarios sobre la frecuencia del consumo de alimentos cada cuatro años, y el equipo evaluó el potencial inflamatorio de la alimentación mediante una puntuación de patrón inflamatorio dietético empírico (EDIP) con base en los alimentos, predefinida según los niveles de tres biomarcadores inflamatorios sistemáticos. El equipo detectó 15,837 casos de enfermedades cardiovasculares, incluidos 9794 casos de enfermedad coronaria y 6174 casos de derrames cerebrales.

Mediante un índice dietético elaborado empíricamente y con base en los alimentos, el estudio concluyó que los patrones dietéticos con mayor potencial inflamatorio estaban relacionados con una mayor tasa de enfermedades cardiovasculares.

“Nuestro estudio es uno de los primeros en relacionar un índice dietético inflamatorio que se basa en los alimentos con el riesgo a largo plazo de padecer enfermedades cardiovasculares”, dijo el Dr. Jun Li, autor principal del estudio y científico de investigación en nutrición de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, en un comunicado de prensa.(vi)

El índice alimentario proinflamatorio se basó en 18 grupos de alimentos predefinidos que mostraron mayores asociaciones con marcadores inflamatorios más altos. Se demostró que los participantes que consumían dietas proinflamatorias tenían un 46 por ciento más de riesgo de padecer una enfermedad cardíaca, así como un 28 por ciento más de riesgo de accidente cerebrovascular, frente a los que consumían dietas antiinflamatorias.

Ganadores y perdedores para reducir la inflamación

Ciertos alimentos resultaron ser los principales contribuyentes al índice dietético proinflamatorio.(vii) Los investigadores sugieren limitar el consumo de estos alimentos, entre los que se encuentran los azúcares y cereales refinados, los fritos, los refrescos y las carnes rojas y de órganos procesadas. Por otro lado, recomendaron consumir alimentos que tienen niveles más altos de antioxidantes y fibra, que ayudan a combatir la inflamación. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Verduras de hoja verde como la col rizada, las espinacas, la col y la rúcula
  • Verduras amarillas como la calabaza, los pimentones amarillos, las judías y las zanahorias
  • Cereales integrales
  • Café, té y vino

Otras pruebas procedentes de estudios de cohortes y metaanálisis estadounidenses y europeos indican que el consumo a largo plazo de mayores cantidades de carne roja, en particular de carne procesada, está relacionado con un mayor riesgo de mortalidad total, enfermedades cardíacas, cáncer colorrectal y diabetes de tipo 2.(viii) El riesgo se observa tanto en hombres como en mujeres.

Otros alimentos con efectos antiinflamatorios también pueden ser útiles para combatir las enfermedades del corazón. Entre ellos se encuentra el aceite de pescado, que es beneficioso contra la insuficiencia cardíaca crónica.(ix) Un efecto antiinflamatorio también puede ser un factor clave en la disminución del riesgo de ciertas enfermedades crónicas asociadas a un mayor consumo de antocianinas y flavonoles, nutrientes que se encuentran en abundancia en determinadas frutas y verduras.(x)

Consumido de forma sistemática, el extracto de ajo envejecido también puede ser beneficioso para prevenir enfermedades crónicas asociadas a la inflamación de bajo grado en adultos con obesidad.(xi) Incluso se ha descubierto que el consumo durante 12 semanas de yogur con una determinada cepa probiótica (OLL2712) previene el incremento de la inflamación crónica y la resistencia a la insulina en adultos prediabéticos.(xii)

Obtenga más información sobre la inflamación y sus vínculos con enfermedades crónicas como las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares a través de casi 3000 resúmenes médicos en la base de datos GreenMedInfo.com.

El Grupo de Investigación GMI se dedica a estudiar los temas de salud y medio ambiente más importantes de la actualidad. Se pone especial énfasis en la salud ambiental. Nuestra enfocada y profunda investigación explorará las muchas formas en que la condición actual del cuerpo humano refleja directamente el verdadero estado del medio ambiente. Este trabajo se reproduce y distribuye con el permiso de GreenMedInfo LLC. Suscríbase al boletín de noticias en www.GreenmedInfo.health

Referencias

(i) Li J et al “Dietary Inflammatory Potential and Risk of Cardiovascular Disease Among Men and Women in the U.S.”. (Potencial inflamatorio de la dieta y riesgo de enfermedad cardiovascular entre hombres y mujeres en EE.UU.). J Am Coll Cardiol. 2020 Nov; 76(19):2181-93.

(ii) Lopez-Candales A et al “Linking Chronic Inflammation with Cardiovascular Disease: From Normal Aging to the Metabolic Syndrome”. (Vinculación de la inflamación crónica con las enfermedades cardiovasculares: Del envejecimiento normal al síndrome metabólico). J Nat Sci. 2017 Apr; 3(4): e341.

(iii) Harvard Men’s Health Watch https://www.health.harvard.edu/staying-healthy/understanding-acute-and-chronic-inflammation

(iv) Brigham Health Hub https://brighamhealthhub.org/inflammation-and-heart-disease-understanding-the-link/

(v) Science Daily November 20, 2020 https://www.sciencedaily.com/releases/2020/11/201102142257.htm

(vi) Science Daily November 20, 2020 https://www.sciencedaily.com/releases/2020/11/201102142257.htm

(vii) Li J et al “Dietary Inflammatory Potential and Risk of Cardiovascular Disease Among Men and Women in the U.S.”. (Potencial inflamatorio de la dieta y riesgo de enfermedad cardiovascular entre hombres y mujeres en los Estados Unidos). J Am Coll Cardiol. 2020 Nov; 76(19):2181-93.

(viii) Richi E et al “Health Risks Associated with Meat Consumption: A Review of Epidemiological Studies”. (Riesgos para la salud asociados con el consumo de carne: Una revisión de los estudios epidemiológicos). Int J Vitam Nutr Res. 2015;85(1-2):70-8.

(ix) Xin W et al “Effects of fish oil supplementation on inflammatory markers in chronic heart failure: a meta-analysis of randomized controlled trials”. (Efectos del consumo de suplementos de aceite de pescado sobre los marcadores inflamatorios en la insuficiencia cardíaca crónica: un meta-análisis de ensayos controlados aleatorios). BMC Cardiovasc Disord. 2012 ;12:77. Epub 2012 Sep 20.

(x) Cassidy A et al “Higher dietary anthocyanin and flavonol intakes are associated with anti-inflammatory effects in a population of US adults”. (Mayor consumo de antocianinas y flavonoles en la dieta se asocian con efectos antiinflamatorios en una población de adultos estadounidenses). Am J Clin Nutr. 2015 May 27. Epub 2015 May 27.

(xi) Xu C et al “Aged garlic extract supplementation modifies inflammation and immunity of adults with obesity: A randomized, double-blind, placebo-controlled clinical trial”. (El consumo de suplementos con extracto de ajo envejecido modifica la inflamación y la inmunidad de los adultos con obesidad: Un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo). Clin Nutr ESPEN. 2018 04 ;24:148-155. Epub 2018 Jan 3.

(xii) Toshimitsu T et al “Effects of 12-Week Ingestion of Yogurt ContainingOLL2712 on Glucose Metabolism and Chronic Inflammation in Prediabetic Adults: A Randomized Placebo-Controlled Trial”. (Efectos del consumo de yogur con OLL2712 durante 12 semanas sobre el metabolismo de la glucosa y la inflamación crónica en adultos prediabéticos: Un ensayo aleatorio controlado con placebo). Nutrients. 2020 Jan 31 ;12(2). Epub 2020 Jan 31.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.